domingo 27 de marzo de 2016
Buenos Aires

"Mendoza fue el lugar donde me enamoré del vino y sus aromas"

Apodada "la chica del olfato" y considerada una de las mejores sommeliers del continente a fuerza de premios y medallas, Agustina de Alba tiene apenas 28 años, pero ya es una potencia en el mundo gastronómico argentino.

Apodada "la chica del olfato" y considerada una de las mejores sommeliers del continente a fuerza de premios y medallas, Agustina de Alba tiene apenas 28 años, pero ya es una potencia en el mundo gastronómico argentino.

En 2008 ganó el Concurso Mejor Sommelier de las Américas y en 2010 representó al país en el Concurso Mejor Sommelier del Mundo. En octubre de 2012, con 24 años, fue elegida por segunda vez Mejor Sommelier de la Argentina y ese mismo año logró además el quinto puesto en el certamen Mejor Sommelier de las Américas.

A pesar de haber nacido en Buenos Aires y de mudarse por temporadas enteras a California, Francia e Inglaterra, fue en Mendoza donde se empezó a escribir su historia con los aromas y sabores. Esto se debe a que fue durante unas vacaciones en esta provincia, cuando todavía era una adolescente, que realizó un recorrido por una bodega local, que selló su destino para siempre.

Luego de ese viaje familiar y, tras convencer a su padre de que era una carrera seria, se anotó a los 18 años en la Escuela Argentina de Sommeliers. Un año después, se recibió con medalla de honor. Al poco tiempo, comenzó a trabajar en el restorán de la bodega Ruca Malen, ubicada en Agrelo, Luján de Cuyo.
Su carrera fue en ascenso y su nombre es moneda corriente en diarios y revistas de actualidad.

Si bien hasta el año pasado fue la head sommelier del prestigioso restorán Aramburu, en Buenos Aires, en el último tiempo se abocó a un sueño que venía dejando de lado: la comunicación del vino y el maridaje.
Por estos días tiene una columna radial en la que educa a los oyentes, tiene su propio vino (Blanc de Alba) y trabaja como embajadora de diferentes marcas de bebidas, dejando claro que el maridaje no sólo tiene que ver con combinar pescado blanco con vino blanco.

A la par de esta nueva faceta, sigue ofreciendo su consultoría a diferentes emprendimientos y armó las cartas de restoranes exclusivos y de moda como La Mar, Garden y Happening.

Asimismo, formó parte del equipo de los restoranes del renombrado chef argentino Fernando Trocca.
De Alba estuvo en Mendoza hace algunos días enseñando a maridar tragos en un evento privado, que tuvo lugar en el hotel boutique Entre Cielos, ubicado en Vistalba, Luján de Cuyo.

Rodeada de viñedos y disfrutando de un Spritz que ella misma preparó combinando tres medidas de espumante, tres de Aperol, una rodaja de naranja y hielo, esta joven prodigio charló en exclusiva con Diario UNO.

– ¿A qué te remonta volver a Mendoza? El lugar donde empezó tu amor por los vinos...
–Venir a Mendoza siempre me llena de energía, siento que es mi lugar en el mundo. Si vengo desequilibrada, me vuelvo a Buenos Aires en equilibrio. Es el lugar que más he visitado en mi vida: solo entre agosto y diciembre del año pasado vine 10 veces. Este fue el lugar donde todo empezó, donde me enamoré del vino y sus aromas. Me acuerdo que cuando era estudiante y recién empezaba, ahorraba todo lo que tenía para pagarme el pasaje y venir a Mendoza. Mis primeros trabajos, además, los conseguí acá.

–En tu carrera, los mundiales fueron una bisagra. Este mes, Argentina será la sede por primera vez y la ciudad elegida es Mendoza ¿Cómo beneficia a la provincia esta decisión?
–Es la primera vez que el concurso llega a Sudamérica y sé que Andrés Rosberg (presidente de la Asociación Argentina de Sommeliers) quería que el mundial se hiciera en Mendoza, porque la gente que moviliza es la que luego recomienda estos terruños, estos vinos y estos lugares. Vienen profesionales de todo el mundo. Son dos representantes de cada país los que vienen y esto pone a la Argentina en el mapa del mundo de la sommellerie. Es algo increíble, mi experiencia fue en la edición que se hizo en Chile y fue maravilloso. Esta vez, no me toca competir, pero vengo.

–Los sommeliers además ya no son exclusivos del mundo del vino, sino que cada vez más marcas promocionan su uso "al estilo del vino". Está pasando con Campari, Aperol o Gancia, ¿esa es su manera de competir y abrir el abanico de posibilidades?
–Hay lugar para todos, no se compite, pero es verdad que mientras más diversidad exista, más sabores vas a conocer y así descubrís el que es tu favorito. Un Spritz (un trago que en Argentina está de moda) nunca va a competir con un Malbec de Gualtallary, no hay competencia. Son sabores totalmente diferentes. Ahora, si alguien quiere cenar con un Spritz y otra persona, prefiere hacerlo con un Malbec, está perfecto. No es lo que recomiendo, pero cada uno tiene sus gustos.

–También está sucediendo en el mundo de los espumantes. Cada vez se promueve más el uso de un Extra Brut o un Brut Nature como aperitivo o para cenar, evitando que el consumidor piense que esa bedida es solo para ocasiones especiales...
–Cuando fui a Champagne, en Francia, y me acuerdo que hicimos un menú degustación de 12 pasos, porque hay una variedad enorme de espumantes, que pueden acompañar diferentes momentos. Esto también se ve en Argentina, porque acá tenemos mucha variedad también. Es tan amplia la categoría como decir "vino tinto". Es verdad que en Argentina no es costumbre, cenar con diferentes espumantes, pero podría serlo el día de mañana.

–El mundo de los sommeliers está vinculado al buen vivir y el alto poder adquisitivo. Sin embargo, la gente cada vez lleva estas enseñanzas a sus casas...
–Justamente, hace mucho tiempo que tenía ganas de hacer lo que hago ahora: comunicar eso, que el vino es de todos. Es nuestra bebida nacional, por ende, el vino no es exclusivo de quien puede pagar una botella cara. Es como pensar que el tango o el asado le pertenecen a ciertas clases sociales. Lo ideal para introducirse en este mundo es desarrollar el paladar y eso se logra probando diferentes vinos, experimentando y animándose a conocer nombres y varietales nuevos. Para ello, el trabajo de los comunicadores de este rubro es informar a la gente sobre las combinaciones que pueden hacer y que además cuando vaya a comprar un vino tenga 100 para elegir y no solo dos que se repiten hasta el cansancio. Por eso, desde el espacio que sea, mi trabajo es acercar el vino a la gente.

–Hace poco, Donato de Santis estuvo en Mendoza y dijo que el maridaje es un lindo juego pero no es obligatorio, ¿coincidís?
–Siento que hay muchas opciones y que depende de cómo encares tu profesión. Hay profesionales que creen que el maridaje es la biblia y que hay que seguirlo a rajatabla para disfrutar del vino o de la comida y otros, que se ubican en el polo opuesto, y que opinan que el maridaje no existe. Yo me ubico en el polo intermedio. El objetivo siempre es que la comida no opaque el vino y que el vino no opaque a la comida. Es lo mismo que pasa en una pareja, lo ideal es que dos personas, cuando se juntan, puedan hacer resaltar sus cualidades, ahora, si al juntarse, se tapan o se hunde, no sirve. Pero es cierto que lo que más importa es lo que le gusta a la persona.

–¿Cuál es la última tendencia en materia de vinos y cómo disfrutarlos?
–Se está usando animarse a probar cosas diferentes, y combinar sabores que antes no eran comunes. Por ejemplo, yo he hecho menús degustación en los que uno de los pasos era cerdo con chardonnay y resulta que me han re criticado eso los turistas, por ejemplo, pero el vino blanco es una muy buena opción y no hay por qué encasillarlo a los pescados. Con Juampi Michelini hacemos un vino que es blanco y lo hemos combinado con entraña y ha quedado perfecto, pero también se debe a que es un vino blanco con mucha intensidad. No hay que encasillarse.

–Y en materia de tintos, ¿hay algo que se esté destacando o que hayas notado fuera de Argentina?
–Hay algo, pero tiene que ver con una cuestión cultural y de costumbre. En el mundo ya no se usa tomar el vino tinto a temperatura ambiente, como acá, sino a la temperatura de servicio que es ideal para ese varietal o para esa comida.

Dejanos tu comentario

domingo 25 de junio
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador