viernes 13 de abril de 2018
MUNDO

Primeras visitas familiares, ropa y algo de comer para Lula

Hijos y nietos estuvieron con el ex presidente en la prisión de Curitiba. Mañana cumplirá una semana preso.

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva recibió la primera visita de su familia desde que fue encarcelado el sábado en la sede de la Policía Federal de la sureña ciudad de Curitiba para cumplir la pena de 12 años de cárcel por corrupción.

Algunos de sus hijos y nietos llegaron en auto a uno de los accesos del recinto y entraron a pie para visitar al ex mandatario, recluido en una celda de 15 metros cuadrados.

En el grupo estaba también Cristiano Zanin Martins, uno de los abogados de Lula, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010 y tomó la decisión -junto a su partido el PT- de mantener su candidatura a las elecciones presidenciales del próximo octubre.

El reglamento de la sede policial de Curitiba permite recibir visitas sólo de familiares y los miércoles, pero en este caso las autoridades decidieron trasladar al jueves la cita por cuestiones de seguridad.

Los familiares pueden llevar a los internos ropas y algo de comer previa fiscalización de los agentes que vigilan a la veintena de reclusos confinados en ese local, siete de ellos por el escándalo de corrupción destapado en la petrolera estatal Petrobrás, por el que también fue condenado Lula, en un polémico proceso criticado por los adherentes del ex presidente.

Da Silva ingresó en prisión en cumplimiento de la orden judicial dictada por el juez federal Sérgio Moro, responsable de las investigaciones del caso Petrobrás en primera instancia.

Desde entonces, la Policía Militarizada instaló un perímetro de seguridad de unos 100 metros a cada lado de la sede policial y sólo permite el acceso a moradores de la zona, personal autorizado, periodistas y personas que tengan cita para realizar algún trámite burocrático.

En uno de los extremos del perímetro, más de 1.,000 simpatizantes del líder del Partido de los Trabajadores (PT) instalaron el campamento Lula Libre con perspectivas de permanecer allí hasta que sea liberado su líder.

Moro condenó a Lula el año pasado a 9 años y 6 meses de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero tras considerar comprobado que se benefició de las corruptelas en Petrobrás por medio de la cesión de un lujoso apartamento en el litoral paulista, algo que fue negeado en todo momento por Lula.

Esa pena fue luego ampliada por el Supremo Tribunal Federal a doce años y un mes.

Para evitar a los militantes quieren trasladarlo a un cuartel
El Sindicato de Policías Federales pidió a las autoridades trasladar a un cuartel de las Fuerzas Armadas a Luiz Inácio Lula da Silva a raíz de los trastornos que genera el acampe de la militancia en los alrededores del edificio donde está detenido el líder opositor, en Curitiba, capital del estado de Paraná.

Los comisarios de la Policía Federal enviaron un oficio interno a la Superintendencia en Paraná, donde una de las salas sirve como celda para Lula, en la que señalan que el traslado es para que haya "mayor seguridad sin causar trastornos a la población y empleados de la fuerza".

Lula llegó el sábado a la sede de la Policía Federal en Curitiba, en el barrio Santa Cándida, en cuyo contorno al menos 1.000 personas de los movimientos sociales acampan, reciben visitantes y realizan actos para respaldar al ex presidente.

El Partido de los Trabajadores anunció que permanecerá haciendo la vigilia hasta lograr la libertad de Lula, algo que podría ocurrir la próxima semana con un fallo de la Corte, pero no existen fechas determinadas.

1070728495.jpg
Lula da Silva.
Lula da Silva.

Por ahora, está en vigencia la pena de 12 años y un mes de cárcel a la que fue condenado el ex mandatario.

"Los policías que atienden a la población están sin poder desarrollar sus actividades normalmente", dice el escrito, que agrega que algunos vecinos sufrieron amenazas por parte de los militantes que respaldan a Lula.

Un supremo criticó al juez Sergio Moro: "¿Habla con Dios acaso?"
El juez de la Corte Suprema de Brasil Gilmar Mendes denunció que la Operación Lava Jato también tiene casos de corrupción y acusó al magistrado de primera instancia Sergio Moro de creerse superior aplicando un código penal y una constitución paralela.

"¿Este sujeto habla con Dios acaso?", se preguntó Mendes al referirse al juez de Curitiba que se ha transformado en una celebridad y tuvo su mayor pico en su trabajo enviando a la prisión por corrupción al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Tras aclarar que es un opositor al Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, el magistrado Mendes emprendió contra el juez, al que considera que sobrepasa los límites del código de procedimientos.

"Estamos transformando las detenciones provisorias en definitivas, como quiere Moro. Entonces mejor suprimir la Constitución y aplicar el Código Penal de Curitiba y la Constitución de Curitiba. ¿Ese sujeto habla con Dios acaso? ¡Estamos haciendo populismo judicial!".

Mendes se refería a un hábeas corpus del ex ministro preso Antonio Palocci, similar al que presentó Lula la semana pasada, y que tanbién fue rechazado.

Fue en ese marco que Mendes afirmó que "la corrupción también entró en la Operación Lava Jato", al comentar cómo el ex procurador de la República Marcelo Miller negoció el acuerdo de delación premiada de los dueños del frigorífico JBS a cambio de acusar al presidente Michel Temer.


viernes 20 de abril
° C
Min / Max
Min / Max
Min / Max

Buscador