domingo 10 de septiembre de 2017
POLICIALES

La mataron de un tiro en el rostro por no fiarles un par de cervezas

Débora Jiménez tenía 19 años y un hijo de 18 meses. Hace quince días abrió el quiosco donde la mataron la noche del viernes. Hay dos vecinos detenidos

"¿Y yo ahora qué le digo a mi hijo de un año y medio que me pregunta por su mamá?". Bajo la lluvia, frente a su humilde vivienda de Magaldi al 8700, Diego verbalizaba su desconsuelo. El viernes, una hora antes de la medianoche, Débora, su esposa de 19 años, atendía el quiosco de la familia cuando dos muchachos del barrio llegaron y le pidieron un par de cervezas. Cuando la mujer intentó cobrarles uno de ellos sacó un arma y sin titubear le disparó en el rostro. La joven mujer cayó inerte, como fulminada, a un par de metros de donde su hijo jugaba. Los maleantes salieron corriendo y escaparon por calle Los Gallegos hacia el sur. Efectivos del Comando Radioeléctrico alertados por los vecinos llegaron rápidamente y lograron detenerlos a 200 metros de la escena del crimen, en Calasanz y Nochetto. Tienen 23 y 26 años y hoy serán llevados a Tribunales para ser imputados por el crimen.

Diego espera que el tiempo pase rápido. Está parado bajo la lluvia en la puerta de su humilde casa de Magaldi al 8700, a metros del cruce con Los Gallegos, en el barrio Los Gráficos. Pero no hay caso. Cuando el dolor corroe el alma, el tiempo no pasa. Un "mientras tanto" eterno y lacerante. "Estamos esperando que nos entreguen el cuerpo de Débora. Todo ésto es una locura. Mi hijo me pregunta por la mamá. ¿Y que le digo yo?", relata y fuma. No importan la lluvia, los truenos, los amigos y los familiares que llegan y preguntan sorprendidos por lo ocurrido. Entonces se llevan la respuesta que esperaban. Todo está mal. Y el tiempo pasa lento.

Diego contó que con Débora iniciaron su relación hace cuatro años, cuando aún eran muy chicos. Hace un año y medio tuvieron un hijo que les marcó el futuro. Él trabajó hasta fin de mes como empleado de seguridad privada en el country Carlos Pellegrini.

¿Venganza?

"A los pibes que mataron a mi mujer los conozco. Yo trabajé como seguridad en el country Carlos Pellegrini y ellos un par de veces se quisieron colar a robar y yo los saqué cagando. Ellos me amenazaron y esa fue una de las razones por las que dejé ese laburo. Con la plata que me dieron pusimos el quiosco. Acá no hay secretos, laburamos el quiosco desde hace quince días", explicó el muchacho mientras clava su mirada en ningún lugar buscando razones para calmar su dolor.

El quiosco de Diego y Débora está a unos 200 metros al norte de la parte trasera del Mercado de Concentración de Fisherton. Según se pudo reconstruir, el viernes a la noche la pareja se turnó para cenar sin dejar de atender el quiosco que montaron en un ambiente de la vivienda. Débora cenó primero y luego fue Diego. A las 23, un cielo rojizo y un viento contínuo prometían la lluvia que llegó recién a la mañana. Media docena de vecinos estaban diseminados en inmediaciones del quiosco.

"Eran tres. Uno se quedó en la esquina (de calle Los Gallegos) y los otros dos fueron al quiosco. Lo que hicieron no tiene perdón. Hacerle eso a una mujer. A una mujer no se la toca, el que toca a una mujer es un cobarde. Estos se pasaron todos los códigos por el culo. Yo escuché el tiro y salí a correrlos. A mi también me dispararon una vez. Se fueron corriendo para allá", explicó un testigo de lo sucedido mientras marcaba con su mano el recorrido por Los Gallegos (a esa altura un bosquejo de calle que une Calasanz —prolongación de Mendoza al 8700— y Magaldi) hasta el barrio conocido como Antena".

Diego, varios testigos y los investigadores coinciden en el relato en cuanto a que dos hombres llegaron hasta la ventana del quiosco, pidieron un par de cervezas y ante la negativa de Débora de dárselas al fiado provocaron el desenlace fatal con un balazo en el pómulo izquierdo.

"¡No, pará, no!"

"Débora estaba con mi hijo que jugaba en el suelo a un par de metros", contó Diego. "Un par de testigos escucharon el diálogo de la muchacha con los dos hombres. Que ella en un momento dijo: «¡No, pará, no!». Y se escuchó un disparo", relató un vocero de la pesquisa en manos del fiscal Rafael Coria, quien en la escena del crimen fue suplantado por su par Adrián Spelta.

Sin las cervezas, sin haber robado un centavo, los hombres que mataron a Débora Jiménez corrieron y se perdieron en la oscuridad. Minutos más tarde, identificados por testigos, dos de ellos fueron detenidos en inmediaciones de Nochetto y Calasanz. Los identificaron como Jonathan B. y Nicolás S., quienes fueron trasladados a la subcomisaría 22ª. La hipótesis fiscal es que Jonathan B. fue el autor del disparo y hoy será imputado por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego en carácter de autor". Según precisó el área de prensa de la Fiscalía, su compinche declaró y recuperó la libertad, aunque seguirá ligado al proceso judicial. El tercer hombre, mencionado sólo por los vecinos como quien actuó de campana, se mantiene prófugo.

Voceros del caso indicaron que la principal hipótesis indica que "no fueron a robar sino que terminaron matando a partir de la negativa de la mujer a darles las cervezas fiadas. Sin embargo es una versión preliminar y es una investigación que recién comienza".

Diego se quedó en la vereda, arropado por sus amigos, fumando debajo de la garúa, buscando una explicación para entender la sin razón del asesinato de Débora, la madre de su hijo de un año y medio.

Dejanos tu comentario

miércoles 20 de septiembre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador