miércoles 06 de abril de 2016

Caso Soledad: las explicaciones de la Corte para volver a poner en la mira a Luque

Detalle del fundamento que los magistrados emplearon para ordenar un nuevo juicio por el conmocionante caso de Lavalle.

En un escrito de 35 páginas, la Suprema Corte de Justicia justificó la nulidad del juicio que absolvió a Mariano Luque (32) por la desaparición de Soledad Olivera (31). Los fundamentos que determinaron que se realice un nuevo debate oral y público por el caso de Lavalle que todavía no tiene respuestas.

Con el ministro Omar Palermo como preopinante y Mario Adaro y Herman Salvini adhiriendo al voto, los representantes del máximo tribunal de Justicia hicieron lugar al recurso presentado por el fiscal de Cámara Darío Tagua y el abogado querellante Fernando Peñaloza.

Siguiendo la premisa general argumentada por este último, la SCJ manifestó que la Segunda Cámara del Crimen no tuvo en cuenta la perspectiva de género. "Este tipo de violencia genera en la personalidad de la mujer reacciones que muchas veces no resultan entendibles. La víctima puede parecer duditativa, a veces complaciente, insegura, incoherente", consideraron.

Esto es en referencia al hecho de que Soledad Olivera había cambiado el chip de su teléfonbo celular por las amenazas que recibía por parte de Luque –un mensaje decía que "le iba a hacer pagar una por una todas las que le había hecho"-, pero después le dio a este último el nuevo número. Incluso estuvo dispuesta a juntarse en la finca Cullaranca el día de su desaparición.

La Corte entendió que las amenazas "se encuentran claramente probadas" y que las hipótesis alternativas que según la defensa no se profundizaron "no resultan ser más que suposiciones remotas". En el debate se habló de trata de personas y de hasta un viaje voluntario a otra provincia por parte de Soledad, aunque un oficial de Investigaciones afirmó que estas líneas investigativas se siguieron pero nunca llegaron a buen puerto.

"La desaparición de Soledad Olivera constituye un hecho particular y aislado y no parte de un contexto general de secuestros como argumenta la defensa del imputado", analizaron los magistrados, en lo que constituye una de las frases más fuertes del fallo y que será clave tanto en el próximo debate como en la causa que tiene imputado a Luque por la desaparición de Johana Chacón –ver aparte-.

Otra de las pruebas que evaluaron los jueces de la SCJ es que Luque negó a las tres hermanas de Soledad que se había comunicado con ella días antes de su desaparición –intercambiaron 104 mensajes de texto-, había una relación previa entre ambos con al menos una amenaza acreditada y existía un contexto que le permitía ejecutar el hecho.

De esta forma, sólo resta poner fecha para el nuevo debate que se realizará en la Tercera Cámara del Crimen. Según indicaron los abogados defensores de Luque, irán por esa vía y no presentarán un recurso federal para que el fallo sea revisado por la Corte nacional.

Cambio de calificación

En su oposición al veredicto de primera instancia, el abogado Peñaloza solicitó además que se cambiara la calificación del hecho a homicidio simple, hipótesis que los indicios marcan y que "no se haya encontrado el cuerpo de la víctima no es obstáculo para que se aplique la figura".

La Suprema Corte no accedió a este pedido pero no porque fuera imposible de comprobar. De hecho consideraron que "no existen razones jurídicas ni elementos probatorios de peso que impidan que el hecho aquí investigado pueda calificarse como homicidio".

La negativa fue porque entendieron que el cambio de carátula deberá ser solicitado durante el debate y resuelto oportunamente por la Tercera Cámara del Crimen en el próximo juicio.

Breve repaso

En septiembre de 2015, Mariano Luque fue absuelto por el beneficio de la duda por la desaparición de Soledad Olivera. El tribunal de la Segunda Cámara del Crimen, que fue criticado por el entonces gobernador Francisco Pérez, entendió que había certeza en la investigación para elevar la causa a juicio pero no convicción para condenar al hombre de 32 años.

El caso Soledad trascendió a mediados de septiembre de 2012, en paralelo a la desaparición de la niña de 13 años Johana Chacón, aunque fue vista por última en noviembre de 2011. Según la investigación liderada por el fiscal especial Santiago Garay, Olivera mantenía una relación amorosa con Luque pero la mujer deseaba terminarla ya que quería volver con el padre de sus hijos, Armando Chacón.

Si bien Luque había amenazado a la mujer, quien vivía a 500 metros de la finca de su padrastro Luis Currallanca, Olivera seguía manteniendo contacto debido a que necesitaba la mantención económica para sobrevivir.

El caso Johana

Tras años de investigación, el fiscal Garay imputó a Mariano Luque por homicidio simple en noviembre del año pasado. La medida tuvo su pilar fundamental en la declaración de Beatriz Chacón, hermana de la víctima y ex pareja del acusado, quien tras un largo tiempo de silencio confesó que vio al hombre cuando asesinaba a la niña.

En los últimos meses se realizaron una serie de peritajes psicológicos para determinar la veracidad del relato de la testigo fundamental. Los exámenes ya finalizaron pero el informe final aún no ha sido resuelto. Con esta prueba terminada, la Justicia determinará si aplica la prisión preventiva contra Luque.

Dejanos tu comentario

lunes 20 de febrero
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador