sábado 03 de febrero de 2018

Tráfico de datos: U$S5 millones secuestrados y 11 detenidos copy

La Justicia apresó a siete funcionarios de la AFIP y cuatro particulares que vendían información secreta.

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral detuvo este sábado a siete funcionarios de la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) a un empresario, dueño de la firma Reportes Online, a un agente de bolsa y a dos empleados de la empresa ADS, además de secuestrar U$S5 millones de dólares escondidos en bolsos, por una causa en la que se investiga la filtración de datos e información personal sobre ciudadanos que ingresaron al programa de blanqueo de capitales que promovió el actual Gobierno nacional.

El magistrado ordenó mas de 50 allanamientos y tiene previsto este sábado indagar en los tribunales federales de Comodoro Py a los acusados por la filtración, que había sido denunciada por la conducción de la AFIP el año pasado.

Sin embargo, los delitos por violación de secreto, como el caso en cuestión, tienen penas menores a pesar de la gravedad que podrían implicar y el lucro que generarían.

Ante una potencial condena, los particulares podrían sufrir penas máximas de 2 años de prisión.
En el caso de los funcionarios públicos, que aplica para los trabajadores detenidos de la AFIP, la pena puede extenderse a 3 años de cárcel.

Hoy se sabrá si el juez Canicoba Corral, ante el desbaratamiento de una banda organizada con roles específicos dedicada a cometer delitos, los acusa además de asociación ilícita, que tiene una pena máxima de hasta 10 años de cárcel.

La causa tiene como principales víctimas a los familiares del presidente de la Nación, Mauricio Macri.
La misma se originó en agosto pasado luego de que el diario Página/12 reveló que parientes directos del presidente de la Nación se habían acogido al blanqueo de capitales impulsado por su Gobierno.

Como los datos sobre el blanqueo son secretos, la AFIP tomó la publicación y motorizó una denuncia en la Justicia federal.

El juez Canicoba Corral se encontró sin embargo con mucho más que una simple filtración de datos.
Dio con una red montada de tráfico de información que tenía base en la propia AFIP y operaba fuera de ella a través de al menos una o dos empresas privadas: las mencionadas Reportes Online y ADS.

En su página web, la firma ADS se presenta como una empresa "líder en el suministro de información comercial y crediticia" y señala que "Reportes Online es un servicio web que permite acceder a información confiable sobre personas y empresas del país".

Los investigadores supieron que la organización se dedicaba, a través de estas dos empresas, a vender información secreta que obtenía desde la Administración Federal de Ingresos Públicos.

Como esa información estaba protegida dentro de la AFIP, los funcionarios detenidos, en su mayoría pertenecientes a las áreas de Informática y Sistemas, se habrían valido de sus habilidades y conocimientos para extraer la información sin necesidad de que quedaran rastros evidentes en el sistema.

Fuentes de la investigación indicaron que "se pudo descubrir que los empleados de la AFIP, en su mayoría del área de Informática y Sistemas, habrían desarrollado aplicaciones por las que ingresaban a la base de datos del organismo fiscal de forma remota para después filtrarla sin ser detectados".

En el medio centenar de allanamientos que ordenó el juez Canicoba Corral se iban a encontrar con más sorpresas.

Durante una de esas medidas practicadas en unas oficinas privadas encontraron la fortuna de U$S5 millones ($100 millones) claramente ocultos y que se presume que era parte de la recaudación que se obtenía por la venta de información sensible y secreta.

En tanto, fuentes de la AFIP consideraron que la investigación "podría alcanzar a unos 20 empleados" del organismo, que trabajaban en la Dirección de Informática, en la sede central y en la Regional Sur, en el porteño barrio de Constitución.

Fuentes con acceso al expediente dijeron que "se detectó que la empresa de reportes crediticios conocida como Reportes Online, ofrecía información confidencial a sus clientes".

La investigación contó con la intervención de la Dirección de Auditoría Interna de la AFIP, con la colaboración de la Agencia Federal de Inteligencia, e implicó la desencriptación de las computadoras, de escuchas telefónicas y entrecruzamientos de datos.

Desde la Unión del Personal Superior de la AFIP, su secretario general, Julio Estévez, puso en duda que esta banda fuera la responsable de la filtración del blanqueo.

La organización "respondería a otro tipo de posibles ilícitos vinculados a la venta de compensaciones inexistentes y por el sistema, cancelar deudas con la AFIP, pero todo eso lo terminará de definir la Justicia", dijo Estévez en declaraciones a Télam.

A partir del trabajo en conjunto del personal jerárquico de la AFIP y la AFI "se logró encontrar lo que sin duda es solo la punta del iceberg de una práctica repugnante en la repartición: el uso político de la información confidencial", dijo el dirigente gremial.

Mientras tanto, el titular de la AFIP, Alberto Abad, se encontraba en su despacho analizando los alcances de estos 50 allanamientos y las posibles personas implicadas.

Buscador