martes 17 de abril de 2018
TENIS

El antes y el después para el gran presente de Juan Martín Del Potro

El tandilense brindó una extensa entrevista y contó intimidades de su recuperación. "Una vez terminados los Juegos Olímpicos empecé a creer en mi tenis nuevamente".

Juan Martín Del Potro brindó una extensa entrevista exclusiva a Infobae donde se animó a contar cómo fue todo el proceso de su recuperación de su lesión y repasó por todo lo que tuvo que pasar para hoy tener un gran presente.

El tandilense, ubicado en el 6º puesto del ránking mundial de la ATP y ser el mejor tenista argentino, aseguró que "una vez terminados los Juegos Olímpicos empecé a creer en mi tenis nuevamente".

Además, Delpo habló de Roger Federer, Rafael Nadal, la muerte de su perro César, la consagración en la Copa Davis y el ejemplo del Boca de Bianchi, entre otros temas.

Embed

Las mejores frases de Juan Martín:

"Un día en vez de levantarme llorando o sin saber a qué amigo ir a visitar, agarré el teléfono, llamé a mi médico de Estados Unidos y le dije: "Me tomo un avión y curame". Y así pasó. Eso mismo me lo había dicho dos veces antes y las dos veces había fracasado, digamos. Y todo el esfuerzo, y la energía que yo ponía para cada recuperación, era muy grande y era muy frustrante no poder salir adelante. Tenía mucho miedo de que me volviera a pasar una tercera vez, pero junté el coraje suficiente para encararlo".

"Estuve en ese momento de depresión entre mi segunda operación de la muñeca izquierda y la tercera. Tuve un período donde me fui a Tandil a tratar de ver realmente qué quería hacer de mi vida: si quería volver a poner el cuerpo, entrar a otro quirófano, volver a intentar, operarme; o si me hacía mucho mejor buscar otro camino para mi vida. Los primeros días que estuve ahí en Tandil me inclinaba mucho más para ese camino, para buscar otra alternativa".

"Cuando volví a jugar después de mi última lesión me sentía muy mal. Sentía que no era el mismo de antes, que ya no ponían las mismas expectativas en mí, que no me trataban como me trataban en toda mi carrera. Esas cosas, cuando uno se acostumbra a vivirlas de una manera tan linda y tan importante, cuando no pasan son golpes duros".

"Me recuperé de la muñeca y volví a jugar, pero cuando estaba jugando al tenis no era el más feliz. De hecho, seguía teniendo muchas ganas de no jugar. Después de lo de Río hubo un antes y un después en lo que fue mi recuperación tenística, en mi mentalidad y en cómo me sentía yo como persona. Una vez terminados los Juegos Olímpicos empecé a creer en mi tenis nuevamente".

"Pienso que de arriba siempre te ponen el obstáculo que uno tiene la capacidad de esquivar, sobreponerse o resolver ese problema. A mí eso siempre me daba un plus de energía, esperanza o fe para encararla, atravesarla y decir bueno, si esto me toca a mí será porque me tocaron cosas muy buenas antes o porque tengo que vivir esto para que me toquen cosas mejores".

"La charla con mis amigos era "pero si estás jugando por qué no estás contento". Yo les decía: Estoy 500 del mundo y yo si no tengo chances de ganar un Grand Slam no me siento que sea yo. Yo me entreno para esos grandes partidos y grandes desafíos. Hoy en día es la motivación que yo tengo. A mí lo que me mantiene esa adrenalina alta y la motivación de seguir jugando al tenis son los partidos como el de Federer en Indian Wells o como la seguidilla de Acapulco de jugar con Top Ten tres días seguidos".

"Cuido mi físico un poco más o me preparo para cuando tenga esa chance de jugar el partido histórico o la final contra el mejor del mundo. Ese partido que queda marcado es lo que me motiva para seguir adelante".

"Nunca creí sentir un dolor tan grande por la pérdida de una mascota hasta el día que la perdí. Yo estaba en Estados Unidos. Me enteré porque me avisó mi hermana y fue triste. Son momentos donde decís, tengo que jugar un partido, salir a la cancha y mostrarme bien, poner mi mejor cara".

"Éramos los cuatro de Boca en la Copa Davis y formamos como el Boca de Bianchi. Bianchi, en su momento, al que ponía lo hacía jugar bien. Metía un gol clave o ganaba el torneo. Nosotros, además de ser los cuatro bosteros, hablábamos de eso. Cuando le tocó jugar a Leo (Mayer), entró y ganó. Cuando me tocó jugar a mí, lo pude hacer bien. Guido, en Glasgow. Fede, en Italia, ganó solo; después ganó el último punto".

"Federer tiene una frialdad para hacerle sentir al rival de que te va a ganar más allá de cómo esté el resultado. Te hace sentir que te va a ganar. A mí me ha pasado. Eso lo sentí siempre contra él hasta el día de la final del US Open (2009). A partir de ese día, obviamente que en un partido entre nosotros él es favorito y siempre hay muchas más chances que me gane, pero eso ya no lo siento. Aunque es difícil perderle el respeto a un tipo que idolatrás y con el que tengo una gran relación. Me motiva poder jugar otra final con Federer".

"Hay algo que a él no le pasa con otros jugadores que es todo lo que se genera en un partido con nosotros con la gente y con el clima adentro de la cancha. Él, cuando juega contra mí, no siente que es 100% favorito de la gente; yo algún fan que otro le robo y gritan por mí, y también quieren que gane. Yo me doy cuenta de eso, y él también lo sabe, y no lo hace sentir muy cómodo".

"La personalidad que tiene Rafa Nadal, esa forma de ser que se lleva el mundo por delante y esa fuerza que tiene, es única. Eso lo hace tan bueno que es difícil. Él juega mucho con eso. Ya te gana tres o cuatro games antes que arranque el partido, por la forma en que él se mueve o que te espera en la red".

"Vilas es el padre de todo esto. Es alguien al que se lo respeta mucho a nivel mundial. Creo que no hay que comparar a ver quién es más o quién es menos. El tenis que juego yo es otro al que jugaba él, es otra época. A mí me ha tocado jugar con Federer que es el mejor de la historia. Creo que mis logros también aumentan un poco por la historia de vida o de mis últimos años. Y lo hacen un poco más emotivo a cada cosa que consigo".

"Me veo en el rol de padre en el futuro. A mí me gusta la vida tranquila. Tengo a mis padres como referentes. Están hace muchísimos años casados, mi hermana que también está de novia y proyecta la familia. Todo a mi alrededor consume eso mismo. Todos tenemos los mismos valores. Con mis amigos que ya estamos un poco más grandes, en lo que es la vida, apuntamos a lo mismo. Eso sería muy lindo que me pase".

"Puedo estar comiendo un pancho todo sucio o en alpargatas en Tandil. Trato de nunca creerme más de lo que soy. Para mí estar sano es la base y el piso para ir por todos estos objetivos".

jueves 24 de mayo
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador