martes 24 de septiembre de 2019
VIALE 910

Argentina, el país donde conviven dos mundos opuestos: el productivo y el subsidiado

La vuelta al mundo en 80 días. ¿Se imaginan a un elegante millonario viajando con su mayordomo en tren, en barco, en trineo, en elefante, en globo, para dar la vuelta al mundo en 80 días? Esa joya de literatura mundial escrita por Juilio Verne. Este hombre, llamado 'Phileas Fogg' Arriesga la mitad de su fortuna comprometiéndose a dar la vuelta al mundo en 80 días chocando no solo contra el retraso de los medios de transporte del Siglo 19 si no también con la persecución de un detective. Lo importante es que cumple con su promesa y cruza el mundo en 79 días.

Está claro que Phileas Foog dio vuelta al mundo en 80 días porque no pasó por la Argentina. Si hubiera pasado por Buenos Aires, seguro tardaba el doble. Intentaba tomar el subte pero tenía paro de Metrodelegados. Se le iba el bondi y lo tenía que esperar 20 minutos más. Perdía una hora en el centro por un piquete de Barrios de Pie. Lo estafaban porque le tomaban el dólar a $52. Cuando por fin llegaban a Ezeiza, tenía paro de pilotos porque no quieren usar los aviones de LAN.

El punto es que para Fogg había un solo mundo para cruzar en 80 días. ¿Imaginan si en realidad no fuera un solo mundo si no dos mundos diferentes? Eso es lo que está pasando en la Argentina. En Argentina conviven dos mundos diametralmente opuestos. Un mundo productivo, donde trabajan aproximadamente 12 millones de personas y un mundo subsidiado donde conviven 19 millones de personas.

¿Qué pasa en el mundo productivo? Está en recesión hace 3 años, no crece, no contrata gente por pánico a los juicios laborales, deja el 60% de sus ingresos en impuestos, cada vez se achica más porque en el último año 250.000 personas perdieron su puesto de trabajo, un tercio de los trabajadores laburando en negro. Ahora va a recibir un bono de $5.000 para compensar la inflación casi 60 puntos y una devaluación de 30% solamente en Agosto.

¿Qué pasa en el mundo subsidiado? También la pasa mal porque la inflación en alimentos bordea los 70 puntos. Se convirtieron en rehenes de sus gerentes (Juan Grabois o Emilio Pérsicco), una vez por semana son usados como instrumentos de choque o extorsión tomando la calle de Buenos Aires. Hoy tocó el Puente Pueyrredón, Puente Saavedra y General Paz ALTURA Liniers, el hit del momento es el acampe en la 9 de Julio y la irrupción en shoppings.

Esos dos mundos están en choque hace muchos años en la Argentina y ningún candidato a presidente te cuenta cómo va a hacer para unirlos, incluso dentro del Frente de Todos, que se supone gobernará la Argentina el año que viene. El candidato a presidente representa el mundo productivo (la UIA, la CGT) y la canidata a vicepresidenta representa el mundo subsidiado (Grabois, los planes sociales, el Conurbano profundo).

El desafío de la política es transformar a la Argentina un solo país. La verdadera grieta no es ideológica ni cultural ni política. La verdadera grieta entre los integrados y los usados.

Dejanos tu comentario

Buscador