miércoles 05 de octubre de 2016

Qué son las "máquinas moleculares" por las que otorgaron el Premio Nobel

Tres científicos fueron los primeros en demostrar que son capaces de ser hasta 1.000 veces más pequeñas que el cabello humano.

¿Qué tan diminutas pueden ser las máquinas?

Tres científicos fueron los primeros en demostrar que son capaces de ser hasta 1.000 veces más pequeñas que el cabello humano.

Se trata de Jean Pierre Sauvage, Fraser Stoddart y Bernard Feringa, los galardonados del Premio Nobel de Química 2016.

Cada uno, en su tiempo, abrió las puertas a un nuevo campo de la química. El comité que otorga los Nobel comparó sus esfuerzos con los primeros intentos por desarrollar motores eléctricos en 1830, que dieron pie a una verdadera revolución.

Estos científicos de las universidades de Estrasburgo (Francia), Northwestern (EE.UU.) y Groningen (Holanda), respectivamente, fueron premiados por diseñar y sintetizar las llamadas "máquinas moleculares".

Son moléculas con movimientos controlables que pueden realizar una tarea cuando se les añade energía y que pueden tener múltiples aplicaciones en la industria, la medicina y los servicios eléctricos.

Nanomáquinas en nuestro cuerpo

Pueden ser usadas para desarrollar nuevos materiales, sensores y sistemas para almacenar energía.

"Piensa en microrobots, en nanomáquinas que en el futuro un médico podrá inyectar en el cuerpo humano para que busque células de cáncer", explicó por vía telfónica el holandés Bernard Feringa, quien no ocultó su emoción y su sorpresa por haber sido premiado.

"Me siento como los hermanos Wright que desarrollaron las primeras máquinas voladoras y ahora tenemos el Airbus", agregó.

Para que algo sea considerado una máquina, debe consistir en varias partes que semuevan de manera coordinada y desarrollen una tarea.

Jean Pierre Sauvage, quién irrumpió en este campo por accidente (al principio su campo era la fotoquímica), desarrolló en 1994 una cadena molecular -conocida como catenano- en la que un anillo rotaba de forma controlada alrededor de otro anillo cada vez que se le aplicaba energía.

Ese mismo año, Fraser Stoddart, quien creció en una granja de Escocia sin electricidad, pudo controlar los movimientos de anillos moleculares unidos por un eje.

Mientras que Ben Feringa, quien también creció en una granja, produjo en 1999 el primer motor molecular que giraba en una dirección particular.

Más tarde, en 2011, su equipo construyó un nanoauto con una carrocería molecular que constaba de cuatro ruedas y se podía mover sobre una superficie.

¿Revolución en marcha?

"Los laureados del Nobel de Química han sacado a los sistemas moleculares del punto muerto en el que se encontraban y los llevaron a estados llenos de energía en el que es posible controlar los movimientos", se lee en el comunicado de prensa de los premios Nobel.

Para el Instituto Karolinska de Estocolmo, que otorga los premios, en términos de desarrollo el motor molecular está en la misma etapa que el motor eléctrico en la década de 1830.

En aquel momento, científicos exhibieron varias manivelas y ruedas moviéndose coordinadamente sin ser conscientes de que ello llevaría a la creación de trenes eléctricos, lavadoras automáticas, ventiladores y procesadores de comida.

Pero los laureados de este año sí que están conscientes delpotencial de las máquinas moleculares.

"En el futuro tendremos todo tipo de materiales con funciones autónomas", predice Feringa.

"Lo que tenemos es que pensar en cómo manejarlos de forma segura".

El premio de casi US$1 millón se entregará el 10 de diciembre y se repartirá de forma equitativa entre los tres galardonados.

Fuente: BBC Mundo

Dejanos tu comentario

viernes 02 de diciembre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador