miércoles 14 de septiembre de 2016

Los obispos y la CGT coinciden en el diagnóstico sobre la situación del país

El encuentro fue continuidad de la ronda de consultas que realiza la central sindical con los sectores y actores sociales del país y se realizó en la sede de la Conferencia, en Suipacha 1032.

El titular de la Conferencia Episcopal elogió "la responsabilidad de la CGT en el ejercicio de sus funciones"; calificó el momento actual del país como "difícil"; reivindicó la Doctrina Social de la Iglesia y "la cultura del trabajo y la importancia de apostar fuerte al empleo".

El encuentro fue continuidad de la ronda de consultas que realiza la central sindical con los sectores y actores sociales del país y se realizó en la sede de la Conferencia, en Suipacha 1032.

"El diálogo fue cordial y sereno en procura de lograr el bienestar de la sociedad. La Iglesia siempre llama a agotar todas las instancias y es un ámbito de espacio y encuentro con quienes ejercen funciones. Hubo coincidencias en muchos de los temas y diagnósticos abordados con el movimiento obrero sobre el trabajo, las necesidades de desarrollo y crecimiento, la droga y la corrupción que, invariablemente, deben ser debatidos", afirmó.

Schmid aseguró en una conferencia de prensa posterior a la reunión que existe "una preocupación compartida" respecto de la totalidad de los temas analizados con la Conferencia Episcopal, y se pronunció por la necesidad de que haya "otro tipo de celeridad por parte del gobierno nacional para abordar los temas sociales".

El dirigente marítimo sostuvo en ese sentido que el movimiento sindical "no percibe esa celeridad, como sí la hubo con el ordenamiento de los factores macroeconómicos, por lo que aspira a que más allá del diálogo exista la voluntad de correcciones".

"La paritaria es un acuerdo convencional de partes. El Estado debería abstenerse de influir porque es una cuestión dinámica de cada comisión negociadora. Aun cuando se hubiese frenado la aceleración de precios, el impacto en la canasta básica de alimentos fue descomunal y continúa ubicándose fuera del alcance de la mayoría. Hay que analizar el tema no solo azuzando la paritaria, que es el único instrumento gremial para equilibrar la puja por la distribución de la riqueza", dijo Schmid en respuesta a declaraciones del ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, quien se opuso a que se reabran esas negociaciones.

El también titular de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) añadió en otro orden que la CGT agotará "las instancias y encuentros con el Ejecutivo y otros sectores y, luego, será el Confederal el que adoptará los pasos a seguir", en respuesta a la recurrente pregunta sobre un posible paro general.

En relación con el Foro de Inversiones y Negocios que se realiza desde ayer en Buenos Aires, Schmid fue taxativo y aseguró que "no se rechazará la existencia de un ambiente que favorezca las inversiones, a pesar de que a veces se asientan sobre determinados rubros de la economía y no resuelven por sí mismas los problemas".

"Las inversiones deben ser orientadas y acompañadas por la distribución de la riqueza. Una cosa es que aterricen en el sistema financiero y, otra muy distinta, en los sectores industriales que multiplican el trabajo. Hay que ser prudentes. Si se invierte para que haya un horizonte de mayor crecimiento económico y multiplicación del empleo se acompañarán. Las especulativas llevaron a horas muy amargas a la sociedad", afirmó.

Arancedo aseguró luego que "el gobierno tiene intenciones de ir por el camino correcto, pero no siempre esas intenciones se relacionan con lo que se promete y se afirma, porque en algunos casos las realizaciones no tienen el alcance deseado", y se pronunció por "una visión solidaria"; la necesidad de resolver "con urgencia" los problemas y de producir "rectificaciones".

El obispo señaló en ese sentido que "las rectificaciones deben encaminarse a acentuar la preocupación por las urgencias y lo concreto de las personas que padecen necesidades mayores a partir de la lectura de la realidad", y sostuvo que hasta el propio gobierno reconoció "la pobreza, los despidos y el desempleo".

"Negar la pobreza no es el camino. La Iglesia habla a través de la Universidad Católica Argentina (UCA) al respecto en términos puros. Puede molestar al gobierno actual o al anterior, pero la verdad no debe nunca molestar. Existe la pobreza y creció", dijo.

En la reunión de poco más de una hora participaron también monseñor Carlos Malfa y los integrantes del triunvirato obrero Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, quienes fueron acompañados por Armando Cavalieri (comercio), Andrés Rodríguez (estatales), Francisco Gutiérrez (metalúrgicos), José Luis Lingeri (obras sanitarias), Rodolfo Daer (alimentación) y Omar Plaini (canillitas), entre otros dirigentes del consejo directivo.

Los obispos entregaron a los gremialistas el documento "El Bicentenario. Tiempo para el encuentro fraterno de los argentinos", que contiene un análisis y perspectiva para el país.
etiquetas

Dejanos tu comentario

viernes 09 de diciembre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador