martes 06 de agosto de 2019
VIALE 910

La Argentina, nuevamente, a contramano del mundo

Días donde las bicicletas de colores vuelven a ser protagonistas en la ciudad de la furia. Supo haber un notable escritor argentino llamado Julio Cortázar que estaba obsesionado con las bicicletas. Tanto que escribió un relato dedicado a ellas: "En los bancos y casa de comercio de este mundo a nadie le importa un pito que alguien entre con un repollo bajo el brazo, o con un tucán, o llevando de la chimpancé. Pero apenas una persona entra con una bicicleta se produce un revuelo excesivo, y el vehículo es expulsado con violencia a la calle. De todas maneras ¡Cuidado, gerentes! No ocurra que las bicicletas amanezcan un día cubiersas de espinas, que acorazadas de furor arremetan en legión contra los cristales de las companías de seguros".

Dicho y hecho. La premonición de Cortazar se hizo realidad. El siempre excéntrico Juez Roverto Fallardo decidió cerrarlas actividades de las tres principales empresas de delivery de la Ciudad de Buenos Aires y ordenó a la policía que hiciera cumplir la medida. ¿Quién es Gallardo? Un juez militante anti-macrista con un historial muy rico:

1- Prohibió en la Ciudad los boliches.
2- Intervino el SAME.
3- Clausuró La Rural.
4- Prhoibió encender el carte de Coca Cola en el Obelisco porqeu distraía a los automovilistas.
5- Obligó a la Ciudad a dar un subsidio mensual a los hijos de cartoneros.
6- Clausuró el colegio "Normal 9" por temas edilicios.
7- Ordenó que el subte sea gratuito hasta que se reparen todas las escaleras mecánicas.

Es un clásico que los fallos del Juez Gallardo sean inmediatamente apelados y anulados. Pero esta vez, no fue así. La ciudad de Buenos Aires se volvió a chocar de frente con el Siglo 21. Argentina velve a jugar su juego preferido ¿Cómo ir a contramano del mundo? Nuevamente, vamos por la copa Mundial del atraso de la burocracia y de la inmadurez. En la Argentina la solución que encontramos es prohibir, vedad, cerrar las economías de plataforma. Nos encantan esas palabras, lo que luce amenazante es inmiatamente prohibido.

Pregunto: ¿Estamos en condiciones de jugar a ser progres con la mitad de los desocupados menores de 29 años? ¿Estamos en condiciones de seguir haciendo progresismo de Página 12 sentados en Café Balcarce de Recoleta con un millón de pibes que no estudian ni trabajan? Está mal que el 70% de los ciclistas no tengan seguro. Esá mal que el 67% circule sin casco. Está mal que las empresas eviten relación de dependencia. Está mal que no se hagan cargo cuando lo asalta.

En el último año se destruyeron 268.000 puestos de trabajo. 1 empleo menos cada 2 minutos y lo mejor que se nos ocurre es que un juez prepotente venga a cerrar a las pocas empresas que legaron a la Argentina para sumar laburo... entonces, sin dudas, seguiremos estando en el horno.

Dejanos tu comentario

Buscador