lunes 22 de mayo de 2017
ECONOMÍA

Una pyme necesita entre $20 mil y $40 mil como mínimo para convertirse en tienda on line

El auge del e-commerce ya se vive en Mendoza. Con una marca, se contrata el servicio de un programador y diseñador web. Variadas ofertas y demanda de formación

Si el 80% de los argentinos ya tiene acceso a internet (como relevó la Cámara Argentina de Comercio Electrónico), no es descabellado pensar que, en poco tiempo más, muchos de ellos acudan directamente a la web para comprar; para sondear precios u ofertas antes de llegar a un local tradicional o para conocer más sobre el producto o comentar cómo les resultó. Que el e-commerce llegó para quedarse es una realidad a la que no escapa Mendoza. Por eso, los comercios y las pymes empiezan a pensar en la necesidad de mudarse también a la red o iniciarse ahí para ofrecer on line su mercadería.

Según indagó Diario UNO, en la provincia hay un abanico bastante amplio de ofertas en cuanto a costos para que un profesional o una agencia los posicione en el rubro digital, pero el mínimo de dinero con el que tienen que contar para tener presencia en internet va de los $20 mil a los $40 mil. Esto incluiría el desarrollo de una marca, la fotografía, el diseño y la programación web.

La inversión inicial es la más abultada. Luego, los costos de mantenimiento son mínimos, si el mismo comerciante o pequeño empresario se encarga de su actualización, aunque es una labor que requiere tiempo, tanto para la atención de los usurarios, como para la actualización de la información.

Pasos y costos
"Internet tiene la magia que no importa si arrancaste hace 25 años o 5 minutos, que todo va a depender de la imagen que proyectes de tu empresa. La imagen es lo primero. Para empezar, hay que orientarse en la búsqueda de un logo, de colores institucionales, del desarrollo de la marca. Lo más importante es saber qué imagen quiero dar, quién soy como empresa", apuntó Geordiana Medina, de comunicación estratégica de la agencia Middle, con respecto al primer paso que sugieren en sus capacitaciones, para aquellos que aún no tengan desarrollada una marca o quieran renovarla.

Contratar a un especialista para este trabajo no debiera costar menos de $1.500. Hacer foco en un valor de base, es lo que eligieron para alertar a que se evite querer ahorrar, recurriendo a un diseñador amigo o conocido. "Mínimo le tienen que pedir un formulario o tiene que preguntarles a qué público quieren llegar, qué buscan ofrecer, de qué modo", ampliaron.

Valores sugeridos
Según Asociación de Diseñadores de Mendoza (Adimza), que ofrece un tarifario promedio de lo que cuesta hoy este tipo de trabajos en la provincia, un naming (proceso de definición de nombre de marca) cuesta alrededor de $2.600, si la empresa pertenece a la categoría C (menos de 10 personas), o $3.900 a la B (entre 10 y 100 miembros).

Obtener una identidad corporativa (logotipo, isotipo, aplicaciones básicas y manual de normas) podría llegar a costar unos $10.400 y $15.600 respectivamente.

Ya con esto, lo que resta es la contratación de quién o quiénes –suelen ser equipos de profesionales– se encarguen del diseño del sitio web y su maquetación, en la que realizan lo que se conoce técnicamente como el front end y el back end.

"Para que una empresa o negocio grande, ya con una marca instalada, se convierta en una tienda virtual necesita aproximadamente unos $35 mil en total. Si es una tienda más chica, más simple, con pocos productos, que no requiera mucha renovación, se pueden usar plantillas prediseñadas y, en ese caso, el costo total rondaría los $16 mil", especificaron desde una reconocida agencia de Capital, haciendo mención también del método más económico que es el del diseño preestablecido. En este último valor no se incluye ni la fotografía ni el diseño de marca.

Retomando como opción de la creación total y original de una página, la instancia del diseño web corresponde a la idea madre de cómo se verá, el orden de lectura y de uso en lo que respecta a navegación. Es básicamente la estética de su funcionalidad. Según Adimza, esta labor cuesta alrededor de $10.400 o $12.350, según sean categoría C o B respectivamente.

Lo que sigue es la maquetación front y back end, que refiere a la estructuración del sitio y luego, a su parte lógica que es la programación dura y pura, desde sus funciones hasta la base de datos. Esto, hoy, cuesta entre $16 mil y $20 mil más. Este monto podría verse aumentado si lo que se busca es un sitio web responsivo (que es cuando las páginas se adaptan para su visualización a tablets, smartphones u otros dispositivos), que cuesta 25% o 30% más.
martes 22 de agosto
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador