lunes 16 de septiembre de 2019
VIALE 910

Argentina, el país atado con alambre

Pensemos las cosas que pasaron en los últimos años:

1- Se incendió un boliche y murieron 194 chicos.
2- Somos el único país de sudamérica al que le metieron 2 bombas terroristas (Embajada de Israel y AMIA).
3- Chocó un tren y murieron 52 personas en Once.
4- Se hundió un submarino y murieron sus 44 tripulantes
5- Un avión de LAPA siguió de largo por la Avenida Costanera. Murieron 65 personas.
6- Desde que fue creado el primer peso (1883) la moneda perdió 13 ceros por las devaluaciones.
7- En 2001 los bancos prohibieron a los clientes a acceder a sus depósitos (Corralito).
8- En 2002 esos mismos bancos pesificaron compulsivamente los depósitos en dólares de la gente.
9- Un fiscal había denunciado a una presidenta por 'traición a la patria'. Murió 4 días después en su departamento de Puerto Madero.
10- Tuvimos dos cepos para la compra de dólares en los últimos 5 años (con Cristina y con Macri).

Ahí tenes 10 razones que explican por qué somos un país frágil, vulnerable, precario. Un país atado con alambre, donde cualquier cosa puede pasar. Mientras haya alambre, hay esperanza. No nos gusta planificar, no nos gusta prever, no nos gusta aprender, no nos gusta entrenar, no nos gusta adelantar la jugada. Vamos viendo...zafamos.

Después los llamaremos creatividad espontaniedad o viveza criolla. A veces el alambre se llama ganarle a Nigeria en el mundial (después vemos), a veces el alambre se llama FMI (después vemos), a veces se llama Messi (hasta que se cansa y renuncia), a veces se llama bono (después vemos). Para resolver los temas estructuralres ya habrá tiempo.

Otra vez sentimos que la muy precaria tregue financiera puede llegar a su fin en cualquier momento. Otra vez sentimos que en cualquier momento perdemos el control de la situación. ¿Por qué sentimos que el dólar está atado con alambre? Vamos a explicarlo bien fácil y corto:

El dólar se clavó en $57 hace dos semanas. Esto sucedió porque se quemaron U$S 15 mil millones de las reservas del Banco Central, pero también porque el gobierno puso un cepo para aquellos que quiere compraro más U$S 10.000 por mes. Eso provocó, como siempre, que aparecieron tipos de cambio alternativos, dólar blue (ilegal) y dólar liqui (legal). El liqui es para que las empresas puedan comprar acciones o bono a través de dólares que quedan depositados en una cuenta en el exterior y supera los $73 (es decir 30% de diferencia con respecto al oficial).

Por lo tanto, esa brecha genera dos cosas:

1- una expectativa de devaluación (sabés que el dólar a $57 no es real).
2- Que algunas empresas empiecen a fijar precios mirando el precio de dólar alternativo.

Al igual que con el kirchnerismo, a finales de 2015 nadie creía que el dólar valía $9 como decía Mercedes Marcó del Pont y Axel Kicillof, si no que valía $15 (o sea 66% más). Con el paso del tiempo, nadie va a terminar creyendo que el dólar vale 57. Si la brecha con el dólar blue o el contado con liqui sigue creciendo, las expectativas de devaluación aumentarán, y si eso pasa, es muy probable que una nueva corrida cambiaria termine sucediendo. Y si eso pasa, es muy probable que tengamos otro pico inflacionario.

Como se darán cuenta, ya estamos demasiado complicados como para seguir tirandole nafta al fuego. No parece haber mucha creatividad ni ideas por el lado de Macri ni por el lado de Alberto Fernández. Lo único que se escucha es una discusión por un bono que ni siquiera sería de $5000. Lo que no entiende el gobierno es que si se vuelve a disparar el dólar ni juntando 20 bonos te vas a poder comprar un teléfono celular. Nuestro dinero vale cada día un poco menos porque está todo atado con alambre.

Dejanos tu comentario

Buscador