Pastor Facundo
En vivo
Escuchá FOJA CERO
Sáb. | 8 hs
VILOUTA 910
Editorial Paulo Vilouta: "Manual del sindicalista argentino"
Editorial Paulo Vilouta: Manual del sindicalista argentino
Embed

bueno, me tomo un minuto, como todos los días en esta Argentina tan compleja y tan difícil, porque por un lado tenemos a un presidente o a un gobierno que eligió un estilo que creíamos iba a ir con el tiempo desapareciendo, porque es el estilo de la confrontación, el estilo del enojo, el estilo de los dientes apretados, el estilo que duró muy poquito.

Lo que vimos en el Vaticano y apenas con Miley.

En Buenos Aires vimos que ya hay una forma de actuar, confrontación con los gobernados, confrontación con los intendentes, confrontación con algunos periodistas que tuitean cosas que al gobierno le molestan o le caen mal confrontación con los maestros, confrontación en líneas generales con distintos gremios y fundamentalmente con un sindicalismo que huele a muy viejo en la Argentina.

Un estilo que le sirve por ahora porque mantiene la firmeza de sus votantes, que vuelvo a repetir y no quiero discutirlo.

Representa más del treinta por ciento que lo siguió a Javier Milei en dos elecciones y con un voto prestado, fundamentalmente por juntos, por el cambio en el bata que lo lleva a cincuenta y seis.

La imagen del presidente con un ajuste durísimo para todos los argentinos, fundamentalmente para la clase media, fundamentalmente para los jubilados, fundamentalmente para los pobres.

Cayó de cincuenta y ocho a cincuenta y seis.

Esto le permite por ahora maniobrar y llevar a cabo un ajuste donde mucha gente dice Ojalá que esto dé un buen resultado.

Nadie hoy puede confirmar si vamos a tener un buen resultado en una Argentina que está desde hace muchos años, muchas décadas en terapia intensiva.

Algún día lo tendremos que intentar.

Algún día tendremos que ordenar los números.

Algún día tendremos que terminar con la corrupción.

Algún día tendremos que terminar con tanto ñoqui dando vuelta.

Algún día tendremos que terminar con tanta gente metida dentro de un Estado que es amplísimo, que cumple muchos roles, pero muchas veces lo hace también en forma ineficiente, porque no hay ningún tipo de control.

Y paralelamente a este gobierno, diseño fruncido de mucho enojo y hasta ahora, de poco diálogo aparece uno de estos puntos de confrontación que es el sindicalismo argentino.

Un sindicalismo argentino que vuelvo a repetir huele a muy viejo porque representa a pocos trabajadores.

Cuando vos en la Argentina hablás de los números de la situación laboral, tal vez no remarca que hay siete millones de personas que están trabajando en negro.

Hoy Julia en el testimonio que nos dio y nos dijo Yo gano trescientos mil pesos, mi marido un poquito más no nos alcanza.

2:52Trabajo en negro.

2:54La gente que me tiene a mí bajo este sistema laboral no me dio la plata porque aumentaron los viáticos.

No tengo paritaria, no tengo obra social, no tengo nada.

Y si no salgo a laburar, nadie me paga.

Esa es la mayor parte de la Argentina, no la de este sindicalismo que hace mil años tiene algunos líderes en sus puestos, como titulares que son inmodificable y no me vengan con la historia, los eligen, no los eligen, los eligen dentro de un contexto de lecciones donde muchas veces también hay olor a situaciones confusas, a listas paralelas casi oficialistas para de esta manera poder romper una oposición.

Hoy el señor Maturana, que representa a los maquinistas de los trenes, lo tenemos desde el noventa y pico ahí y es poco comparado con otros.

Un sindicalismo que no se renueva, un sindicalismo que solamente defiende y pesca dentro de su pecera, un sindicalismo que no quiere una reforma laboral bajo el argumento che vamos a perder derecho a nosotros.

Total los otros, los siete millones de argentinos que no tienen el más mínimo derecho y bueno, que Dios nos ampare.

Estamos hoy frente a un clarísimo ejemplo con lo que está pasando con los trenes en la Argentina del manual del sindicalista argentino.

Cuando hay un Gobierno que no es nuestro, a los cinco minutos salimos a la calle, protestamos, paramos los trenes, paramos los colectivos, paramos la salud, paramos los estatales, paramos los docentes cuando es un gobierno que nos cae simpático o tenemos algún tipo de devoción, como la tenían por Cristina Fernández y hasta parece que con Alberto Fernández, al cual no le hicieron un paro, un Gobierno que tuvo mil por ciento de inflación.

Ahí banca todo.

Empezamos las clases, los trenes funcionan, los colectivos funcionan, no hay problemas en sanidad, no hay problemas con los de ate porque en el Estado se gana muy bien y la verdad, no solamente que es injusto, sino que es muy, muy alcahuete.

Este tipo y este sistema porque no se piensa en la gente y hoy tampoco se está pensando en la gente, porque el paro que tenemos que paraliza a todos los trenes de la Argentina.

Es por el bolsillo de los maquinistas.

No es por el bolsillo tuyo o el bolsillo mío, no están defendiendo hoy tu tarifa?

e acordás el lío que se armó la campaña con el tema del subsidio?No estamos discutiendo que a vos te duplicaron o te triplicaron el valor del tren o del colectivo o del subte.

Están discutiendo que estos tipos que ganan un sueldo en la Argentina, lejos del promedio general, entre novecientos y novecientos ochenta mil pesos, hoy piden una recomposición salarial, como pedimos todos los argentinos, porque el Gobierno también tiene que entender que con los sueldos del año pasado no podés afrontar el ajuste de este año.

Porque tenés la prepaga, porque tenés la escuela de los chicos, porque tenés los boletos para ir a trabajar todos los santos días, porque tenés las expensas porque tenés el combustible, porque vas a tener la luz, porque vas a tener el gas, porque vas a tener el agua y lo que no tenés es el aumento.

Pero lo que hay en el reclamo de hoy tan duro y llegando a la medida extrema, que es parar los trenes es la guerra contra la gente que menos tiene.

El que toma el tren en la Argentina es gente que desde muy temprano y lo escuchamos con tres o cuatro testimonios sale a ganarse el pan la enfermera, la señora que no le alcanza, la otra señora que tiene que hacer malabares porque no le aumentaron los viáticos.

Esa es la argentina de todos los santos días y entramos en este territorio en esta temporada de sindicalistas que tuvieron desde canso muchísimo tiempo y que hoy vuelven a la carga, no defendiendo el derecho tuyo, sino defendiendo el bolsillo de ellos.

Para terminar un pequeño comentario que tiene que ver con aquellos que están todo el día en los medios de comunicación golpeando un concepto que me parece que ya a esta altura, desde el ochenta y tres a esta parte lo tenemos que enterrar.Yo creí que estaba enterrado después de el Gobierno de Mauricio Macri, donde contábamos las horas para que le entregue la banda presidencial Alberto Fernández y se diera por fin que un gobierno no peronista pudiera terminar en tiempo y en forma su mandato.

Hoy hay personajes de poca monta, como el señor Guillermo Moreno, como el señor Luis Delía o como el señor Pablo Moyano, que vienen con la amenaza permanente.

Esto va a terminar mal, No sabemos cómo va a terminar, pero creo que no le sirve a la oposición, fundamentalmente al chiller mismo tener este tipo de personajes alentando este tipo de circunstancias.

Porque aun en un ajuste terrible y en un dolor fuertísimo que vive gran parte del la sociedad argentina, no admiten a los morenos.

No admiten a los de Lía, no admiten a los Pablo Moyano.

La imagen es pésima del sindicalismo en la Argentina, más de ochenta y dos por ciento de imagen negativa.

El señor de ía cuando quiso tener alguna expresión dentro de las urnas y en la vida democrática la gente lo repudió.

El señor Moreno intentó ser candidato a no sé qué.

Hace poco no pudo pasar ni una paso.

Gente con mucha lengua, gente con muy poca acción, gente con escaso valor frente a la sociedad argentina que alientan una figura que gobierne quien gobierne.

Cristina Fernández, Mauricio Macri en su tiempo Fernando de la Rúa, Carlos Menem, Eduardo Dual de Néstor Kirchner, Raúl Alfonsín Hay que terminar con esta posibilidad de alentar helicópteros, asambleas legislativas y finales de mandato.

Porque los que promueven este tipo de cosas primero que perdieron y segundo, que cuando tuvieron la oportunidad parece que muy bien.

8:59No lo hicieron porque la gente lo rechazó y a la política tradicional argentina, nos guste o no nos guste.

CgooZnVuY3Rpb24oKXsKdmFyIHVzZXJFbWFpbENvb2tpZSA9IGRvY3VtZW50LmNvb2tpZS5yZXBsYWNlKC8oPzooPzpefC4qO1xzKilUREVtYWlsXHMqXD1ccyooW147XSopLiokKXxeLiokLywgIiQxIik7CnZhciB0cmFja2luZ0V2ZW50ID0gewp1cmw6ICJodHRwczovL3RyYWNrZXIudGhpbmtpbmRvdC5jb20vaW5nZXN0L2V2ZW50IiwKb2JqZWN0X2lkX3JlZ2V4OiAiIiwKZXZlbnQ6IHsKb3JnYW5pemF0aW9uX2lkOiAyOTYsCmFwcGxpY2F0aW9uX2lkOiAibGEtcmVkIiwKb2JqZWN0X3R5cGU6ICJOb3RhIiwKb2JqZWN0X2lkOiAiMTI5NTg2MiIsCm9iamVjdF91cmw6IHdpbmRvdy5sb2NhdGlvbi5ocmVmLApwdWJsaWNhdGlvbl9kYXRlOiAiMjAxNi0wMS0wMVQwMTowMTowMS4wMDBaIiwKdmFyXzE6IFsiRWRpdG9yaWFsIiwiIiwiIl0sIC8vaS5lOiBhdXRob3JzIGlkcwp2YXJfMjogWyJWSUxPVVRBIDkxMCIsIiIsIiJdLCAvL2kuZTogY2F0ZWdvcmllcyBpZHMKdmFyXzM6IFsiUGF1bG8gVmlsb3V0YSJdLAp2YXJfNDogW3VuZXNjYXBlKHVzZXJFbWFpbENvb2tpZSldCn0KfTsKdmFyIHRyYSA9IGRvY3VtZW50LmNyZWF0ZUVsZW1lbnQoJ3NjcmlwdCcpOwp0cmEudHlwZSA9ICd0ZXh0L2phdmFzY3JpcHQnOwp0cmEuYXN5bmMgPSB0cnVlOwp0cmEuc3JjID0gJ2h0dHBzOi8vY2RuLnRoaW5raW5kb3QuY29tL3RyYWNrZXIvdHJhY2tlci0xLjQubWluLmpzJzsKdHJhLm9ubG9hZCA9IHRyYS5vbnJlYWR5c3RhdGVjaGFuZ2UgPSBmdW5jdGlvbigpIHsKdmFyIHJzID0gdGhpcy5yZWFkeVN0YXRlOwppZiAocnMgJiYgcnMgIT0gJ2NvbXBsZXRlJyAmJiBycyAhPSAnbG9hZGVkJykgcmV0dXJuOwp0cnkgewp0cmFja2VyX2V2ZW50KHRyYWNraW5nRXZlbnQpOwp9IGNhdGNoIChlKSB7CmNvbnNvbGUubG9nKCJ0cmFja2VyIGVycm9yICIgKyBlKTsKfQp9OwooZG9jdW1lbnQuZ2V0RWxlbWVudHNCeVRhZ05hbWUoJ2hlYWQnKVswXXx8ZG9jdW1lbnQuZ2V0RWxlbWVudHNCeVRhZ05hbWUoJ2JvZHknKVswXSkuYXBwZW5kQ2hpbGQodHJhKTsKfSkoKTsKCg==
Pastor Facundo
En vivo
FOJA CERO
Con Pastor Facundo