miércoles 11 de septiembre de 2019
VIALE 910

La República Africana de Argentina

Arranco contándole algo que los va a sorprender: Argentina es el país que más emergencias declaró en el mundo. ¿Qué emergencias declaramos en los últimos años? Emergencia climática (por sequías), emergencia económica (todos los gobiernos lo hicieron), emergencia ambiental (proyecto del senador Pino Solanas), emergencia educativa y emergencia sanitaria (cuando tuvimos la gripe H1N1). Ahora vamos camino a declarar la emergencia alimentaria, que permite duplicar el presupuesto para comedores y partidas alimentarias.

Primera conclusión: Argentina es un país que vive en emergencia. Difícilmente encontremos un plan a largo plazo. Lo que hace nuestros gobiernos es apagar los incendios con parches con bonos con planes sociales con comedores escolares. La política nunca tuvo ideas transformadoras en serio. Creer que declarar la emergencia es solucionar el hambre de los pobres es como creer que Maradona va a salvar del descenso a Gimnasia.

Argentina es un país que cree una y otra vez en las soluciones mágicas o mesiánicas. 'Con el efecto Diego, nos salvamos', 'con la emergencia, nos salvamos'. Siempre estamos buscando una figura que está más allá de lo terrenal. Una especie de mesías, una especie de hombre providencial que viene a salvarnos con su varita mágica. Dirán ustedes... "qué ortiva" , "qué vigilante , "qué mala onda" , no se trata de eso. Se trata de comprender los problemas de la Argentina no se solucionan en dos minutos.

¿De verdad creen que declarando la emergencia alimentaria solucionás el hambre en el país? No. Lo único que hacés es postergar el problema más adelante. Pasan los años y sigo sin escuchar a un solo político con una idea clara de cómo reemplazar planes de laburo.

Mientras tanto, hemos convertido al piquetero en un nuevo sujeto social cuyo trabajo principal es estar al servicio de los gerentes de la pobreza. Esos gerentes se llaman Juan Grabois y 'José Barrios de Pie'. La extorsión es: "Dame más o te prendo fuego el país".

Mecanismos de extorsión:

1- Acampe sobre la Avenida 9 de Julio.
2- Entrar por la fuerza a shoppings.
3- Entrar por la fuerza a countries.
4- Cortar el puente Pueyrredón.

Yo les puedo asegurar que ni la CTEP ni Barios de Pie ni el Polo Obrero son representantes del laburante argentino. Esos grupos de extrema izquierda, todos sumados no llegan ni al 5% de los votos en una elección. Al contrario, el laburante argentino es víctima de la extorsión de esa gente. El laburante argentino es víctima de los paros de los metrodelegados. El laburante argentino es víctima de los cortes en el Metrobus.

Al laburante argentino le rompe soberanamente los huevos llegar tarde a su laburo y pagar un montón de impuestos para ver cómo ni siquiera puede circular por la calle. ¿Alguien está desconociendo la dimensión descomunal de la crisis social que estamos viviendo? No. Lo que estamos planteando con el mayor de los respetos es que las cosas se solucionan extorsionando ni patoteando ni violentando la ley.

Yo te aseguro, la solución definitiva para esta debacle económica y social no es seguir alimentando los planes. Lo escuché decir en campaña a Alberto Fernández una frase nefasta: "Lo primero que haré será poner la plata en el bolsillo de los argentinos". Alberto sabe perfectamente que no hay país posible si seguimos haciendo eso. A menos que quiera que tres cuartas partes de la población termine dependiendo del estado. Ahí si nos podemos declarar oficialmente como República Africana de Argentina.

Dejanos tu comentario

Buscador