miércoles 10 de mayo de 2017
PAIS

La multitud desbordó Plaza de Mayo y, a la hora señalada, la pintó de blanco con los pañuelos

A través de las redes sociales surgió la idea de portar los pañuelos distintivos de las Madres, quienes hicieron propio el llamado con la consigna que a una hora determinada se enarbolaran.

El espacio de las grandes manifestaciones políticas se tiño hoy de blanco con los pañuelos símbolo de las Madres de Plaza de Mayo que enarboló una multitud incalculable, esta vez en respaldo de un inesperado reclamo para que "nunca mas" queden impunes los crímenes cometidos en la dictadura y que no se beneficien los genocidas con la aplicación del 2X1 avalado por la Corte.

La frase que hizo propia el fallecido fiscal Julio Cesar Strassera, al culminar su histórico alegato en el juicio a las Juntas Militares en 1985 y que dio título al informe de la CONADEP, fue el antídoto convocante tanto en el palco donde se llevó a cabo el acto central, como en miles de cartelitos blancos, fotocopiados: "¡Señores jueces, nunca más ningún genocida suelto! ¡30.000 detenidos desaparecidos presentes!".

A través de las redes sociales surgió la idea de portar los pañuelos distintivos de las Madres, quienes hicieron propio el llamado con la consigna que a una hora determinada se enarbolaran en un gesto de protesta contra el fallo de la Corte Suprema de Justicia que reflotó el 2X1.

La extensa bandera con los rostros de miles de desaparecidos que tradicionalmente encabeza la columna de las Madres de Plaza de Mayo en las marchas del 24 de marzo, fue colocada en el centro de la Plaza de Mayo, al igual que los históricos carteles de los primeros reclamos por los desaparecidos de la Asamblea Permanente por los Derechos del Hombre, de Familiares de Detenidos Desaparecidos y el CELS en los árboles y postes del paseo histórico.

Vigorosas en su reclamo, las ancianas, varias de ellas en sillas de ruedas, volvieron a ocupar el centro de la protesta, esta vez acompañadas por los demás organismos y partidos políticos, cuyos representantes se distribuyeron en el palco junto con los invitados: actores, periodistas, dirigentes sindicales, músicos y políticos.

También subieron al escenario los exjueces Eugenio Zaffaroni (quien fue saludado efusivamente en su camino al palco) y Carlos Rosansky, al igual que el cura villero Luis Farinello. En el palco se vio también a la presidenta de la Asociación Argentina de Actores, Alejandra Dario, junto con Horacio Marrale, Daniel Fanego y Dario Grandinetti, entre otros.

Los nombres de represores emblemáticos de la dictadura, tales como Jorge "El Tigre" Acosta, Alfredo Astiz y Miguel Etchecolatz fueron abucheados por la multitud, cuando la presidenta de las Madres-Linea fundadora, Nora Cortiñas, los mencionó como posibles candidatos a recuperar la libertad, beneficiados por los alcances del fallo de la Corte.

Desde hora temprana miles de personas se volcaron a la plaza y en poco menos de una hora todos los claros se fueron llenando y desbordando la Avenida de Mayo, pasando de manera holgada la avenida 9 de Julio y las laterales de la arteria de las grandes manifestaciones.

Una empresa textil de la provincia de Buenos Aires, donó 30.000 pañuelos blancos, que fueron distribuidos en puntos estratégicos por miembros de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.

A su vez, el grupo de artistas plásticas "Tanga y Pincel" instaló una mesa donde mediante el métodos de la cerigrafía imprimían en los pañuelos blancos consignas alusivas a las madres.

La desconcentración de la marcha, pese a su dimensión se realizó en forma ordenada, y el operativo policial montado en los alrededores fue el único obstáculo para la salida de las columnas, ya que en calles angostas de San Telmo se colocaron vallas y patrulleros sin ninguna justificación.

Dejanos tu comentario

martes 19 de septiembre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador