lunes 26 de agosto de 2019
VIALE 910

Los cantos de las sirenas neoliberales y la desconfianza a los lobos con piel de cordero

Uno de los mejores momentos de la odisea... Ulises y sus hombres emprenden la vuelta del Hades. Vuelven a casa en su barco pero se topan con la isla de las sirenas. Eran 8 criaturas hermosas, con una voz angelical y un cuerpo infernal. Ulises siguió el consejo de Circe y ordenó que todos los hombres de la nave se tapen los oídos con cera para no escuchar el llanto de las sirenas. Mientras tanto, el mismo se ató al mástil del barco con los oídos descubiertos, sin cera alguna.

Y así, las sirenas comenzaban con su canto... pero ninguno de los marineros sufrió daño alguno, ya que no escuchaban nada. Sin embargo, Ulises, hechizado por la bella música, suplicó e imploró que le soltaran, pero los marineros le hicieron caso omiso. Ante el rechazo sufrido, las sirenas no tuvieron otro remedio que cumplir con su obligación y dejarse morir.

En las últimas horas Alberto Fernández estuvo cara a cara con dos empresarios que hasta hace muy poco se mostraban muy cerca del presidente Macri. Marcos Galperín, de Mercado Libre y Héctor Magnetto, del Grupo Clarín. Algo que gran parte de la sociedad argentina podría valorar como un gesto de apertura, no fue bien recibido en el universo ultra- kirchnerista. Cuenta excelentes fuentes que referentes de la Cámpora y líderes sociales como Juan Garbois se mostraron sumamente incómodos. Es más, le hicieron llegar a Fernández que no quieren saber absolutamente nada con una reconciliación con el Círculo Rojo macrista.

Es más el mismo Juan Grabois escribió un artículo de Infobae donde le pide a Alberto Fernández que no se deje enamorar de los cantos de las sirenas neo-liberales. O sea, le pidió a Alberto Fernández que haga como Ulises, atarse al mástil.

Estamos entonces ante un gran interrogante. A quién va a escuchar Alberto Fernández si se convierte en el próximo presidente de los argentinos: ¿A los que quieren un país integrado al mundo y una mesa de diálogo que genere gobernabilidad futura? ¿O a los imbéciles fanatizados de siempre que no pueden con su genio y quieren seguir en el barro peleando agrediendo y escrachando al que piensa distinto?.

Tenemos un buen ejemplo con lo que pasó el sábado en la Plaza de Mayo. Nadie esperaba que la movilización a favor de Cambiemos sea tan masiva. Ni siquiera el mismo Macri que estaba descansando en la Quinta "Los Abrojos". De pronto decidió ir a la Casa Rosada para poder saludar desde el balcón presidencial. ¿Cuál fue la reacción del democráta Juan Grabois? "Me emocioné con la marcha Pro. Me emociona que los argentinos que admiran a ese selecto club de garcas, hipócritas y fanfarrones con mucha plata, poder y medios, pero con poco cerebro y sin corazón, sean tan poquitos y oxidados ¡No aflojemos que en diciembre se van!".

Extrañábamos esto, ¿No? La virulencia, la agresividad, la bronca, irá con el que piensa distinto. El otro es un garca sin corazón, es un fanfarrón con plata. Juan Grabois expresa la continuidad de ese kirchnerismo brutal que quiere dominar y someterá todo aquel que no encaja como esquema de pensamiento básico.

En la Cámpora hay gente sensata como Wado de Pedro que pide tranquilidad pero también hay gente radicalizada pero también hay gente radicalizada como Andrés Larroque que se sintió defraudada cuando Alberto se encontró con "Marcos" y "Héctor". ¿A cuál de los dos escuchará?

El kirchnerismo en los últimos meses se compró un disfraz de moderado. Fernández de candidato a presidente y Massa de candidato a diputado presentan una supuesta cordura y suavidad en el trato. Los violentos se fueron a pasear, empezando por Cristina Kirchner. Lo venimos diciendo y lo sotenemos porque la historia no se borra de un plumazo. Hay mucho lobo con piel de cordero. Permitanme desconfiar. Tenemos con qué.

Dejanos tu comentario

Buscador