martes 30 de julio de 2019
VIALE 910

No hay Cadorna que al kirchnerismo le venga bien

Hoy tenemos que sacar del arcón de los recuerdos a un viejo y querido personaje italiano pero muy argentino. Se trata de Cadornaluigi Cadorna, un general del ejercito italiano de la primera guerra mundial, un tipo que era tan inepto como militar que perdió 300.000 soldados en menos de un año de combate. Murió en 1928, a los 78 años, sin saber que su apellido se convertiría en una expresión popular.

Hasta la semana pasada veníamos discutiendo segundas y terceras marcas lo más bien. Que Pindonga que Cuchuflito que Cadorna. Era una discusión legítima, hasta divertida. ¿Qué pasó está semana? Alberto Fernández quiso instalar una discusión mucho más pesada sobre el dólar y las leliq. Un dólar más tranquilo, favorece al oficialismo, un dólar agitado, favorece a la oposición. Hay una relación inversamente proporcional entre el tipo de cambio y la intención de voto de Macri. Cuando el dólar baja o se mantiene, Macri sube. Cuando el dólar sube, el baja.

¿Qué hizo Fernández? Una de manual, sale a decir: "Todo el mundo sabe que el dólar está sub-valuado" (atrasado/barato). ¿Qué busca generar? que hoy mismo el mercado le meta presión a la cotización del dólar. Porque quiere romper la paz cambiaria. Sabe que la estabilidad cambiaria ayuda a mejorar la imagen del presidente Macri.

El peronismo había hecho esta en la campaña 1989. Dos diputados del PJ hacía campaña contra Raúl Alfonsín en el exterior. Uno era Guido Di Tella y el otro Domingo Cavallo. Con lo cual no es nuevo para la historia argentina que se busque enrarecer el clima en el medio de la campaña. Estamos a menos dos semanas de las "PASO" y resulta bastante evidente que Alberto Fernández está apelando al viejo truco de la corrida cambiaria.

Entonces, Macri cree que los planetas se alinearon un poquito, la inflación bajó de 5 puntos a 2,5, buscan incentivar el consumo con "Ahora 12" y créditos ANSES, plancharon el dólar y las tarifas. Suficientes motivos como para que el kirchnerismo intente alterar el escenario y generar un clima más adverso para el gobierno.

Lo interesante es que hace unas semanas Alberto y Kicillof se quejaban porque este gobierno había llevado el dólar en las nubes. Y ahora se quejan porque este gobierno está generando un atraso cambiario. Al final, como dice Cristina, no hay Cadorna que venga bien.

Dejanos tu comentario

Buscador