martes 02 de julio de 2019
VIALE 910

Alberto y la venganza

Jonatan Viale analiza los movimientos de la fórmula Fernández-Fernández y se anima a preguntar...¿cómo domará Alberto las pasiones kirchneristas?

Tenemos que hablar de venganza.


La mitología griega conoce a Poseidón como "el dios del mar, las tormentas". Cuentan que cuando Atenas quiso elegir a su patrón había dos dioses en competencia: Poseidón y Atenea. A cada uno le pidieron un regalo y acordaron que el más útil sería el elegido.


Poseidón golpeó el suelo con su tridente y brotó agua. Algo lindo en una tierra sedienta, pero era agua salada, muy poco útil. Atenea, en cambio, les regaló el olivo, fuente de madera, aceite y alimento.


¿Quién ganó? Atenea (de ahí deriva el nombre de la ciudad de Atenas).


¿Cuál fue el problema? Poseidón se enojó, y mucho....envió una enorme y destructiva inundación a la llanura donde se encuentra Atenas.


Su venganza fue cruel: primero el dios les envió un terremoto de un nivel monstruoso, pero las ciudades resistieron gracias a la muy buena arquitectura de la época. ¿qué hizo Poseidón entonces? les envió una ola de destrucción: un tsunami.


¿Qué demuestra esto? que hasta los dioses -que deben ser fríos y calculadores- tienen sentimientos de odio y venganza.


Lo que pasó con el escrache contra Mauricio Macri en Zurich es bastante sintomático de lo que está pasando en la Argentina.


Un dirigente kirchnerista llamado Leandro Santoro lo criticó: "me pareció espantoso, cobarde y traicionero el escrache a Macri en suiza. No sé qué ven de heroico en engañarlo con un falso afecto para después ridiculizarlo"


¿Qué pasó inmediatamente en las redes sociales? los ultra-kirchneristas salieron a matarlo con frases como: "Santoro, no seas tibio", "Santoro, cagón", "Santoro, siempre fuiste radicheta" o "al enemigo, ni justicia".


La discusión parece nimia pero esconde una pregunta de fondo: ¿qué comportamiento tendrá el kirchnerismo en caso de regresar al poder?


¿Primará la calma y moderación que intenta mostrar Alberto Fernández? ¿o volverán los viejos modos cristinistas?


En definitiva, la cuestión filosófica a resolver es si el kirchnerismo quiere o no venganza.Así como Poseidón no soportó no ser el elegido por el pueblo de Atenas y mandó las peores tormentas como castigo...el kirchnerismo tampoco soportó perder el control de la Casa Rosada y la Provincia de Buenos Aires a manos del macrismo.

¿Qué hizo? se convirtió en una máquina de atacar:

1. no entregaron la banda presidencial

2. repitieron una y otra vez que Macri no llegaba a completar el mandato

3. asociaron a Macri con la dictadura militar del 76

4. dijeron que Santiago Maldonado había sido secuestrado, torturado y desaparecido como en el proceso.

5. tuvieron comportamientos filo-golpistas, como el 15 de diciembre de 2017. Ase día -inolvidable- la izquierda y otros movimientos kirchneristas intentaron entrar al congreso a los piedrazos. En el recinto, los diputados Leopoldo Moreau, Carlos Castagnetto, y el cuervo Larroque -entre otros- casi lo cagan a trompadas a Emilio Monzó. Le rodearon su escritorio presidencial, lo insultaron y le mintieron diciéndole que había un muerto en la calle y que la sesión no podía continuar.


Durante casi 4 años, el comportamiento del ultra-kirchnerismo se correspondió con esas escenas violentas. La consigna fue:


"Macri es la continuidad de Videla y Martínez de Hoz"; "no es un gobierno democrático"; "la patria está en peligro"; "para defenderse, vale todo".


Al bajarse Cristina Kirchner, se impone la pregunta: ¿qué grado de autonomía tendrá Alberto Fernández? pero no para armar las listas (ahí ya quedó demostrado su sometimiento) tampoco para armar su gabinete...¿qué grado de independencia tendrá para gobernar sin el espíritu de venganza, de bronca, de resentimiento, de confrontación, de choque, de odio que supo engendrar Cristina?


Es interesante escuchar lo que respondió Alberto cuando le preguntaron por el escrache a Macri en Suiza: "lo vi porque está hasta en la sopa. Imposible no verlo. Son cosas que ocurren y bueno, no me quiero referir expresamente a eso"


¿Son cosas que ocurren y bueno? ¿De verdad son cosas que ocurren? ¿En la argentina que vos querés gobernar serán cosas que ocurran? ¿es normal en el país que tenés en la cabeza que la gente ande escrachando, puteando y descalificando al político que detesta?


En estas pequeñas respuestas es donde queda demostrado el pánico que Alberto le tiene al kirchnerismo duro. No quiso referirse "expresamente a eso" porque si se expresa Cristina se enoja, Máximo se enoja, y La Cámpora se enoja.


¿Tendrá las pelotas Alberto para separarse de esa argentina revanchista y violenta que en el fondo muchos de su equipo anhelan?


Para él, una buena frase de Confucio: "antes de embarcarte en el viaje de la venganza, cava dos tumbas. Una es para la persona de la que nos vamos a vengar y la otra, para nosotros mismos".

Dejanos tu comentario

Buscador