martes 27 de agosto de 2019
VIALE 910

El editorial de Jonatan Viale: "La victoria une. La derrota, divide"

Entendiendo que en Argentina ya estamos acostumbrados a todo, pero no deja de ser impactante el presidente del Bloque del "Pro" en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot trate de "chanta" al principal asesor de Mauricio Macri. Y es, sin dudas, un síntoma de la implosión que está viviendo "Cambiemos" después de una derrota inesperada. No hay caso: la victoria, une. La derrota divide. Es cierto... cada presidente tuvo su asesor preferido, su mano derecha, su hombre de confianza, su fuente de consulta.

Mauricio Macri siempre terminó escuchando a Marcos Peña y Jaime Durán Barba. Peña y Durán se terminaron imponiendo ante todos. Ante los radicales ante los peronistas ante Elisa Carrió. ¿Por qué Macri le dio entedida de 'Santa' a la palabra de Durán Barba? Porque venía invicto porque no se venía equivocando. Porque tuvo aciertos muy importantes como por ejemplo:

1- La recomendación de no aliarse con Massa en 2015.
2- La recomendación de sí aliarse con la UCR en 2015.
3- La recomendación de María Euguenia Vidal para candidata a Gobernadora, que nadie vio.
4- La recomendación de Esteban Bullrich en lugar Elisa Carrió para enfrentar a Cristina en 2017.

Pero, como decía Tusam, puede fallar. En algún momento Antonio Roma perdió el invicto, Armani perdió el invicto. No existe la perfección no existe los imbatibles. No esxisten los infalibles. El ser humano por suerte no es dios y se equivoca.

El problema para Cambiemos es que tanto Marcos Peña como Durán Barba se equivocaron y mucho en los últimos tiempos. El problema mayor es que mucha gente dentro y fuera de Cambiemos lo venía advirtiendo a Macri pero él no escuchaba, estaba emebelezado con los cantos de Jaime. Lo peor para Cambiemos es que la derrota está dando una especie de implosión cuando todavía falta largos 4 meses por delante para concluir el mandato:

1- Vidal está muy enojada con Marcos Peña.
2- Carrió se corta sola, fustiga cada vez que puede a Durán Barba y trata de "traidor" a Rogelio Frigerio por hablar con Alberto Fernández.
3- Emilio Monzó y Nicolás Massot ya salieron del gobierno.
4- Hay muchos radicales como Alfredo Cornejo o Gerardo morales que ya están pesnando en el post macrismo.

No hay secretos, la victoria alinea al poder y la derrota desordena. La victoria unifica al grupo detrás de un liderazgo ante el fracaso comienza la búsqueda de los culpables y los mariscales de la derrota.

De pronto el peronismo, el periodo del poder, se había convertido en una máquina de perder. Perdió las últimas 3 elecciones (2013, 2015 y 2017) y todos los días aparecía un nuevo padre de la derrota: La Cámpora, Insaurralde, Aníbal Fernández, Sabbatella. Nadie quería ver que la verdadera responsable era la conductora política del espacio, Cristina Kirchner, que elegía los malos candidatos, la ingeniería electoral y la estrategia política.

Hoy pasa lo mismo. Se le echará la culpa a Marcos Peña, a Jaime Durán Barba, a Elisa Carrió, pero nadie está analizando que el hombre que más se equivocó en los últimos meseses es el conductor de Cambiemos, Mauricio Macri.

Dejanos tu comentario

Buscador