lunes 26 de junio de 2017
PAÍS

Tragedia de San Rafael: "Fueron 5 segundos en los que no sabía si iba a vivir"

Así lo relató Gabriel Figueroa, un joven de 20 años que viajaba en el micro que volcó en la Ruta 144, en la Cuesta de los Terneros. Dijo que no llevaban cinturones de seguridad.

"Fue como un temblor, como que pisó un bache o algo así y ahí nos despertamos todos. Pasaron 5 segundos y lo sentimos de vuelta, pero multiplicado por 10 y siguió la volcada". Así detalló el momento del accidente Gabriel Figueroa, un joven de 20 años que viajaba en el micro de la empresa Talcahuano, el cual volcó en la Ruta 144, en la Cuesta de los Terneros, San Rafael, en la tarde del domingo.

Gabriel contó que no llevaban puestos los cinturones de seguridad, pero no pudo recordar si el colectivo los tenía o no. "El micro estaba como pintado, pero adentro estaba bien. Cuando estábamos bajando por esa curva quiero creer que le fallaron los frenos y en bajada y la curva chocó contra la montaña y volcó", describió.

"Me tocó ver personas volar, equipaje, yo mismo sin saber...fueron 5 segundos en los que no sabía si iba a vivir. Salí del micro y traté de sacar a algunos de mis compañeros que estaban ahí. Hice lo que pude, ver toda esa masacre, toda esa sangre, los cuerpos, fue un momento en el que me di vuelta y me fui, fue mucho más fuerte que yo", recordó Gabriel, quien resultó completamente ileso del accidente que dejó 15 víctimas fatales.

"Por suerte pude sacar a una persona que había atravesado la ventana del micro, pude terminar de romper el vidrio, me lo cargué en el hombro y lo llevé para afuera, y ahora está en el hospital grave", relató Gabriel quien sostuvo que a esa persona que auxilió lo conoce de la academia de baile, pero que no tenían mucho diálogo.

El joven que resultó ileso a la tragedia de San Rafael, contó el momento en el que pudo comunicarse con su madre: "Cuando ya no podía seguir por no poder ver más toda la masacre, la sangre, mis amigos muertos o con heridas, con fracturas, me alejé un poco y vi a una persona que estaban ahí y le pedí el teléfono y le dije que necesitaba comunicarme con mi mamá para decirle que estaba bien".

Gabriel dijo que primero trató de calmar a su madre mientras le decía que estaba bien, le decía "no me saqué nada de lugar, no perdí nada, no me pasó nada, estoy perfecto, solo un raspón, nada más". Cuando se pudo calmar le explicó lo que había pasado. "Por suerte no vino mi sobrina. Ella iba a venir con nosotros, pero justo la madre dijo que no. Gracias a Dios dijo que no".

El joven destacó la buena atención que recibieron por parte de la Municipalidad: "Nos atendieron demasiado bien, más de lo que me pude llegar a imaginar, ropa caliente, cama, todo servido, parecía un hotel. Todo el tiempo con asistencia psicológica, no nos dejaron solos".

domingo 24 de septiembre
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador