viernes 30 de septiembre de 2016

Aseguraron que Aerolíneas cerrará el año con un rojo de US$ 300 millones

Lo dijo Isela Costantini, la CEO de la compañía. Agregó que proyectaban pérdidas por 1000 millones de dólares, lo que implica una mejora del 70%.

Cuando la nueva gestión asumió la conducción de Aerolíneas Argentinas , la empresa se aprestaba a perder en 2016 unos US$ 1000 millones. Sin embargo, según dijo hoy Isela Costantini , presidenta de la empresa, tras los cambios que comenzaron hacer, podrían cerrar el año con un rojo de caja 70% más bajo, de US$ 300 millones.

"Este año proyectamos que la empresa iba a perder 1000 millones de dólares. Pero no teníamos el coraje de pedir esa suma y empezamos a trabajar", aseguró Costantini, que disertó hoy en la 37 Convención Anual del Instituto Argentino de Finanzas (IAEF). "Hoy hablamos de cerrar con un 70% de mejora con lo que habíamos proyectado. Con un resultado de caja de US$ 300 millones negativo", anticipó.

Según Costantini, el potencial de los recursos de Aerolíneas Argentinas les permite pensar que la aerolínea de bandera podría llegar al déficit cero en cuatro años. "Creemos que podemos tener una empresa que no pierda plata, y que pueda seguir conectando al país, y a las personas que quieran visitar el país. Las rutas internacionales son rentables, hay sólo una ruta que estamos trabajando", detalló. "Vemos crecimiento, soy bastante optimista", concluyó.

Cuando asumió la conducción de la compañía, Costantini reconoció que se encontró con una empresa "que no tenía idea de la noción de deuda que tenía". Sólo entre deuda vencida con Boeing por los aviones que se habían adquirido había más de US$ 200 millones, a lo que se sumaban pasivos por motores y aviones, que no se podían obviar.

La presidenta de Aerolíneas, sin embargo, se refirió al cambio que la sociedad reclama en el país y, aplicado a la compañía, reconoció que puede implicar un proceso duro, para el cual pidió paciencia e involucramiento en la sociedad.

En tal sentido, hizo referencia al paro decretado por los pilotos la semana pasada, que provocó la suspensión masiva de vuelos, en reclamo de una mejora salarial del 40 por ciento. "Por un lado nos felicitaban por habernos puestos duros y por el otro, la gente que no pudo viajar nos criticaba y decía que había que privatizar la empresa. Todos queremos un país mejor", comenzó Isela. "¿Quién viaja en Aerolíneas? Las clases medias y altas. ¿Quién la subsidia? Muchas veces la gente que nunca va a poder volar. Tenemos que quebrar esa mentalidad, porque cuando la mesa del diálogo esté abierta, la transformación cultural implica que aportar cada uno desde su lugar, aunque nos ponga incómodos", subrayó.

Dejanos tu comentario

lunes 05 de diciembre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador