miércoles 24 de mayo de 2017
MUNDO

Detuvieron a tres hombres más por el atentado de Manchester

La "premier" Theresa May decidió elevar la alerta antiterrorista al nivel máximo o "crítico" y autorizar la salida de 5.000 soldados a las calles de británicas

La "premier" Theresa May decidió elevar la alerta antiterrorista al nivel máximo o "crítico" y autorizar la salida de 5.000 soldados a las calles de británicas, ante el riesgo inminente de atentados tras la masacre de Manchester, que se cobró 22 víctimas mortales y al menos 59 heridos. Otros tres hombres han sido arrestados esta mañana por su presunto vínculo con el atentado.

"No queremos alarmar innecesariamente a la gente", reconoció May a la salida del segundo gabinete de emergencia Cobra, 24 horas después del atentado . "Pero existe la posibilidad de que exista un grupo mayor de sospechosos vinculados con este incidente".

"La policía ha pedido al secretario de Defensa el despliegue de personal militar como apoyo de los agentes armados", explicó la primera ministra, que reconoció que el primer cometido de la investigación es determinar si el terrorista suicida, Salman Abedi, contó con el apoyo de una célula terrorista. Por su parte, la ministra del Interior, Amber Rudd, aseguró que el atacante "era conocido" por los servicios de seguridad del Reino Unido" y que, probablemente, "no actuó solo". Además, denunció a los servicios de inteligencia de EEUU "por filtrar a la prensa detalles sobre la investigación del ataque de Manchester". No sería la primera vez que se acusa a la Administración Trump de publicar ese tipo de secretos. "Me siento irritada. Ellos saben perfectamente cómo es la situación y espero que no vuelva a repetirse", dijo la ministra.

Salman Abedi regresó la semana pasada de Libia y estaba en el radar de los servicios de inteligencia británicos por sus posibles conexiones con el Estado Islámico y Al Qaeda, según revela 'The Times'. Por su parte, el ministro del Interior francés, Gérard Collomb, aseguró este miércoles que Abedi habría viajado también a Siria, algo que aún no han confirmado los británicos.

El MI5, criticado por sus fallos en anteriores atentados, ha indicado sin embargo que Abedi no figura en la lista de 350 yihadistas "fichados" tras su regreso del conflicto.

El atentado ha sido reivindindicado por el Estado Islámico (IS), que se jactó de haber elegido como objetivo un "desvergonzado concierto", atiborrado de niños y adolescentes. Los ecos de la matanza de Bataclan resonaron en el Manchester Arena, solo que esta vez las víctimas no fueron jóvenes sino pequeños como Soffie Rose Roussos, de ocho años, que acudió a ver la actuación de Ariana Grande con su hermana y su madre (que resultó herida y conoció la muerte de su hija en el hospital).

La policía confirmó entre tanto que Salman Abedi, 22 años, nacido en el propio Manchester en una familia de refugiados libios y reconocido por el IS como "un soldado del califato", había llegado a estar fichado por su posible vinculación al extremismo islámico, pero que estaba considerado como una "figura periférica".

Abedi hizo estallar un explosivo casero en el "hall" de entrada al recinto y en el momento de la salida de los más de 21.000 espectadores que atiborraron el Manchester Arena. La policía aseguró que no fue el típico ataque de "lobo solitario", sino que existía probablemente un plan y se requería un nivel de "sofisticación" para fabricar el explosivo.

Horas después del atentado que mantuvo en vilo al país, la policía de Manchester detuvo a un sospechoso de 23 años posiblemente relacionado con el ataque y que más tarde confirmó que es Ismael Abedi, hermano del terrorista suicida, arrestado durante la operación policial a cargo de unidades de asalto en el domicilio que ambos ocupaban en el barrio de Fallowfield, donde se llevó a cabo una detonación controlada de una artefacto sospechoso.

El padre del terrorista suicida, Ramadna Abedi, es un agente de seguridad, de acuerdo con 'The Daily Telegraph'. Su madre, Samia Tabbal, tiene 50 años. La familia pidió asilo en primera instancia en Londres y se trasladó al barrio de Fallowfield, donde existe una nutrida comunidad musulamna.

Salman Abedi, nacido en 1994, fue el segundo de cuatro hijos y creció en las cercanías de la escuela Whalley Range, donde estudiaron Zahra y Salma Halane, que saltaron en el 2015 a los titulares tras haber renunciado a sus carreras de medicina para unirse al Estado Islámico en Siria.

Al parecer, la familia de Abedi regresó recientemente a Libia, pero los dos hermanos mayores, con ciudadanía británica, decidieron quedarse en la casa familiar, inspeccionada ayer a fondo por la policía. Varios vecinos reconocieron que Abedi había exhibido un comportamiento errático en las últimas semanas y que se había hecho especialmente visible por sus plegarias en voz alta en mitad de la calle.

La policía se ha incautado en su casa de varios manuales para la manipulación de productos químicos. Según expertos citados por The Daily Mail, el explosivo usado en el Arena de Manchester era relativamente "sofisticado" y tuvo que ser fabricado por un "experto". La policía sospecha incluso que Abedi estuvo estuvo el día anterior al concierto examinando el perímetro de seguridad para culminar su plan.

El terrorista suicida logró aparentemente franquear un primer control aprovechando que la atención de los agentes de seguridad se centraba en la salida de los asistentes al concierto. Así se explica que pudiera llegar hasta el hall del recinto con el explosivo que hizo estallar en el momento en que los 21.000 espectadores abandonaban el recinto, ante los ojos atónitos de muchos padres que esperaban la salida de sus hijos.

miércoles 28 de junio
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador