viernes 19 de agosto de 2016

Investigan a un violador serial que abusó de una docena de mujeres

La policía rosarina aseguró que todas las víctimas coinciden en el modus operandi del hombre. La última víctima fue una nena de 14 años

El caso de la nena de 14 años que fue secuestrada y abusada el martes por la noche, en la zona sudoeste, puso nuevamente bajo la mira de la fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales, Carla Cerliani, una docena de denuncias de violaciones que se produjeron en los últimos meses y donde existen puntos coincidentes en el relato de las víctimas. "Todas hablan de un hombre que se presenta en auto, vestido de negro y que dice ser policía", confirmaron ayer LaCapital desde el Ministerio Público de la Acusación, e incluso señalaron que "podrían ser más" teniendo en cuenta que se trata de un delito que tiene un alto porcentaje de casos que no se denuncia.

Sobre el hecho de la adolescente que fue amenazada y metida en un auto en Doctor Riva y Avellaneda, insistieron en que "tomaron medidas de reserva" que apuntan a varias líneas de investigación, aunque "nada queda descartado".

La víctima sigue internada en el Vilela y con asistencia psicológica.

Su caso es el último hecho que se investiga. Ocurrió el martes, sobre las 18, cuando la adolescente de 14 años había salido de la escuela y tras pasar por la casa de una tía y no encontrar a nadie, decidió caminar por Doctor Riva hasta la casa donde vive con sus abuelos. Primero fue detenida y requisada por un patrullero, y a los pocos metros fue abordada por un auto blanco con vidrios polarizados, desde donde la amenazaron y la llevaron a un descampado de Uriburu y Lamadrid.

Allí fue abusada sexualmente, amenazada con un arma, golpeada, horas más tarde liberada y amenazada de muerte en caso de que contara lo sucedido. Sin embargo, esa misma noche relató lo vivido ante su familia y en la Comisaría de la Mujer, donde las lesiones que sufrió fueron corroboradas por médicos forenses.

Modus operandi

Al frente de esa investigación está la fiscal Carla Cerliani, que tras conocer el relato de la chica, volvió sobre una serie de hechos denunciados en la Justicia por otras jóvenes con coincidencias en el accionar del agresor y características.

Se trata de una docena de casos de abuso sexual que comenzaron a registrarse el año pasado y que habían llegado a un punto muerto de la investigación. Incluso desde la Fiscalía indicaron que podrían ser más todavía, ya que recalcaron que se trata de "un delito con un alto porcentaje de «cifra negra», por no ser denunciado"(ver aparte).

En todos los hechos investigados el patrón repetido es que las víctimas son adolescentes de barrios de la periferia de la ciudad, más específicamente de la zonas sudoeste —como el ocurrido el martes pasado— y noroeste, y los ataques se realizan entrada la tarde.

El agresor las aborda desde un auto, vestido con ropa negra e incluso les dice ser integrante de la policía. Tal como contó anoche la familia de la última víctima, que narró que el atacante hizo ver un handy diciendo estar comunicado con alguien más de la fuerza. Y a eso se suman las características fisonómicas del atacante, aunque aclaran que aún no hay elementos que permitan dar certeza de que se trata de la misma persona.

En ese marco, la fiscal Cerliani afirmó que "hay puntos en común a partir de los cuales sería posible obtener la identidad del agresor".

Fuente: La Capital


Dejanos tu comentario

lunes 05 de diciembre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador