Cali Fidalgo
En vivo
Escuchá EL ALARGUE
Lun. a Vie. | 2 hs
VILOUTA 910
Editorial Paulo Vilouta: "Fórmulas que no dan resultado"
Editorial Paulo Vilouta: Fórmulas que no dan resultado
Embed

Como todos los días veía un informe que plantea que seis de cada diez argentinos están contrayendo deudas o tienen deudas por tener que solventar algún gasto de primera necesidad para necesidades esenciales, gastos cotidianos del hogar, para coberturas, para tratamientos.

Hablamos de un endeudamiento de un setenta por ciento para sectores de ingresos medios y bajos, donde el sesenta por ciento son mujeres y el setenta y cinco por ciento mujeres entre treinta y uno y sesenta años.

Esto marca mucho el hecho que hay muchísima mujer hoy a cargo de su hogar y a cargo de sus hijos.

Pero el dato es muy duro y lo quiero enlazar con lo que nos pasa día a día, porque estamos viendo que seis de cada diez tienen deuda.

Ustedes van a decir, como todos los santos días, es nuevo, no?

Pero se ha incrementado.

Por qué?

Porque en los últimos días o en los últimos meses el golpe de la inflación ha sido muy pero muy duro y la inflación es como una ola ahora que estamos en verano y la vemos que llega hasta la costa y se lleva todo para adentro.

La inflación es la construcción permanente de pobres en la Argentina y el cóctel nuestro de muchas situaciones congeladas y hoy descongeladas con esos índices de inflación, trasladan la situación en una situación casi imposible para algunos, cuando hoy veía el aumento del transporte.

Es un viejo tema que venimos discutiendo desde hace muchísimo tiempo y es entendible porque no es posible que nos diga un oyente que en Formosa pague novecientos pesos, un boleto de colectivo y hoy nosotros aquí en el amba estemos pagando una cifra que no significaba hasta el día de hoy.

Prácticamente nada para el bolsillo de la gente.

Hoy es doscientos setenta pesos y con tarifa social, ciento veintiuno.

Y esto lo quiero destacar siempre, no, porque para mí lo que se impone de aquí en adelante va a ser la palabra tarifa social, tarifa social para el colectivo, tarifa social para el tren, tarifa social para la luz, tarifa social para el gas para el que lo necesita, no para aquel que vive de un subsidio de beneficio en un colectivo, en un tren en un subte, en una tarifa de gas, en una tarifa de luz y realmente no lo necesita.

Le está generando una bola de gasto al Estado a través de los subsidios, porque esto se paga.

No es que es un regalo y le está quitando la posibilidad de que lo reciba alguien que lo necesite y a su vez le está generando inflación a ese que lo necesita, porque yo estoy de acuerdo con los subsidios, siempre y cuando tengamos un déficit no tan descontrolado como el de Argentina, porque esto lo ponemos en el ejemplo de nuestra casa.

Ganamos mil y gastamos cien mil.

Bueno, un día la historia se termina y Argentina, entre otras cosas, ha solventado a lo largo del tiempo los subsidios pidiendo dinero en el exterior que ya nadie nos presta o emitiendo dinero, sabiendo que son los resultantes, entre otras cosas, de la inflación galopante que tenemos en estos tiempos.

Por eso me parece absolutamente lógico que hablemos de una tarifa social y que re marquemos aquel que necesita imperiosamente la mano del Estado para poder vivir.

Porque hoy los bolsillos argentinos en febrero están todavía con lo que quedó de diciembre haciéndose cargo de un montón de gastos.

Hoy vamos al supermercado, pero no con el supuesto plan económico de febrero.

Hoy vamos al supermercado con lo que venimos arrastrando el mes de diciembre, donde alguno cobró un bono donde alguno cobró un aguinaldo y donde parecía que aquellos números tan abultados del principio de año se podían solventar porque estaba el bolsillo de diciembre.

Pero hoy la situación se pone imposible.

Por eso, sobrecargar el bolsillo de la gente sin soluciones previas hace que realmente hoy sea un dolor de cabeza.

Es un dolor de cabeza, el pasaje de colectivo?

Por supuesto que hablo para quien lo está necesitando en situación extrema y para aquel que vive ajustadísimo, no para aquel que está planificando los cuatro días de carnaval tomándose un avión y yéndose al exterior.

Y lo puede hacer y bien merecido.

Lo tiene, pero estoy hablando para aquel que tiene alambrado el bolsillo en el día de hoy y que comienza a observar los alimentos desbordados, los medicamentos imposibles, la cuota del colegio, que es una incertidumbre para el comienzo de año, la canasta escolar que explotó a más de doscientos por ciento de lo que se compró en la última oportunidad.

Por supuesto que yo no entro en este juego de creer que hasta diciembre era todo excepcional y que a partir de enero es todo dramático. No?

Yo vengo viviendo en un país que está enfermo de inflación y que tiene que solucionarlo.

No sé si esta es la fórmula, la veremos en el tiempo o será un fracaso más de las que hemos visto en los últimos tiempos en las últimas décadas, con gobiernos que intentaron y no pudieron.

Pero el mientras tanto hay que solucionarlo y fundamentalmente a aquellos que hoy están en una situación de angustia permanente.

Hoy tenemos la Argentina cincuenta por ciento bajo pobreza y no le podemos poner alegremente un cambio de tarifa cada dos minutos.

5:49Aumentar un subte, aumentar un colectivo, aumentar un tren no lo podemos hacer.

Tenemos que pensar cómo lo solucionamos, si el Estado tendrá que solventar un tiempo más esto y hacer la corrección cuando se pueda, cuando se pueda, o encontrar también el apoyo de los lugares donde toda la gente trabaja, que en algún momento se desentendieron con sueldos flojísimo que hoy tiene la Argentina diciendo Che los viáticos y el día a día te lo paga el Estado. Nosotros no nos hacemos cargo hoy.

Meter la mano para pagar un colectivo cuesta.

Por qué?

Porque estamos con sueldos de diciembre, aquellos que tienen paritaria, ni que hablar, lo que forman parte de los seis, siete u ocho millones de personas que están en una informalidad absoluta en la Argentina.

Para terminar, ayer se produjo algo que para mi gusto lo tomamos muy despectivamente y es la situación escandalosa que se planteó en la Puerta de Desarrollo Social.

Yo no sé si la señora Peto, Vello o las organizaciones sociales tienen razón, porque la señora de Peto Velo dice No recibí a nadie porque yo no cité a la gente y las organizaciones sociales dicen sí, la señora Peto vello.

Un día antes hizo esta mención que iba a atender uno por uno a las personas que se acercaran prescindiendo de los dirigentes sociales.

La señora Peto Velo fue más lejos y dijo Fueron los dirigentes que utilizan la gente que armaron ayer un espectáculo realmente lamentable, con más de veinte cuadras de fila con personas al sol, con personas que portaban carteles con personas que, en definitiva, son las que la ministra dice tienen hambre y los dirigentes sociales exponen para tratar de encontrar algún tipo de camino, solución o simplemente una extorsión.

El presidente Milley quiere vaciar de poder a lo que conocemos todos.

Emilio Pérsico, Eduardo Bell, Boni y Juan grabo.

Yo creo que hasta ahora se intentó en los distintos gobiernos con fórmulas que no dieron resultado.

Por qué?

Porque la pobreza creció, porque los planes aumentaron y porque las personas que les acabo de mencionar ganaron un poder infinito en el gobierno de Macri.

Con Stanley se les dio más dinero creyendo que con eso se arreglaba la situación y que se la manejaba.

Fue imposible.

Con Arroyo, con Zabaleta y con Tolosa Paz también se pusieron límites.

La ministra Tolosa Paz dijo mil veces yo con el piquete en la puerta del Ministerio de Desarrollo Social no negocio.

Zabaleta también observó que hubo tantísimas irregularidades.

Y estos caballeros que en algún momento hoy los vemos en la calle, los vimos adentro del ministerio, teniendo poder y teniendo cargo adentro y afuera, porque el señor Pérsico y el señor Menéndez tenían cargo en desarrollo social, pero a su vez estaban afuera reclamando por dinero y por planes ninguna fórmula resultó.

Por eso me parece que más allá de hoy tratar de sacar cualquier tipo de ventaja política.

Necesitamos encontrar la mejor fórmula para que el cincuenta por ciento de Argentina que está bajo una pobreza y un ocho por ciento en indigencia encuentren un camino y una solución, generando capacitación, generando empleo, haciéndolos sentir mejor, haciendo sentir que el plan no va a ser para toda la vida, porque un día van a tener algo superador, que va a ser un trabajo que les va a dar dignidad y que les va a dar derechos.

Hoy se aferran al plan porque es lo único que se ve en el horizonte, en una Argentina gris, en una Argentina con trabajo muy precario, donde casi nadie está en blanco y donde las condiciones laborales son realmente paupérrimas.

Por eso llama la atención cuando nadie quiere discutir una reforma como si laboralmente la Argentina fuera digna.

Y hoy la Argentina es un pequeño círculo de algunos que tenemos privilegios porque estamos en esa bendita situación de blanca, de blanco o de relación de dependencia y la mayoría de la gente en changa y en situaciones realmente desastrosas, con olas de inflación como la del año pasado, doscientos once por ciento y veinticinco solamente en un mes del año dos mil veinticuatro.

Imaginaba otro paisaje ayer, no veinte cuadras de personas expuestas al sol y utilizadas de un lado y del otro de un lado diciendo Vamos a tender uno por uno.

Y del otro lado vamos a armarle una fila descomunal para hablar de hambre en la Argentina.

Ojalá que con esta y con Arroyo, con Zabaleta, con Tolosa, con Beto bello, con los méritos y con los errores de cada uno, encontremos un camino para solucionar algo tan, tan triste que tiene hoy la Argentina dolor, pobreza, incertidumbre Y en las últimas horas se sumó una palabra que la Iglesia potenció diciendo que con algo no se puede jugar.

Podemos especular con todo lo que se nos ocurra en un país que políticamente juega al límite y al final kilo.

Pero no podemos jorobar y no podemos especular con el hambre de la gente.

Ojalá lo entiendan los que no están y fracasaron y los que están y tienen la oportunidad y un límite muy finito para saber si lo que están haciendo formará parte de otro fracaso o encontraran un camino que ojalá no los haga triunfar a ellos, pero sí a tantos argentinos que hoy viven en la desesperanza y con hambre

CgooZnVuY3Rpb24oKXsKdmFyIHVzZXJFbWFpbENvb2tpZSA9IGRvY3VtZW50LmNvb2tpZS5yZXBsYWNlKC8oPzooPzpefC4qO1xzKilUREVtYWlsXHMqXD1ccyooW147XSopLiokKXxeLiokLywgIiQxIik7CnZhciB0cmFja2luZ0V2ZW50ID0gewp1cmw6ICJodHRwczovL3RyYWNrZXIudGhpbmtpbmRvdC5jb20vaW5nZXN0L2V2ZW50IiwKb2JqZWN0X2lkX3JlZ2V4OiAiIiwKZXZlbnQ6IHsKb3JnYW5pemF0aW9uX2lkOiAyOTYsCmFwcGxpY2F0aW9uX2lkOiAibGEtcmVkIiwKb2JqZWN0X3R5cGU6ICJOb3RhIiwKb2JqZWN0X2lkOiAiMTI4OTIwNyIsCm9iamVjdF91cmw6IHdpbmRvdy5sb2NhdGlvbi5ocmVmLApwdWJsaWNhdGlvbl9kYXRlOiAiMjAxNi0wMS0wMVQwMTowMTowMS4wMDBaIiwKdmFyXzE6IFsiRWRpdG9yaWFsIiwiUGF1bG8gVmlsb3V0YSIsIiJdLCAvL2kuZTogYXV0aG9ycyBpZHMKdmFyXzI6IFsiVklMT1VUQSA5MTAiLCIiLCIiXSwgLy9pLmU6IGNhdGVnb3JpZXMgaWRzCnZhcl8zOiBbIlBhdWxvIFZpbG91dGEiXSwKdmFyXzQ6IFt1bmVzY2FwZSh1c2VyRW1haWxDb29raWUpXQp9Cn07CnZhciB0cmEgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KCdzY3JpcHQnKTsKdHJhLnR5cGUgPSAndGV4dC9qYXZhc2NyaXB0JzsKdHJhLmFzeW5jID0gdHJ1ZTsKdHJhLnNyYyA9ICdodHRwczovL2Nkbi50aGlua2luZG90LmNvbS90cmFja2VyL3RyYWNrZXItMS40Lm1pbi5qcyc7CnRyYS5vbmxvYWQgPSB0cmEub25yZWFkeXN0YXRlY2hhbmdlID0gZnVuY3Rpb24oKSB7CnZhciBycyA9IHRoaXMucmVhZHlTdGF0ZTsKaWYgKHJzICYmIHJzICE9ICdjb21wbGV0ZScgJiYgcnMgIT0gJ2xvYWRlZCcpIHJldHVybjsKdHJ5IHsKdHJhY2tlcl9ldmVudCh0cmFja2luZ0V2ZW50KTsKfSBjYXRjaCAoZSkgewpjb25zb2xlLmxvZygidHJhY2tlciBlcnJvciAiICsgZSk7Cn0KfTsKKGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKCdoZWFkJylbMF18fGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKCdib2R5JylbMF0pLmFwcGVuZENoaWxkKHRyYSk7Cn0pKCk7Cgo=
Cali Fidalgo
En vivo
EL ALARGUE
Con Cali Fidalgo