domingo 29 de abril de 2018
SUPERLIGA

Cuándo se jugará Gimnasia-Boca, clave en el tramo final del torneo

El encuentro, que fue suspendido por lluvia, tendría lugar el 9 de mayo y podría cambiar de escenario.

El partido que Gimnasia y Boca Juniors, líder de la Superliga, debían jugar este domingo por la mañana en el estadio del Bosque platense fue suspendido por el árbitro Facundo Tello debido a la acumulación de agua en el campo de juego tras la intensa lluvia caída en la capital bonaerense y sus alrededores.

La fecha tentativa para su reprogramación es el miércoles 9 de mayo y el encuentro podría mudarse al estadio Ciudad de La Plata para albergar público de los dos equipos, admitió el titular de la Agencia de Prevención contra la Violencia en el Deporte (Aprevide), Juan Manuel Lugones.

El equipo "xeneize" afrontará el miércoles ante Junior de Colombia en Barranquilla un partido que no puede perder si pretende seguir con vida en la Libertadores; el domingo siguiente recibirá a Unión de Santa Fe por la Superliga; el miércoles 9 jugaría ante Gimnasia; el otro fin de semana será visitante de Huracán en la última fecha y el miércoles 16 cerrará el semestre ante Alianza Lima en La Bombonera en la jornada final del Grupo 8.

Tello comunicó su decisión sobre el campo de juego a media hora de la hora de inicio pactada y después de recorrerlo por tercera vez.

Previamente, había tenido en el vestuario una reunión con los capitanes de cada club, Fabián Rinaudo y Santiago Vergini, y los dirigentes Gabriel Pellegrino (presidente de Gimnasia) y Cristian Gribaudo (secretario general de Boca).

Allí escuchó diferentes posturas: el local quería jugarlo por haber asumido el costo del operativo policial (700.000 pesos) y por entender que el campo pesado podía favorecerlo para enfrentar al líder del torneo, mientras que la visita planteó la suspensión desde temprano para no arriesgar el físico de sus jugadores a tres días de jugar una final por la clasificación a la fase final de la Copa Libertadores.

Tello salió por primera vez a la cancha a las 9.30 y aseguró que el campo de juego "estaba en condiciones", lo que reafirmó media hora más tarde tras la segunda recorrida con sus colaboradores.

Embed


Pero la lluvia nunca cesó, el césped fue acumulando agua y la impresión de que el partido no iba a terminar en caso de iniciarse comenzó a tomar cada vez más fuerza, entonces triunfó la postura boquense.

"Teníamos la sensación que si lo arrancábamos (el partido), quedaríamos expuestos por el clima. Lo más correcto era postergarlo. Es un momento difícil del campeonato para que el agua sea protagonista", explicó el árbitro al comunicar la suspensión.

Embed


domingo 24 de junio
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador