miércoles 20 de julio de 2016
POLICIALES

Sigue la conmoción en el Este por la mujer que se defendió a los tiros y mató al delincuente que la asaltaba

Es dueña de una estación de servicio que pertenece a una reconocida familia que manejó uno de los almacenes de ramos generales más importantes de la zona.

El intento de asalto y la muerte de uno de los hombres que lo perpetraron generó en las últimas horas una profunda conmoción en la zona Este, especialmente en Palmira, lugar en donde se produjo el hecho y en donde vive la familia que fue el objetivo del delito. Hay otros dos antecedentes cercanos en el tiempo, con algunas similitudes al ocurrido durante el mediodía del lunes.

Las estaciones de servicio son objetivos frecuentes de asaltos con armas. Allí hay dinero en efectivo seguro y eso tienta a los asaltantes. En el Este, una de las estaciones que más delitos de este tipo han sufrido es la de Eloy Guerrero, ubicada en la Lateral Sur de la Ruta Nacional 7, casi en el límite de San Martín y Santa Rosa. Lejos de zonas pobladas y sin vecinos cerca, es un objetivo con pocos riesgos.

En Palmira hay dos que también son muy castigadas. Una es la YPF ubicada sobre la Variante, cerca del cruce con el carril Chimbas. La otra es la de carril Chimbas y ruta 50, que el lunes fue el objetivo buscado. Las dos tienen características parecidas a la de la ruta 7: los testigos molestos son algo poco probable.

Casi todas han debido contratar servicios de seguridad, especialmente para la noche, pero no se suponía un asalto en pleno mediodía.

La estación de servicio que intentó ser asaltada el lunes es la de menor movimiento. Originalmente perteneció a la familia Allub y estaba ubicada en un punto estratégico, ya que no lejos de allí funcionaba la fábrica Noel. Cuando esa empresa cerró, el panorama comercial cambió.

Ya para ese entonces, la estación de servicio YPF había sido adquirida por Muir Suhaiman, uno de los hijos de Felipe Suhaiman, un inmigrante de Medio Oriente que había instalado en pleno centro de Palmira uno de los almacenes de ramos generales más grandes del pujante pueblo ferroviario.

Los hijos de don Felipe tomaron caminos distintos: Omar, a quien le dicen Chiche, se convirtió en un médico reconocido, y Munir se dedicó a las inversiones.

El destino quiso que Munir muriera siendo todavía un hombre joven y, ya con la estación de servicio trabajando, la familia continuó con la actividad. Actualmente la responsable de su manejo es Yamila Suhaiman (32), hija de Munir y nieta de Felipe.

Secuencia del intento de asalto
Yamila Suhaiman había realizado algunos movimientos bancarios sobre el mediodía del lunes y regresaba a la estación de servicio de ruta 50 y carril Chimbas. Por las noches el lugar tiene seguridad o directamente está cerrada, pero a mediodía nada hacía suponer un intento de asalto.

Lo que supone la policía es que los ladrones habían visto a Yamila en el banco y la siguieron. La mujer viajaba en su BMW y dos hombres la seguían en una moto. Posiblemente un tercero venía atrás, de apoyo, en un Volkswagen Bora. El objetivo era la cartera de Yamila y no la estación de servicio.

Yamila paró el auto debajo del toldo del estacionamiento para clientes. La moto paró a unos metros y el hombre que venía atrás, luego identificado como Lorenzo Gustavo Pingüino Ramírez (44), se bajó y corrió hacia el BMW. El hombre ya había desenfundado una pistola de aire comprimido (a simple vista parecía de un calibre más grande) y apuntaba hacia el auto. Mientras tanto, Yamila bajada del vehículo; vio venir a Ramírez y sacó del auto una pistola. Después se cruzaron disparos.

Ramírez recibió un balazo en el pecho. Yamila fue herida en el pie izquierdo. Ramírez trató de huir, corrió unos metros y se desvaneció junto a un eucalipto. Su cómplice abandonó la moto, subió al Bora que venía detrás de ellos y escaparon.

La mujer fue llevada al hospital, donde fue atendida y quedó fuera de peligro. Ramírez murió allí, donde había caído.

-El fallecido. Lorenzo Gustavo Pingüino Ramírez, fallecido el lunes frente a la estación de servicio, había pasado los últimos años cumpliendo una condena por robo con armas y había recuperado la libertad hacía dos semanas.
-El entorno. Según el prontuario policial, era conocido por ser un especialista en “hechos de caño” (robo con armas). Tenía domicilio en San Martín y por estas horas están siendo investigados todos sus contactos cercanos.
-Las consecuencias. En la gran mayoría de estos casos, las personas que han defendido su vida o sus bienes utilizando armas de fuego y han causado la muerte de alguien han enfrentado los procesos judiciales en libertad y los hechos han sido calificados de homicidio en legítima defensa.

Dejanos tu comentario

sábado 21 de octubre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador