Daniel Baretto
En vivo
Escuchá MUNDO ASCENSO
SÁB. | 14HS
VILOUTA 910
Editorial Paulo Vilouta: "El dislate argentino"
Editorial Paulo Vilouta: El dislate argentino

Pareciera que nos metemos en un túnel del tiempo y volvemos al veintisiete de diciembre, Digo por la convocatoria presidencial, digo por el tratamiento de lo que podría ser la ley ómnibus dos o segunda parte y la posibilidad de un paquete fiscal a cambio de la aprobación.

Mientras estamos discutiendo esto en la Argentina, que tiene que ver con los cimientos económicos de un país y con los cimientos de cosas que hay que modificarlas, porque estamos con muchos atrasos y si no hacemos reformas, si no hacemos reformas laborales, no hay un empleado nuevo.

Si no hacemos reformas jubilatoria, no tenemos la posibilidad de que algún día haya dignidad para el que obra una jubilación y todo el mundo pueda jubilarse teniendo aportes, porque tiene que haber trabajo.

Si no hacemos una reforma impositiva, vamos a seguir pagando y siendo uno de los países que más paga, cuando menos chances tenemos de hacerlo los argentinos, mientras todo esto va transitando y hay que encontrarlo en un país que ta pata para arriba.

En mil cosas vamos encontrando un sinfín de situaciones que hoy yo muy tempranito lo planteaba como el desorden generalizado que tenemos cuando el Estado está en el medio.

Por supuesto que la Argentina siempre discute extremos, todo el Estado, nada, el Estado y hay grises y hay matices y hay situaciones intermedias que hay que saber respetar porque todo el Estado es lo que tenemos hoy.

Ineficiente, enorme, con malas prestaciones, con cincuenta por ciento de pobreza y falta de control, controles. El otro es prescindir de un Estado que tiene que estar presente y que tiene que regular situaciones claves de la vida de los argentinos, como en cualquier, en cualquier país serio del mundo.

El inconveniente de la Argentina, que cuando entra el Estado tenemos la sensación que nadie ordena, nadie manda, nadie controla. Entonces vamos al extremo de tener el delirio o el cierre y ninguna de las dos figuras es la propicia, porque vamos a hablar de hechos puntuales de delirio en la Argentina de los últimos tiempos.

Agencia Télam, setecientos cincuenta y cinco empleados. Hay empleados buenos, un montón, hay ñoquis y hay gente que no hace nada, también un montón. ¿Qué provocó esto? Que lo quieran cerrar, que no es lo adecuado.

Doce mil doscientos ochenta y ocho millones por ingresos operativos y gastos por dieciocho mil o sea, que perdía este año seis mil millones de pesos.

Después podemos entrar a discutir otro tipo de situaciones que son un poquito más sensibles, que tienen que ver con la vida propia de la dinámica y el paso del tiempo.

Porque si nosotros miramos algunos otros medios hoy en la Argentina, Infobae tiene veintiséis millones de lectores mensuales con trescientos cuarenta empleados.

La nación tiene veinte millones de lectores, con trescientos noventa y uno empleados, y la agencia Télam tiene doscientos mil lectores mensuales con setecientos cincuenta y cinco.

Algo pareciera que no funciona cuando está el Estado o cuando es privado. Dejemos de lado este ejemplo donde pagan justos por pecadores, porque hay mucha gente que tendría que seguir trabajando y hay mucha gente que hay que sacar a las patadas porque no hacen falta vagos y tampoco militantes.

Ayer escuchaba que es bueno que los periodistas militen. Los periodistas tienen que militar periodismo, no militar partidos políticos o fanatismos desmedidos que no tienen ningún sentido para un lado y para el otro no es el único caso, porque uno dice Bueno, acá terminamos la historia, ¿No?

El señor Giordano desplazado de la ANSES, Osvaldo Giordano, apuntó contra Alberto Fernández y habló de sobrecostos del 40% con los seguros. Esta causa que tanto mortifico a Alberto Fernández, que charló con Facundo Pastor hace unos días.

Acá estamos hablando del ex jefe de la ANSES, que fundamentó su decisión de contar contratos con nación seguros y contó que había cuarenta por ciento de sobreprecio y que cuando tuvo que firmar un cheque por mil setecientos millones, dijo No, esto no lo firmo. Otro descontrol.

¿Por qué? Porque está en estado de por medio en una empresa privada. Si yo soy un gerente o vos o su gerente que me estás escuchando y firmás un sobreprecio de cuarenta por ciento te rajan por chorro o por inútil. No hay demasiadas variantes y listo, se termina el asunto. Pero como es el Estado, todo sirve y todo vale.

Provincia de Santa Fe En medio de un escándalo con el comienzo de clases y los docentes, un informe del Ministerio de Educación dejó expuesto el ausentismo docente que en el dos mil veintitrés se llevó el treinta por ciento del presupuesto, treinta por ciento del presupuesto, las licencias otorgadas y que llamaron la atención en esta auditoría que se hizo con un costo altísimo porque se perdieron más de cien millones de pesos en el dos mil.

Veintitrés licencias para cuidado de familiares encabezaron la nómina de los inconvenientes de gran parte de estos maestros, que se llevó el treinta por ciento del presupuesto para no concurrir a su lugar de trabajo.

Las licencias para cuidado de familiares, dieciocho mil días para cuidar suegros, once mil trescientos días para cuidar tíos y tres mil días para cuidar sobrinos. Vuelvo a repetir, el informe del dos mil veintitrés ofrece este tipo de datos y otorgaron dieciocho mil días para el cuidado de suegros, once mil trescientos para tíos y tres mil para sobrinos.

Fue tan escandaloso que Maximiliano puro, para poner un poco de humor, dijo No quiero escuchar a ningún docente despotricar contra la suegra o el suegro en esta provincia. Un verdadero escándalo. ¿Por qué? Porque es el Estado el que está en el medio.

Y si algo falta para completar esta nómina de dislates quiero que escuchemos a Mariano Cuño Li Barona, que es el ministro flamante de Justicia, un reconocido hombre del derecho y que lo han visto mucho los medios de comunicación contando lo que descubrió su ministerio.

Escuchen, un señor de musculosa y ojotas haciendo una milanesa y mirando televisión.

¿Viste?¿Entendés?

Te voy a dar más datos. En el Ministerio de Justicia, abajo hay cocheras. Baja un secretario muy tarde. Nueve y media de la noche.

Ve Dos señores los sigue, encuentra un cuarto. Dormían ahí. Encontraron un galpón donde creen que funcionaba una cueva de compra y venta de dólares. Un señor y una señora con una toalla recién duchado.

¿Esto del ministerio? No. Y lo que decía recién el ministro.Gente cocinando una milanesa, viendo televisión.

Un dislate. En un ministerio de la nación. Seis mil empleados pusieron el sistema de huella. Lo rompieron dos veces.

Cuando llegó el ministro dijo "Podemos en esta repartición encontrarme con los setenta y cinco empleados. A ver si nos conocemos la cara".

Vinieron siete. Un galpón donde funcionaría una cueva. Lo tiene firmado el propio ministro.

Otro dislate más.

Esto es el Estado argentino que defienden muchos. Esto es la falta de control. La falta total paga el Estado. Los que rajaron del Congreso porque no iban a laburar desde la pandemia no se les cae la cara. ¿Qué estamos defendiendo?

Vagos, Niki. Y estamos perjudicando a los verdaderos, porque en el Congreso hay un montón de empleados válidos en tela.

Hay un montón de periodistas reconocidos de carrera que hace años que están que no necesitan de de ninguna gerente o ninguna, ninguna gerenta que vaya a bajar una línea y armar militancia adentro de la agencia.

Ni necesita que vaya Hugo Yaski, Hugo Moyano, Pablo Moyano o el señor Baradel a hacer actos o hacer manifestaciones en la puerta de la empresa.

Necesitamos auditorías serias para dividir en la Argentina quién trabaja y quién no, quién se mueve con honestidad y quién cura con el Estado.

Pero tenemos que hacerlo ya porque estamos mezclando los tantos.

Les traje dos o tres ejemplos el de lances con el cuarenta por ciento de los seguros, el de puro con dieciocho mil días para cuidar suegras de un plantel docente en la provincia de Santa Fe, con los chicos fuera de las clases y del ministro de Justicia.

El dislate argentino. Paga el Estado, ni el Estado elefante ni el Estado desaparecido.

El Estado lógico, el Estado equilibrado y el Estado con controles, con auditorías, como en otras partes del mundo donde se crece, donde se avanza y donde el Estado está para cumplir los roles que tiene que cumplir, pero con eficiencia, con gente capaz, con gente honesta, sin Mikis y sin delincuentes.

Embed

CgooZnVuY3Rpb24oKXsKdmFyIHVzZXJFbWFpbENvb2tpZSA9IGRvY3VtZW50LmNvb2tpZS5yZXBsYWNlKC8oPzooPzpefC4qO1xzKilUREVtYWlsXHMqXD1ccyooW147XSopLiokKXxeLiokLywgIiQxIik7CnZhciB0cmFja2luZ0V2ZW50ID0gewp1cmw6ICJodHRwczovL3RyYWNrZXIudGhpbmtpbmRvdC5jb20vaW5nZXN0L2V2ZW50IiwKb2JqZWN0X2lkX3JlZ2V4OiAiIiwKZXZlbnQ6IHsKb3JnYW5pemF0aW9uX2lkOiAyOTYsCmFwcGxpY2F0aW9uX2lkOiAibGEtcmVkIiwKb2JqZWN0X3R5cGU6ICJOb3RhIiwKb2JqZWN0X2lkOiAiMTMwMjE5OSIsCm9iamVjdF91cmw6IHdpbmRvdy5sb2NhdGlvbi5ocmVmLApwdWJsaWNhdGlvbl9kYXRlOiAiMjAxNi0wMS0wMVQwMTowMTowMS4wMDBaIiwKdmFyXzE6IFsiUGF1bG8gVmlsb3V0YSIsIkVkaXRvcmlhbCIsIiJdLCAvL2kuZTogYXV0aG9ycyBpZHMKdmFyXzI6IFsiVklMT1VUQSA5MTAiLCIiLCIiXSwgLy9pLmU6IGNhdGVnb3JpZXMgaWRzCnZhcl8zOiBbIlBhdWxvIFZpbG91dGEiXSwKdmFyXzQ6IFt1bmVzY2FwZSh1c2VyRW1haWxDb29raWUpXQp9Cn07CnZhciB0cmEgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KCdzY3JpcHQnKTsKdHJhLnR5cGUgPSAndGV4dC9qYXZhc2NyaXB0JzsKdHJhLmFzeW5jID0gdHJ1ZTsKdHJhLnNyYyA9ICdodHRwczovL2Nkbi50aGlua2luZG90LmNvbS90cmFja2VyL3RyYWNrZXItMS40Lm1pbi5qcyc7CnRyYS5vbmxvYWQgPSB0cmEub25yZWFkeXN0YXRlY2hhbmdlID0gZnVuY3Rpb24oKSB7CnZhciBycyA9IHRoaXMucmVhZHlTdGF0ZTsKaWYgKHJzICYmIHJzICE9ICdjb21wbGV0ZScgJiYgcnMgIT0gJ2xvYWRlZCcpIHJldHVybjsKdHJ5IHsKdHJhY2tlcl9ldmVudCh0cmFja2luZ0V2ZW50KTsKfSBjYXRjaCAoZSkgewpjb25zb2xlLmxvZygidHJhY2tlciBlcnJvciAiICsgZSk7Cn0KfTsKKGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKCdoZWFkJylbMF18fGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKCdib2R5JylbMF0pLmFwcGVuZENoaWxkKHRyYSk7Cn0pKCk7Cgo=
Daniel Baretto
En vivo
MUNDO ASCENSO
Con Daniel Baretto