jueves 25 de julio de 2019
VIALE 910

Los nervios de "Pindonga" y " Cuchuflito"

Cuenta la leyenda que el notable Aldo Camarotta, productor y guionista, descubrió a los grandes monstruos del humor argentino. Por ejemplo, Juan Carlos Calabró, Carlitos Balá y Mario Sapag.

Sin embargo, Aldo Camarotta tuvo una creación más que ahora parece haber tenido un 'revival' repentino... se trata de Juan Díaz, que a su vez le dio en el programa 'Telecómicos' a... Cuchuflito. El muñeco era débil, era frágil, era delicado, era una hormiguita, un debilucho.

Lo que nunca se iba a imaginar es que su personaje, "Cuchuflito" iba a estar en el centro de la escena política de la Argentina y en el medio de una batalla campal entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri.

¿Cristina fue despectiva con las segundas y terceras marcas? Sí. ¿Usó un tono espantoso? Sí. ¿Sonó una señora tilinga de Barrio Norte? Sí. ¿Mintió? No, porque se metió con la pérdida de calidad de vida de la clase media. Esa clase media gigante que somos todos los argentinos. El gerente que gana 200 lucas se define como clase medial y el laburante que gana 30 lucas también se define como clase media. Todos queremos ser culturalmente y sociólogicamente de clase media.Entonces en los últimos años cambio sus hábitos de consumo.

¿Qué hizo Cristina? En lugar de explicarlo, sacó su manual de soberbia y agresividad. Se focalizó más en las marcas que en la pérdida de calidad de vida. Y su comentario, como casi todos, terminó perdido en la grieta. Algunos consumidores se sintieron tocados y algunas PyME nacionales también.

Una vez más, el estilo agresivo, pendenciero, obelicoso, terminó trayendo al kirchnerista más problemas que soluciones. Pero también es cierto que hizo mucho ruido porque es la principal debilidad del gobierno de Macri. Cambiemos podrá argumentar que son buenos que son moderados que no se pelean con periodistas, que recuperaron el INDEC, que empiezan y terminan rutas que no mandan a matar fiscales, que no tienen vicepresidentes que se roban imprentas. Pero lo que no pueden decir es que la gente come más y mejor. Tal vez ahí está la explicación de nervios de "Pindonga" y "Cuchuflito".

Dejanos tu comentario

Buscador