viernes 05 de julio de 2019
VIALE 910

El poder y el fanatismo que enloquece a los políticos

¿Vieron que para el diputado Iglesias el frío es kirchnerista? Está enojado porque considera una "opereta" que River haya abierto las para que la gente que vive en la calle no se cague de frío. Es una opereta del dios Poseidón en combinación con el Papa, Juan Carr y el presidente de River para que la Argentina sufra temperaturas bajo cero y así afectar a Macri. La verdad nunca pensé que el odio podía nublar tanto una cabeza.

Muchachos ¿De verdad se volvieron tan locos como para acusar de kirchnerista a Juan Carr? Cuando yo digo que la grieta embrutece a la gente, me refiero exactamente a esto. El odio enceguece. No te deja pensar con claridad, no te deja articular los pensamientos, no te deja ser racional. Te convierte en un ser primitivo que se maneja solamente con emociones.

Además es desconocer la historia de Juan Carr y La Red Solidaria que hace muchísimos años que trabajan, todos los inviernos, junto a River para recibir a gente en situación de calle. Muchos en el gobierno, mostraron un grado de soberbia alarmante, creen que la historia comenzó con ellos. Lo curioso es que el macrismo extremo que tanto critíca al kirchnerismo fanático no logra comprender que esas reacciones violentas, autoritarias enojandose con el periodismo crítico y viendo fantasmas en dirigentes sociales son exactamente las mismas que tenía el gobierno anterior. En el fondo, se parecen mucho porque los extremos se terminan uniendo.

Nunca voy a olvidar un día que llovía sin parar durante varias horas en la provincia de BUenos Aires. Se empezó a inundar Pilar y Luján. Esa noche estábamos contando en Intratables que el gobernador Daniel Scioli se había ido a jugar un partido de futsal en la cancha del club Hebraíca, en Pilar. ¿Qué hizo Scioli? Enloqueció, se brotó, llamó al programa de televisión y empezó aa insultar a cada uno de los periodistas utilizando la misma expresión que el diputado macrista Fernando Iglesias: "Es una opereta del periodismo".

El poder, lamentablemente, enloquece a la gente que no está preparada y te hace ver enemigos, fantasmas, complots en cualquier lado. Y si al poder le sumás una importante dósis de fanatismo, entonces oficialmente estás en el horno.

Dejanos tu comentario

Buscador