jueves 06 de octubre de 2016

Argentina, sin Messi, empató con Perú y cayó en zona de repechaje

Los goles del equipo de Edgardo Bauza fueron de Ramiro Funes Mori y Gonzalo Higuaín, mientras que los tantos peruanos los lograron Paolo Guerrero y Christian Cueva de penal. Goles.

Embed


Con una preocupante falta de juego colectivo para suplir la ausencia de Lionel Messi, la Selección argentina igualó 2 a 2 ante Perú en el estadio Nacional de Lima, por la novena fecha de las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018.


En el primer tiempo, Ramiro Funes Mori, a los 15 minutos, adelantó en el marcador al visitante después de aprovechar una pelota que le bajó Sergio Agüero luego de un córner de Ángel Di María.


A los 12 minutos del complemento, Paolo Guerrero puso el empate para Perú, aunque Gonzalo Higuain, a los 32, volvió a poner en ventaja al equipo de Bauza.


Sin embargo, luego de un error de Javier Mascherano, Funes Mori le cometió un penal a Guerrero y Christian Cueva, a los 38, puso la igualdad final.


Goles Argentina Peru


Con este resultado, Argentina quedó con 16 unidades junto con Ecuador y Colombia, a dos y tres puntos de Brasil y Uruguay respectivamente.


En el inicio del primer tiempo, fue cuando Perú se sintió más cómodo porque tuvo la posibilidad de manejar el balón a partir del cerebral Christian Cueva.


A él se le sumaron el también mediocampista Benavente y el lateral izquierdo Trouco, de buenas proyecciones y también interesante juego aéreo.


En esos diez minutos, Perú tuvo un cabezazo claro de Tapia que se fue apenas desviado.


Argentina extrañó a Lionel Messi porque no tuvo su habitual desequilibrio ni un futbolista que, como lo suele hacer él en la Selección, se sepa tirar atrás para armar juego.


Dybala, que fue el encargado de reemplazarlo, estuvo muy encasillado sobre la banda derecha y casi no entró en contacto con el balón.


Con este escenario, el gol terminó llegando por una pelota parada: córner de Di María, Agüero la bajó en el segundo palo y Funes Mori definió rasante contra un palo.


A partir de esa ventaja, el local fue un manojo de nervios y no supo cómo hacer circular la pelota ante un rival que se recostó en su propio campo para salir de contraataque.


Sin embargo y pese a que había espacios, no supo aprovechar esas situaciones y sus únicas llegadas fueron jugadas aisladas como un tiro libre de Di María que fue bien tapado por Gallese o un cabezazo de Funes Mori, que fue a las manos del arquero.


En el complemento, Perú salió con más ambición y Argentina, encima, le simplificó la historia al tirarse diez metros atrás.


En el local, fue importante el ingreso de Luis Da Silva, que desbordó mucho por izquierda y aprovechó su buena ventaja para desequilibrar.


El propio Da Silva hilvanó su propia jugada personal y asistió a Flores, pero su tiro fue salvado por Marcos Rojo cuando tenía destino de arco.


En la siguiente, Perú no perdonó: pase largo de Trauco, Guerrero le ganó las espaldas a Funes Mori y definió al primer palo ante la salida de Romero.


Lejos de conformarse, el entrenador Ricardo Gareca metió un nuevo cambio que también le dio réditos: puso a Raúl Ruidíaz por Flores.


El recién ingresado fue importante por su movilidad y porque siempre se las arregló para aparecer libre.


En 15 minutos, Perú fue un aluvión ante una Argentina que no lograba cortar el circuito de juego de un rival que llegaba fácilmente a posición para definir.


Sin embargo, las cinco ocasiones generadas en ese lapso, no tuvieron un final feliz por la falta de precisión para definir o por tapadas de Sergio Romero.


Aunque lo hizo bastante tarde ya que el equipo la estaba pasando mal hace tiempo, Bauza sacó a Agüero para colocar a Ever Banega, cuyo ingreso fue una bocanada de aire fresco.


El futbolista del Inter ayudó para que el equipo tuviera la pelota y Argentina logró sacarle ese ritmo frenético que proponía Perú.


Incluso, una jugada suya con Pablo Zabaleta terminó con una buena asistencia del lateral para que Higuain metiera una diagonal y definiera cuando salía Gallese.


Prácticamente, esa fue una de las pocas veces que el "Pipita" tocó el balón, víctima de un sistema que acumula gente en ataque, pero con pocas características para la generación de juego.


Cuando lo peor parecía haber pasado, Mascherano dio un mal pase atrás, Guerrero tomó el balón y, cuando estaba por definir, Funes Mori le cometió el penal que Cueva terminó cambiando por gol.

Embed

Embed



Dejanos tu comentario

domingo 04 de diciembre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador