lunes 20 de febrero de 2017
POLICIALES

Tragedia en Mendoza: un testimonio clave y que lo deja muy mal parado al chofer

Sanhueza, conductor del micro de Tur-Bus, quedó complicado tras la declaración de su compañero Pedro Vargas. La empresa también lo "mandó al frente".

Estaba descansando, pero se dio cuenta de que su compañero sobrepasaba ampliamente el límite de la velocidad permitida.

Se levantó y fue a reclamárselo. Minutos después, la realidad se convirtió en horror.

Las advertencias fueron de Pedro Vargas, acompañante de Francisco Javier Sanhueza, el conductor del colectivo 2267, de la empresa de transporte chilena Tur-Bus, que volcó en Horcones y provocó la muerte de 19 personas y las heridas de otras 22.

Así lo confirmó el procurador general de la Suprema Corte de Mendoza, Alejandro Gullé.

Que el acompañante se encontrara en su período de descanso y que lo suspendiera para reclamarle a su compañero que disminuyera la velocidad, fueron los dos motivos principales por los que quedó el libertad el sábado por la noche y también una de las causas más importantes de que la situación de Sanhueza se complicara aún más.

El conductor quedó preso en Boulogne Sur Mer, imputado por homicidio simple con dolo eventual y por lesiones.

La versión de la empresa
Si bien el conductor se abstuvo de declarar ante el fiscal Gustavo Pirrello, el testimonio de Vargas fue clave, ya que dejó en claro de quién es la responsabilidad de la imprudencia.

En tanto, el gerente de la empresa, Victoriano Gómez, dijo por medios chilenos que si bien el mismo chofer protagonizó en un accidente anterior, en el cual también hubo consecuencias fatales, en esa oportunidad Sanhueza no iba conduciendo.

El gerente de la empresa habló ayer al mediodía y defendió la calidad del servicio que brinda.

Por un lado, explicó por qué si el micro tenía 38 asientos (39 con el del acompañante del chófer), viajaban 43 personas. "Los menores iban en brazos de sus padres", respondió el gerente.

También desestimó la importancia de que la unidad tuviera 5 multas acumuladas desde 2015 hasta ahora, como publicó el diario La Tercera, de Chile.

"Las multas fueron subsanadas en su momento y el bus viajaba con todos sus elementos en regla", aseguró el gerente.

También señaló que los choferes que se desempeñan en Tur-Bus deben cumplir normas de calidad.

"Nosotros tenemos una escuela de conductores, un simulador de manejo y además, una matriz de desempeño: todas las conductas de las personas que manejan en Tur-Bus deben estar debajo de una línea roja, indicadora de infracciones", sostuvo Gómez.

"De todas maneras les pedimos que si alguno ve a un chofer conduciendo indebidamente, nos lo comuniquen", exhortó Gómez.

También dijo que en Mendoza habrá una oficina para atender los reclamos de las víctimas del accidente y que en breve se darán a conocer más detalles al respecto.

Sin embargo, las estadísticas de multas y grandes accidentes provocados por sus trabajadores no hacen si no complicar la reputación de la firma.

Micros de Tur-Bus ya habían protagonizado dos grandes accidentes: uno en 2006 y otro en 2010, en Chile. En el primero, donde el micro cayó al lecho del río Tinguiririca, murieron 26 personas; mientras que en el segundo, que ocurrió en la ruta desde San Antonio a Santiago, fueron 20 los fallecidos.

Dejanos tu comentario

miércoles 16 de agosto
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador