Equipo Un Buen Momento
En vivo
Escuchá UN BUEN MOMENTO
Lun. a Vie. | 18 hs
VILOUTA 910
Editorial Paulo Vilouta: "Argentina y el estado que no funciona"
Editorial Paulo Vilouta: Argentina y el estado que no funciona

Embed

Todos los días y hoy el minuto arranca con lo que defendió ayer Francisco el Papa, el rol del Estado, la crítica a los mercados y que rápidamente tuvo una réplica oficial por parte del Gobierno.

Porque en Argentina, si uno no contesta inmediatamente, parece como que queda ajeno absolutamente de todo.

Ayer Francisco habló del rol del Estado. Todos vamos a estar de acuerdo, que la paz cumple un valor fundamental y que estamos en una sociedad donde hay pocos ricos y muchos pobres.

Y miren lo que pasa en la Argentina, no?

Y el Papa habla de la importancia del Estado en la cual todos coincidimos el problema, que en la Argentina el Estado no funciona o el estadio en gran parte no funciona o el Estado en gran parte en la Argentina fue utilizado y es utilizado para otra cosa.

Yo no quiero los límites profundo que impone mi ley, donde pareciera que nada se puede charlar y que todo es hermético.

Pero tampoco quiero un Estado argentino donde tenemos más de cincuenta por ciento de pobres donde tenemos cinco por ciento de indigentes, lo que marca que el Estado argentino no funciona, donde tenemos pocos ricos y muchos pobres casi descartados, como sostiene el Papa Francisco, donde tenemos ex presidentes de la nación que cobran fortunas cuando los jubilados hoy están tratando de hacer pie con miserables cien dólares.

María Estela Martínez de Perón Yo sé que corresponde por ley, pero qué injusto que es todo esto, no?

Qué injusto cobra hoy tres millones trescientos mil pesos.

La señora Analía Carmen Guido, hija de quien fue presidente de la Nación tres millones, trescientos noventa y siete mil.

Cristina Kirchner cobra pensión y jubilación sale catorce millones de pesos con los descuentos a esa de bolsillo le quedan nueve cuatrocientos.

Julio Cobos tres millones Ochocientos mil Adolfo Rodríguez a que fue presidente dos minutos veinte cuatro millones.

Ochocientos mil.

La señora Inés Pertinente, viuda de Fernando de la Rúa.

Tres millones setecientos sesenta y siete mil.

Amado vudú cobra una jubilación como vicepresidente en la Argentina de tres millones cuatrocientos setenta mil.

Mauricio Macri cobra una jubilación de cuatro millones Novecientos mil y la señora Zulema Shoma cobra cuatro millones doscientos mil por ser la viuda de Ménem.

Corresponde por ley, corresponde, pero también corresponde ver cuál es el rol del Estado, no donde los jubilados cobran cien dólares miserables y los expresidentes cobran fortunas y en algunos casos, como la señora Kirchner, duplican con algo que no corresponde porque siempre es un haber.

No es una pensión y una jubilación.

El Estado, como dice el Papa, es absolutamente importante, pero deja de tener peso y valor cuando nos encontramos con corrupción en una tragedia que termina con la muerte de Tata gente y que hace unos días lo volvimos a marcar en once porque se llevaban la guita del Estado para corrupción.

Cuando tenemos un juicio por vialidad, donde hay una ex presidenta condenada por corrupción hoy a seis años y el fiscal pide a doce por ser líder de una asociación ilícita, el Estado deja de tener un rol.

Cuando hablamos de un PAM que tuvo que reducir treinta gerencias y cargos políticos con sueldo que estaban en tres millones de peso promedio, el Estado no funciona.

Cuando hablamos de carte, realización y sobreprecios en una auditoría de capital humano sobre la compra de alimentos para los comedores, hoy discutimos que este Gobierno no entrega la cantidad de comida, que es una vergüenza que no lo haga.

Pero también discutimos que algunos se robaban la plata de los comedores de los pobres.

Eso es el Estado o no?

Eso es una manga de ladrones que aprovechan a los pobres para robar otra auditoría interna de capital humano, reveló.

Irregularidades saben que en los últimos ocho años, es decir, tenemos que mirar dos gobiernos para atrás en la compra de medicamentos.

Para gente con problemas oncológicos o de HB.

Hay que ser un desgraciado para robarle la guita a una persona que está padeciendo enfermedades crónicas complejas o una enfermedad oncológica.

Eso no es el Estado, ese es el Estado que roba.

Ese es el Estado ineficiente.

Ese es el Estado que no tiene límites.

Ese es el Estado que no tiene control.

Hace unos días hablamos muy emocionalmente de lo que estaba pasando con el tema del INA, que por supuesto tiene que estar vigente y tiene que cumplir un rol para terminar con todo lo que tiene que ver con la discriminación.

Pero saben cuál es el problema?

Que está el estado de por medio y si no lo controlamos de cincuenta empleados originales pasamos a tener cuatrocientos, cincuenta y nueve y muchos sin función, como pasó también en el Ministerio de Justicia, donde encontraron seis mil empleados, muchos de ellos que no concurrían nunca a su lugar de trabajo.

Muchos de ellos que argumentaban, como hizo esta señorita que trabajaba y que la doctora Servini lo descubrió doce años en el Poder Judicial cobrando un sueldo muy fuerte sin concurrir nunca.

O recuerden también la directora del Banco Nación, con un sueldo altísimo de más de cinco millones de pesos que con el dinero del banco contrataba a Piti a Lamelo, que es amiga nuestra, pero la pagaba.

Quién nosotros, con los impuestos.

Ese es el Estado.

Entonces me parece que en esta discusión ridícula que hoy planteamos en la Argentina, Estado sí Estado no estado sí.

El Estado es la educación, el Estado es la salud, el Estado es los vulnerables.

El Estado es la pobreza, el Estado son los alimentos, el Estado son los planes.

El Estado somos nosotros.

Aportamos impuestos, pero el Estado no son los corruptos y los ladrones que han hecho del Estado una forma de vida notable, construyendo rutas que no construyeron.

Hablando de obra pública que muchas veces quedó en el camino por falta de controles pagando millas de Aerolíneas Argentinas para funcionarios del Ejecutivo, del Legislativo y del judicial.

Total es una empresa del Estado.

Qué importa si gana y pierde a su vez dos mil trescientos millones de pesos para que algunos viajen?

No sé adónde.

Eso es el Estado en la Argentina por falta de controles y porque inventamos que el Estado está para suplir y cubrir absolutamente todo.

Los resultados, lamentablemente, no nos favorecen.

El Papa en algún momento, dijo sin planes la Argentina tendría un sesenta y cinco por ciento de pobres.

Y creo que hoy, viendo el escándalo que tenemos de precios y de inflación, puede estar más alto.

Pero me parece que la discusión la tenemos que llevar a este terreno.

No estado sí.

Estado o no estado siempre, pero con orden, con control, entendiendo que el Estado es de todos, que meter la mano en la lata significa condena, que significa cárcel, que significa desaprobación.

Y en la Argentina todavía esto lamentablemente no está.

Aplaudimos cosas que no hay que aplaudir.

Hay que repudiarla directamente.

Nadie puede robar llevándose un remedio oncológico.

Nadie puede robar con la comida de los pobres en los comedores.

Me parece que la discusión pasa por ahí y no estar en estas veredas antagónicas de los extremos y ponerme la camiseta.

Yo soy estado o yo no soy Estado.

Me parece que tenemos que analizar que tenemos que abrir y tenemos que plantear.

Como último ejemplo Alberto Fernández, que tendrá que dar explicaciones en la justicia a partir de una investigación periodística donde Nación Seguros, la aseguradora del banco oficial.

Después de un relevamiento y de una investigación, vuelvo a insistir periodística que ahora pasa a la justicia, realizaba con los organismos públicos seguros en beneficio de algunos intermediarios que llegaron a cobrar más de veinte mil millones de pesos.

Eso no es el Estado.

Ese es el estado de riqueza, como dijo el Papa de unos pocos, porque la mayoría en la Argentina, con mucho estado, la pasan muy mal.

CgooZnVuY3Rpb24oKXsKdmFyIHVzZXJFbWFpbENvb2tpZSA9IGRvY3VtZW50LmNvb2tpZS5yZXBsYWNlKC8oPzooPzpefC4qO1xzKilUREVtYWlsXHMqXD1ccyooW147XSopLiokKXxeLiokLywgIiQxIik7CnZhciB0cmFja2luZ0V2ZW50ID0gewp1cmw6ICJodHRwczovL3RyYWNrZXIudGhpbmtpbmRvdC5jb20vaW5nZXN0L2V2ZW50IiwKb2JqZWN0X2lkX3JlZ2V4OiAiIiwKZXZlbnQ6IHsKb3JnYW5pemF0aW9uX2lkOiAyOTYsCmFwcGxpY2F0aW9uX2lkOiAibGEtcmVkIiwKb2JqZWN0X3R5cGU6ICJOb3RhIiwKb2JqZWN0X2lkOiAiMTMwMDIyMiIsCm9iamVjdF91cmw6IHdpbmRvdy5sb2NhdGlvbi5ocmVmLApwdWJsaWNhdGlvbl9kYXRlOiAiMjAxNi0wMS0wMVQwMTowMTowMS4wMDBaIiwKdmFyXzE6IFsiRWRpdG9yaWFsIiwiVmlsb3V0YSA5MTAiLCJQYXVsbyBWaWxvdXRhIl0sIC8vaS5lOiBhdXRob3JzIGlkcwp2YXJfMjogWyJWSUxPVVRBIDkxMCIsIiIsIiJdLCAvL2kuZTogY2F0ZWdvcmllcyBpZHMKdmFyXzM6IFsiUGF1bG8gVmlsb3V0YSJdLAp2YXJfNDogW3VuZXNjYXBlKHVzZXJFbWFpbENvb2tpZSldCn0KfTsKdmFyIHRyYSA9IGRvY3VtZW50LmNyZWF0ZUVsZW1lbnQoJ3NjcmlwdCcpOwp0cmEudHlwZSA9ICd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHQnOwp0cmEuYXN5bmMgPSB0cnVlOwp0cmEuc3JjID0gJ2h0dHBzOi8vY2RuLnRoaW5raW5kb3QuY29tL3RyYWNrZXIvdHJhY2tlci0xLjQubWluLmpzJzsKdHJhLm9ubG9hZCA9IHRyYS5vbnJlYWR5c3RhdGVjaGFuZ2UgPSBmdW5jdGlvbigpIHsKdmFyIHJzID0gdGhpcy5yZWFkeVN0YXRlOwppZiAocnMgJiYgcnMgIT0gJ2NvbXBsZXRlJyAmJiBycyAhPSAnbG9hZGVkJykgcmV0dXJuOwp0cnkgewp0cmFja2VyX2V2ZW50KHRyYWNraW5nRXZlbnQpOwp9IGNhdGNoIChlKSB7CmNvbnNvbGUubG9nKCJ0cmFja2VyIGVycm9yICIgKyBlKTsKfQp9OwooZG9jdW1lbnQuZ2V0RWxlbWVudHNCeVRhZ05hbWUoJ2hlYWQnKVswXXx8ZG9jdW1lbnQuZ2V0RWxlbWVudHNCeVRhZ05hbWUoJ2JvZHknKVswXSkuYXBwZW5kQ2hpbGQodHJhKTsKfSkoKTsKCg==
Equipo Un Buen Momento
En vivo
UN BUEN MOMENTO
Con Equipo Un Buen Momento