jueves 26 de septiembre de 2019
VIALE 910

Pragmatismo parasitario: la filosofía de Hugo Moyano

El idioma español es muy rico... incluso en el uso de las malas palabras. Piensen que una misma expresión puede ser usada para decirte algo muy lindo para decirte algo muy feo. Por ejemplo. No es lo mismo que yo te diga: 'Te deseo mucha mierda' a 'Ojalá te vayas a la mierda'.

Siglos atrás en Francia esta costumbre de desearle 'mucha mierda' a los artistas. Especialmente en los viejos teatros del Siglo 17 y 18 donde las personas de clase alta iban en sus carruajes espléndidos y el animal hacía sus necesidades en la puerta del teatro. Por lo tanto, cuántos más estiércol había en la entrada, más público había en el teatro. De ahí se hizo costumbre desear buena suerte a través de la frase 'mucha mierda'.

Sin embargo, como te decía, esa misma palabra también puede ser empleada para hacer daño. Si no escuchá la declaración de Moyano: "Hay que echarlo a Macri a la mierda".

Hugo Moyano acaba de ser reelecto como Secretario General del Sindicato de Camioneros. Lo que escuchaban recién era la asunción de su noveno mandato. ¿Qué significa esto? Que gobierna Camioneros hace 8 mandatos, es el líder de los camioneros desde 1987. Quiere decir que... vio a todos los presidentes de la democracia (Alfonsín, Ménem, De la Rúa, Duhalde, Kirchner, Cristina y Macri) y a 24 Ministros de Economía, a 23 del Banco Central y 44 técnicos de Independiente.

¿Cómo hace para mantenerse en el poder? Le consigue buenos sueldos a los camioneros (hoy entre salario y bonificaciones llega a los $50.000), consigue los mejores aumentos del país en las paritarias y tiene una caja multimillonaria (tanto que tiene una constructora propia manejada por su familia). La razón más importante para perdurar en el sindicalismo por más de 32 años es que siempre se acomoda al poder de turno para romper justo a tiempo.

Era ultra kirchnerista, de hecho gracias a Néstor Kirchner consiguió cuadruplicar su base de afiliados, pero se peleó con Cristina una vez muerto Kirchner porque quiso poner al vicepresidente de la fórmula de 2011. Era Macrista, de hecho lo trataba a Macri de 'compañero' e inauguraron juntos el monumento al General Perón. Pero se peleó por la reforma labora y aparecieron las causas judiciales.

Ahora, es albertista pero con 4 promesas a cambio de respaldo político:

1- No avanzará la reforma laboral.
2- No avanzarán las causas judiciales.
3- Su yerno (Chiqui Tapia), con el que está enemistado, sale de AFA. La nueva conducción quedará en manos de tres personas: Rodolfo D'Onofrio, Marcelo Tinelli y él.
4- Gente de confianza en el Ministerio de Trabajo.

¿Hasta cuándo durará la alianza? Hasta que Moyano se dé cuenta que el ciclo político de Fernández está acabado. Ahí se acomodará al próximo sea Rodríguez Larreta, sea Massa o como se llame. Su filosofía de poder es bien simple: cuando el presidente esté allá arriba, es mi socio. Cuando está abajo, es mi enemigo. En 2 palabras: Pragmatismo parasitario.

Dejanos tu comentario

Buscador