miércoles 06 de julio de 2016
PAÍS

Lázaro Báez declaró por escrito y sembró más sospechas sobre Casanello y Cristina

Dijo que las indagatorias para él y su familia puede ser un "mensaje disciplinante". Y que el "apresurado llamado" se hizo el mismo día en que el ratificó una supuesta reunión entre el juez y la ex presidenta.

Temprano y con el habitual dispositivo de seguridad, el empresario K fue trasladado este miércoles, bien temprano, desde el Penal de Ezeiza a los Tribunales de Comodoro Py, donde el martes estuvieron tres de sus hijos. Con un escrito de siete páginas al que accedió Clarín, negó los hechos imputados y dijo que la citación a su familia puede contener "un mensaje disciplinante hacia mi persona".

Sin mencionarlos por su nombre, el empresario enriquecido por la obra pública K siembra más sospechas sobre Sebastián Casanello y Cristina Kirchner. Lo hace cuando dice que el "apresurado llamado" ocurrió "'casualmente' el mismo día en que presté declaración en el marco del incidente de recusación promovido por mi hijo Leandro Báez. Ese viernes 24 de junio, Lázaro Báez ratificó ante la Justicia la realización de una supuesta reunión entre el juez y la ex Presidenta en Olivos.

En otro tramo del escrito, el empresario abre más dudas cuando asegura que habría "algún interesado" en que la imputación "sobre mi familia y mis empresas prospere".​

El escrito del empresario kirchnerista detenido hace dos meses y medio, en su espíritu es similar al que su hijo Martín presentó ayer. "La convocatoria a prestar declaración no está basada en prueba", inicia la presentación de Báez.

Sus abogados Daniel Rubinovich y Rafel Sal Lari la semana pasada solicitaron la prórroga de las audiencias considerando que el llamado a indagatoria, carecía de sustento y tenía un "constante uso del potencial" en las supuestas imputaciones, algo que retomó en el escrito presentado este miércoles.

Lázaro Báez niega cualquier acusación, reitera en más de cinco oportunidades que "no hay pruebas" para sostener los hechos imputados. Tal como viene haciendo, el empresario K que sólo en inmuebles tiene 140 millones de dólares y millonarios negocios con el Estado a través de la obra pública (también denunciados por irregularidades y sobreprecios), considera que hay "otra intención" detrás del llamado a toda su familia.

Báez plantea que el llamado a indagatoria "para toda mi familia (cada uno de mis hijos, sin distinciones relevantes en el curso y gobierno de las acciones), lejos de fundarse en el derecho de defensa, en la posibilidad de ser oídos (...) contenga un mensaje disciplinante hacia mi persona".

Dejanos tu comentario

lunes 29 de mayo
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador