jueves 11 de julio de 2019
VIALE 910

El día de furia del kirchnerismo

Un día de furia lo puede tener cualquiera, te clavas una hora en 9 de Julio en un piquete, te peleaste con el colectivero que te cerró, te peleaste con tu jefe en el trabajo o te llegó una multa por ir a 53 km. Se te juntó todo y explotás. Eso le puede pasar a un ciudadano común y corriente que vive a mil, que tiene sueños y frustraciones que trabaja para vivir.

Pero, a esta altura, no le puede pasar a un candidato a presidente de la Nación super profesionalizado que además está siendo estrictamente vigilado en ese sentido. Lo eligieron precisamente por sus dones de hombre inteligente. Con lo cual llama mucho la atención que un par de simples preguntas que generen semejante desequilibrio. La sensación con la que me quedé en la cabeza por está cabeza es que el kirchnerismo entró en una sucesión de errores no forzados.

El kirchnerismo en los últimos días ha entregado a su rival, el macrismo, todos los errores no forzados que necesitaba. Un sindicalista "K", Sergio Palazzo salió a enfrentarse con una de las empresas más modernas y pujantes de la Argentina y dijo que quiere ser "el Moyano de los bancos" con todo lo que eso implica. Un dirigente social "K", Juan Grabois, recordó los viejos métodos piqueteros que en el país quiere superar (intentó acampar en la 9 de Julio) (tuvo un choque con la policía). Y ayer Alberto Fernández, se peleó con el periodismo por un tema muy sencillo como era su llamado a declarar como testigo en la causa Irán. Es una elección tan finita que se define por 2 o 3 puntos, sinceramente no es recomendable cometer tantos errores.

Están jugando la final del Mundial, la está ganando 2 a 0 y de pronto el arquero se hizo un gol en contra y el 9 se hizo expulsar puteando al árbitro. Siguen ganando, están 2 a 1, pero con un jugador menos y toda la presión de no volver a equivocarse. Además ¿Cuál es el juego que le propone el oficialismo? Macri no tiene una buena gestión económica para mostroas. Entonces, lis invitan a jugar en el escenario de los valores. ¿Qué hace el kirchnerismo? cae en la trampa que le propone Durán Barba y se mete de lleno en esa discusión.

La tiranía pasó de moda. Las sociedades modernas no quieren más líderes autoritarios que se enojan ante preguntas incómodas. Hoy equivocarse no tiene nada de malo, siempre y cuando no le destroces la calidad de vida a la gente). Hoy se puede admitir un error y no pasa nada grave. Sin embargo hay una vocación autoritaria y dominante en algunos que está latente y que no puede ser ocultada, por más que lo intenten.

La sugerencia, con total humildades: Ya que no pueden ocultar su nerviosismo, por lo menos dejen de mandarse macanas. No sea cosa que les termine ganando uno de los peores gobiernos de la democracia.

Dejanos tu comentario

Buscador