martes 21 de febrero de 2017
PAIS

El chofer de TurBus también pidió perdón y dijo que no fue intencional

Así lo afirmó en una entrevista a la Televisión Nacional de Chile. Expresó que todo fue un "lamentable accidente".

Francisco Javier Sanhueza Sanhueza,el chofer del micro de Tur-Bus que causó la muerte de 19 personas el sábado pasado en Horcones, habló por primera vez ayer con la prensa.

Lo hizo en una nota que dio en persona desde la celda de la Comisaría 11 de Luján a la televisión chilena. En la entrevista negó que los pasajeros le cuestionaran la velocidad a la que conducía y recalcó, una y otra vez –casi como un ruego–, que no tuvo intención de provocar la tragedia y destacó que fue un accidente.

Esta última aclaración no es casual y apunta directo a su situación judicial porque la fiscalía de Homicidios acusa al chofer de Tur-Bus de homicidio simple por dolo eventual, concurso con lesiones graves y gravísimas, arriesgando una pena de 8 a 35 años de cárcel.

El Ministerio Público Fiscal ha planteado con la acusación que el accidente no fue por simple negligencia del chofer chileno, ya que pesar de ser advertido por los pasajeros y por su compañero del peligro de un grave un accidente por su conducción temeraria al volante del colectivo, él continuó sin importarle el riesgo, causando finalmente la tragedia vial con más muertos en la historia de Mendoza.

Esta conducta, con la que el acusado se representó pudo ver el riesgo y no le importó el resultado, es el dolo eventual y se castiga con una pena igual que la de un asesinato.

chofer-asesino.jpg
Así habló. El chofer del colectivo de Tur-Bus haciendo declaraciones desde la celda en la que está alojado en la Comisaría 11 de Luján.
Así habló. El chofer del colectivo de Tur-Bus haciendo declaraciones desde la celda en la que está alojado en la Comisaría 11 de Luján.

"Fue un accidente"
Aun con su uniforme de chofer y tras las rejas, Francisco Sanhueza habló con el Noticiero 24 horas, de Televisión Nacional de Chile, que publicó las declaraciones ayer en su edición nocturna.

"Pido disculpas y le ruego a Dios que a esas personas que les causé todo el daño posible encuentren la calma", expresó el conductor chileno de empresa Tur-Bus.

"Mi familia, que sepa que no fue intencional, que fue un accidente. Me siento terrible, totalmente deprimido y desconcertado. Sé el daño que he causado, ya estoy consciente, pero en ese minuto no lo percibí".
Tras esta afirmación de Francisco Sanhueza, el periodista que lo entrevista le preguntó por los dichos de los sobrevivientes, que le habían pedido que bajara la velocidad.

El chofer lo niega: "No fue así, nunca me llegó el comentario, pero tampoco quiero culpar, si soy yo el único que iba manejando".

Luego volvió a pedir perdón: "Que me disculpen, perdí a mi familia, a mi pareja, perdí a mi hijo".
Luego señaló que no tuvo contacto desde el accidente con la empresa Tur-Bus y que querría tener una buena asesoría legal.

Finalmente, ante la pregunta de qué espera para el futuro contestó: "Quiero que pase rápido todo, pido disculpas públicas al país, a la Nación por este hecho lamentable, pero no fue intencional. Lo único que pido es que no fue intencional, se lo ruego".

El acompañante ya lo acusó
Claro está que el chofer detenido no sabe aún que su compañero, el otro chofer que lo acompañaba, ha declarado en su contra.

Justamente, Pedro Vargas, el otro conductor, que estaba durmiendo al fondo del micro antes de la tragedia, declaró a la fiscalía que ante el reclamo de los pasajeros le advirtió a Sanhueza que bajara la velocidad y que moderara la conducción.

Esto así fue confirmado por el Procurador General de la Corte , Alejandro Gullé.

El testimonio de Vargas en la causa judicial, como el de los pasajeros que dan cuenta de la alta velocidad del conductor más el tacógrafo que revela el velocímetro a 100 kilómetros por hora al momento del impacto, son las pruebas centrales que la fiscalía tiene para llevar a juicio y condenar a l chofer chileno por la pena más grave del dolo eventual.

Evalúa su estado psiquiátrico
Mientras tanto, el fiscal Gustavo Pirrello anticipó que el chofer detenido ha mostrado intenciones de suicidarse, por lo que se solicitó al Cuerpo Médico Forense un peritaje para determinar su estado anímico.

Si determina que hay riesgo de que pueda suicidarse no sería enviado a la cárcel de Boulogne Sur Mer, sino al pabellón psiquiátrico de detenidos del hospital El Sauce.

Dejanos tu comentario

domingo 26 de marzo
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador