viernes 02 de noviembre de 2018
Copa Libertadores

River envió su descargo y espera la sanción para Gallardo

El Departamento de Legales del Millo colocó un antecedente puntual para desestimar el reclamo de Gremio.

El Departamento de Legales de River envió este viernes su descargo a Conmebol por la actitud incorrecta de su entrenador, Marcelo Gallardo, durante la revancha frente a Gremio y ahora será la entidad sudamericana la que deberá definir qué sanción le corresponderá.

No obstante, en la presentación, River colocó un antecedente puntual para desestimar el reclamo del conjunto brasileño, que pidió que le den por ganador ese encuentro para ser finalista de la Copa Libertadores.

Pese al planteo del conjunto de Porto Alegre, la Conmebol confirmó al chileno Roberto Tobar como árbitro de la final y en la resolución oficial se menciona que es para el partido entre Boca y River, por lo que, si bien no se dio a conocer la resolución del pedido de Gremio, por deducción se estima que no prosperará.

Según revelaron a NA fuentes dirigenciales del "Millonario", el principal argumento hizo referencia a un caso ocurrido durante el Sudamericano Sub 20 2015, celebrado en Uruguay.

En ese momento, durante un cruce entre Brasil y Paraguay por el hexagonal final, el entrenador "verdeamarelho" Alexandre Gallo dio indicaciones y habló con sus jugadores pese a estar suspendido.

Eso motivó luego un reclamo de Paraguay, pero la Conmebol desestimó ese pedido y no se le dio el partido por perdido a Brasil.

En paralelo, se trató de algo similar a lo que hizo Gallardo el pasado martes en Porto Alegre, cuando bajó al vestuario en el entretiempo y brindó indicaciones por handy a su ayudante de campo Hernán Buján cuando, en teoría, tenía prohibido hacerlo.

Fuentes de Conmebol revelaron a NA que el fallo saldría a el sábado en horas del mediodía, tanto para resolver si ratifica la condición de finalista de River y qué sanción le dará a Gallardo por su reincidencia.

El propio "Muñeco", en una conferencia de prensa, pidió disculpas a las autoridades de Conmebol y aclaró que él no quería infringir ninguna restricción, pero sintió que debía estar con sus dirigidos.

"Quería aclarar que lo que hice y dije el martes tuvo que ver con lo emocional y no con una situación desafiante para Conmebol o para mí sanción. Si no cumplí las normas, pido perdón, como lo hice en mi descargo a la Conmebol, pero no tuvo que ver con una postura desafiante de mi parte", argumentó.

Buscador