viernes 26 de julio de 2019
VIALE 910

El club de los extorsionadores y del helicóptero

Una de las canciones más lindas de Ismael Serrano, es sobre la guerra civil. En una guerra civil muere mucha gente, porque corre mucha sangres, se enfrentan dos bandos de un mismo pueblo, país, Estado. En Argentina pasó con los Unitarios y Federales. En Estados Unidos se mataron los Estados del Norte contra los del Sur. En España se mataron los partidarios de la República contra los militares de derecha bajo el mando de Franco. La gran mayotía de los pueblos aprendieron que no podían seguir matándose entre ciudadanos de un mismo país con guerras civiles. La excepción es África.

Pero, claro... siempre está el mamarracho argentino... siempre está el ridículo esperando su turno... siempre está el tarambana listo para batir el récord mundial de la estupides humana. Ojalá el problema sea solamente el actor Raúl Rizzo. Ojalá pudieramos reirno y decir: "Qué mal que está muchacho", "por suerte, es una expresión aislada". Lamentablemente, tengo la sensación de que Raul Rizzo no es el único que piensa así.

En los últimos años en la Argentina se reprodujeron muchos testimonios muchas declaraciones que iban en este mismo sentido. Esta insistente idea de que todo está por explotar de que todo se va al diablo, que ya está preparado el helicóptero, que se viene el estallido, que el gobierno se cae, que los saqueos son inminentes, que se viene una guerra civil.

Decía Juan Grabois, líder de la CTEP y de los cartones, que, gane quien gane, la bomba estalla. Y yo le contestaría: "Tené cuidado Juan. Porque si la bomba estalla no te van a poder seguir financiando, ni el kirchnerismo, ni el macrismo". Claro, el ministerio de Desarrollo Social se transformó en la caja número 1 del país y gran parte de esa caja multi-millonaria la administra Juan Garbois. Con lo cual, yo sería más sensato a la hora de hablar de estallido de bombas. A menos que estos dirigentes tengan una pasión incontrolable, tengan un deseo incontenible de que todo vuele por el aire.

Este gobierno ha hecho mucho daño, sobre todo a la clase media urbana, que fue su base de sustentación política, los principales votantes de Macri. A mi no me van a encontrar defendiendo un gobierno anti - popular. Pero tampoco se puede permitir que haya dirigentes sociales que manejan millones o actores con cierto nivel de representatividad o expresidentes fogoneando el caos.

Está bien que haya oposición, pero ¿Cuánto odio tenés que tener adentro de tu alma para profetizar una y otra vez que está por llegar el caos? Estás personas cínicas juegan con la profecía auto - cumplida. Saben que si repiten mucho una idea, finalmente se puede cumplir. Pero no contaban con que la sociedad argentina maduró y aún perdiendo calidad de como nunca antes de ninguna manera permitió ni va a volver a permitir la caída de un gobierno elegido por la gente.

La sociedad se cansó de los golpistas, de los extorsionados, del club del helicóptero. Esta vez, pese a que muchos lo desearon, no hay 2001. Lo que hay, pese que muchos no lo soportan, es democracia.

Dejanos tu comentario

Buscador