viernes 19 de agosto de 2016

Fuerte golpiza sufrió Luque al llegar al penal: "¿Qué quieren, matarlo para que de estos casos no se hable más?"

El acusado en los casos de Johana Chacón y Soledad Olivera fue recibido por otros presos con una paliza al arribar a San Felipe. Su familia pide el traslado.

Luego de varios días detenido en Cotraventores, Mariano Luque (34), acusado por las desapariciones de Johana Chacón (13) y Soledad Olivera (31) en Lavalle, fue trasladado al penal San Felipe y la recepción de sus compañeros en el pabellón fue con una paliza. Su familia teme por su vida y pide el traslado.

Luque fue detenido una vez más el pasado jueves, a pedido del fiscal especial Santiago Garay y con el aval de la Cámara de Apelaciones. Está imputado por homicidio simple en el caso de Johana Chacón, la niña que desapareció en Tres de Mayo, Lavalle, en septiembre de 2012. El hombre había sido arrestado a fines de 2015, cuando su ex pareja y hermana de Johana, Beatriz Chacón, declaró y dijo que él fue quien mató a la niña y luego la quemó.

En mayo de este año la jueza de garantías Alejandra Mauricio decidió liberarlo, ya que había detectado contradicciones y fábulas en la declaración de Beatriz.

Sin embargo la semana pasada volvió a prisión. Tras cinco días alojado en Contraventores pasó el martes en la noche al penal San Felipe. A su arribo fue golpeado brutalmente por otros pesos, hecho denunciado por su familia y confirmado por autoridades penitenciarias.

El padrastro de Luque, Luis Curallanca, habló al respecto: "Mi hijo lleva casi cuatro año en la cárcel, entre entradas y salidas. La primera vez que le pegaron fue en una oportunidad que tuvimos que ir a declarar por el caso de Johana. A él le decían que firmara algo haciéndose responsable del hecho. Como no quiso firmar, le rompieron la boca y las costillas. Después, cuando estaba en el juicio por lo de Soledad Olivera, en uno de los traslados a tribunales lo desfiguraron, llegó bañado en sangre. Ahora lo llevaron a San Felipe por orden del fiscal y lo pusieron en un sector (módulo 5 B) donde él tiene problemas y en donde corre riesgo su vida. Lo mandaron al muere. ¿Qué quieren, matarlo para que de estos casos no se hable más?".

Luque sufrió una fuerte golpiza en el penal y terminó con lesiones, heridas cortantes y con problemas para respirar por traumatismos en las costillas. "Los que le pegan le dicen que cumplen órdenes", agregó el padrastro del detenido.

"Si mi hijo es culpable que se demuestre con pruebas y vaya a la cárcel, pero que no le peguen. En mi casa hicieron muchos allanamientos y no encontraron nunca nada. Agarraron a un perejil y ¿ahora qué quieren? ¿Matarlo y quedar bien con la sociedad?", se preguntó.

"Yo con todo esto perdí mi trabajo y mi casa, he quedado como un delincuente", remarcó Luis. Rodolfo, su hermano, apoyó sus dichos: "Hay medios que han hecho mucho daño con esto. Dicen barbaridades de nuestras familias sin pruebas".

En cuanto a los casos puntuales de Johana y Soledad, el padrastro de Luque prefirió no opinar y dejar en eso en manos de su abogado, Adolfo Aguilar. "Lo único que digo es que pongo las manos en el fuego por mi hijo y que es inocente".

Autoridades penitenciarias confirmaron las agresiones a Luque y explicaron que tras el hecho fue atendido en Sanidad Policial ya que las heridas no eran graves. "Al ser un caso mediático, los otros presos cuando lo ven llegar se quieren hacer los justicieros y lo reciben así. Es el folclore de la cárcel, lamentablemente", comentó una alta fuente.

Por lo sucedido Luque fue alojado en un celda especial, aislado del resto. Su familia pide el traslado a Boulogne Sur Mer, en donde dicen que nunca tuvo inconvenientes, y ya notificaron al juzgado de garantías sobre lo ocurrido.

Luque en octubre volverá a ser juzgado por el caso de la desaparición de Soledad Olivera, ya que la Suprema Corte anuló su absolución en el primer debate.

Dejanos tu comentario

sábado 03 de diciembre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador