sábado 23 de julio de 2016
ECONOMÍA

El precio del tomate, por las nubes: alcanzó los $60 el kilo esta semana

Productores admitieron, no obstante, que la actual siembra afronta una seria baja y los precios "seguramente podrían dispararse en noviembre, cuando empiece la nueva cosecha".

El tomate de mejor calidad llegó a costar hasta $60 el kilo en verdulerías de barrios porteños más cotizados y en algunos negocios de Mendoza también se vende a ese valor, pero productores dijeron que el alza responde a razones estacionales y señalaron que en los próximos días retomará su valor normal.

Productores admitieron, no obstante, que la actual siembra afronta una seria baja y los precios "seguramente podrían dispararse en noviembre, cuando empiece la nueva cosecha".

El presidente de la Asociación de Productores Hortícolas, Alberto Pate, y el secretario general de la Asociación de Trabajadores Hortícolas, Gustavo Arreseygor, señalaron que el sector está "atravesando una situación difícil por el alza de costos energéticos y laborales".

Ambos dirigentes coincidieron en que la intermediación "es la que hace disparar los precios, especialmente en los supermercados", y denunciaron que la diferencia entre el precio que se les paga a los productores y los de venta al público "a veces supera el 100%".

Arreseygor dijo que el aumento del precio del tomate, que en estos momentos se comercializa entre $30 y $40 y se le paga $20 al productor, se produce por la escasez de stock producto de las fuertes lluvias que afectaron a las provincias productoras como Salta, Jujuy y Corrientes.

El sindicalista señaló por ejemplo el aumento del kilo del morrón que se produce en el Norte del país, que por la caída de producción se esta vendiendo a $140.

Advirtió que en la provincia de Buenos Aires "les han aumentado los costos a los productores entre el 20% y el 40%, por los gastos en energía y laborales; están echando a mucha gente y pedimos la intervención del Ministerio de Trabajo".

Si esta situación se mantiene, la producción de tomates en la provincia de Buenos Aires, que empieza en noviembre, "podría reducirse hasta el 50% y si eso pasa los precios se van a volver a disparar".

Arreseygor agregó que "a esta situación hay que agregarle la retracción en el consumo, casi no hay venta y hace que la poca mercadería que queda la venden más cara para recuperar lo que se pierde por falta de ventas".

Pate afirmó que "se necesitan políticas para que los productores sigan produciendo cada vez más, para que siempre haya producción suficiente para evitar los vaivenes del mercado", y wxplicó que "por una cuestión de oferta y demanda los precios se disparan dos o tres veces al año, y lo que hay que hacer es no comprar, para evitar los abusos".

Dejanos tu comentario

miércoles 20 de septiembre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador