Equipo Un Buen Momento
En vivo
Escuchá UN BUEN MOMENTO
Lun. a Vie. | 18 hs
El editorial de Paulo Vilouta: "Un nuevo sistema de alerta"
El editorial de Paulo Vilouta: Un nuevo sistema de alerta
Embed

Me tomo un minuto como como todos los días, en el primer día de esta semana, prácticamente el cierre del año, porque el domingo es Nochebuena y increíblemente ya llegamos a esta etapa. No?

Creo que hay que prestar mucha atención al tema comunicación en la Argentina en todos los sentidos, porque acá hay un choque generacional entre nuestras generaciones y la gente joven que cree que la vida es Twitter, Instagram o Tik Tok y para comunicar las medidas o las decisiones del Gobierno.

Si bien quienes adhieren a mi ley obtuvieron un triunfo rotundo a través del trabajo en redes, me parece que la hora de la comunicación hay que sumar y no marcar que sí o que no.

Esto lo digo porque veo a un grupo de entusiastas muy jóvenes, con el caballero Iñaki allí a la cabeza, creyendo que tal vez todo hoy pasa por las redes sociales.

Las redes son muy importantes, pero no hay que optar.

Hay que sumar los medios tradicionales más las redes.

Y lo vemos en este momento tan particular, cuando este fin de semana nos encontramos ante un hecho sin precedentes en la Argentina, donde tendríamos que haber comunicado de aquí al futuro cuando hay una situación meteorológica tan grave para que todos estemos alertados, pero no preocupados porque al auto le agarre granizo, porque nosotros los argentinos, somos de simplificar.

Ah, Che, dicen que va a llover y no llovió.

Ah, esto del servicio no?

Y no pasa por ahí.

Pasa por el hecho que cuidemos o resguarde nuestra vida porque murieron trece personas y hay catorce heridos.

Entonces, a partir de ahí tenemos que estar atentos, como hace otras partes del mundo que van evolucionando y nosotros tenemos que estar a esa misma altura.

Una situación de alerta, un llamado, un mensaje ahí sí, al teléfono celular, porque el celular casi es un órgano más que tenemos en el cuerpo humano.

Lo tenemos todo el día.

Si suena, vamos a estar muy atentos, muy pendientes y nos vamos a acostumbrar a lo que pasa en el mundo.

Un cambio climático.

Entonces no eché.

Va a llover.

A ver si me agarra al granizo.

El auto no va a llover o a una tormenta.

A ver si pierdo la vida, porque se podría haber evitado el evento en Bahía Blanca.

Sí, se podría haber evitado.

Y si hay gente que no entiende que la prioridad pasa por la vida, hay que hacérselo entender de otro modo como el día que se suspendió Taylor Swift se suspende y se terminó.

Mirá si vamos a estar discutiendo o no, que que tengo la entrada, que no, Si no puedo mañana, si no puedo pasar primero está la vida.

Porque si te morís en un acontecimiento como esto, no hay un mañana.

Es ese único momento.

Entonces creo, a partir de alguna renuncia o alejamiento en el Gobierno en materia de comunicación, que habrá que entender que la comunicación hoy tiene un vértigo muy importante en redes, pero también en los medios tradicionales de comunicación.

Mucha gente no está en las redes.

Lee Portales Escucha radio, Mira televisión.

Entonces sumen, No crean que entraron con una nueva normativa en materia de comunicación y que si no pasa por redes no existe.

Trabajemos con seriedad porque hay que sumar.

Hablando de seriedad, sería bueno que el presidente saliente, Alberto Fernández, conserve un silencio por un tiempo.

No todo el mundo tiene derecho a hablar a opinar, pero salió sobre el tema de Bahía Blanca y a dar consejos.

Se me ocurrió mirar la respuesta, cosa que generalmente no hago.

La catarata de malos comentarios hacia él.

No, no insulto, porque eso no corresponde para nadie.

Pero lo desacertado del momento para hablar después de haber estado tanto tiempo en silencio y de no haber participado de acontecimientos muy, muy importantes que marcaron el último año y medio largo de su gestión, es donde casi lo hemos olvidado como presidente de la República, que fue por méritos y que solamente lo recordamos por malos momentos.

Me sorprendió mucho el tuit de Liliana Franco, compañera nuestra de tanto tiempo en intratables Liliana está acreditada en la casa de Gobierno.

Hoy en Casa Rosada vinieron unos setecientos empleados que hacía trescientos años, tres años no venían.

Hace cuatro días publicó esto que hacía tres años que no venían.

Y después aclaró Unas dos mil trescientos personas tienen su trabajo en la Casa Rosada.

Ayer, setecientos se presentaron luego de varios años de ausencia.

El total del personal afectado a la Rosada es de cinco mil personas ubicadas en otros edificios, como por ejemplo el ex de sumisa setecientos empleados que hacía trescientos años.

Y repito, trescientos tres años que no venían.

Qué raro esto, no?

Tres años que no iban a su lugar de trabajo.

Bueno, colapsó el comedor de la Casa Rosada porque fueron todos a comer y colapsaron los baños porque no había papel higiénico y servilletas, setecientos personas que hacía tres años no iban a trabajar.

Qué raro que es todo esto en el Estado?

Muchas veces no, porque Patricia Bullrich pide por el presentismo.

Qué raro, porque digo en una empresa privada, si uno no va tres años a laboral le meten una patada en el culo en dos minutos.

Veinte, pero el estado vale todo total, cobramos.

Nadie se da cuenta.

Trabajamos, no trabajamos en un país donde hay cuarenta y cinco por ciento de pobres, tres años que no iban a laborar.

Qué raro y qué complicado, no?

Qué raro y qué complicado para cerrar el comentario.

Simplemente nosotros no somos los especialistas, pero sí creemos que tenemos que ir a un sistema.

Repito, y lo vengo sosteniendo muy temprano de una alerta para todos los argentinos en nuestro celular ante eventos y acontecimientos tan dramáticos como el el último día sábado.

No podemos permitirnos que nadie nos cuide o que nadie nos proteja una alerta.

Después cada uno es dueño de sus actos, de sus decisiones, pero alguien que a nivel de comunicación pueda unificar un criterio y anunciarnos que algo gravísimo va a pasar, porque el cambio climático lo tenemos encima, más allá que muchos no creen y que están con la cabeza en otra cosa.

Argentina viene de una sequía bestial que le hizo perder veintiuno, mil millones de dólares y hoy Argentina padece fenómeno meteorológico que no padecía nunca.

Así que ahí vamos a tener que unificar todos nuestros criterios, dejar de discutir, dejar de priorizar cosas que creemos que la vida va a un evento o va a una salida.

Y pensar que además hay mucha gente que atrás nuestro, como defensa civil, él Same Crescenti médicos, enfermeros están trabajando y velando todos los santos días por nosotros.

Nosotros como sociedad también y como ciudadanos tenemos una cuota de responsabilidad y la tenemos que empezar a cumplir.

Ojalá que esto haya sido un pésimo trago.

Vuelvo a repetir.

No hablamos, por lo general, gracias a Dios en Argentina de pérdidas de vida por fenómenos de la naturaleza.

Estamos acostumbrados a escuchar en el mundo terremotos, inundaciones, tsunamis, efectos que gracias a Dios, gracias a Dios en Argentina tocamos madera, no los vivíamos, pero lamentablemente lo del sábado marca un precedente y creo que a partir de aquí la situación de alerta va a estar vigente no solamente en nuestra cabeza, sino también en nuestro corazón.

CgooZnVuY3Rpb24oKXsKdmFyIHVzZXJFbWFpbENvb2tpZSA9IGRvY3VtZW50LmNvb2tpZS5yZXBsYWNlKC8oPzooPzpefC4qO1xzKilUREVtYWlsXHMqXD1ccyooW147XSopLiokKXxeLiokLywgIiQxIik7CnZhciB0cmFja2luZ0V2ZW50ID0gewp1cmw6ICJodHRwczovL3RyYWNrZXIudGhpbmtpbmRvdC5jb20vaW5nZXN0L2V2ZW50IiwKb2JqZWN0X2lkX3JlZ2V4OiAiIiwKZXZlbnQ6IHsKb3JnYW5pemF0aW9uX2lkOiAyOTYsCmFwcGxpY2F0aW9uX2lkOiAibGEtcmVkIiwKb2JqZWN0X3R5cGU6ICJOb3RhIiwKb2JqZWN0X2lkOiAiMTI2NDkxOCIsCm9iamVjdF91cmw6IHdpbmRvdy5sb2NhdGlvbi5ocmVmLApwdWJsaWNhdGlvbl9kYXRlOiAiMjAxNi0wMS0wMVQwMTowMTowMS4wMDBaIiwKdmFyXzE6IFsiUGF1bG8gVmlsb3V0YSIsIiIsIiJdLCAvL2kuZTogYXV0aG9ycyBpZHMKdmFyXzI6IFsiIiwiIiwiIl0sIC8vaS5lOiBjYXRlZ29yaWVzIGlkcwp2YXJfMzogWyIiXSwKdmFyXzQ6IFt1bmVzY2FwZSh1c2VyRW1haWxDb29raWUpXQp9Cn07CnZhciB0cmEgPSBkb2N1bWVudC5jcmVhdGVFbGVtZW50KCdzY3JpcHQnKTsKdHJhLnR5cGUgPSAndGV4dC9qYXZhc2NyaXB0JzsKdHJhLmFzeW5jID0gdHJ1ZTsKdHJhLnNyYyA9ICdodHRwczovL2Nkbi50aGlua2luZG90LmNvbS90cmFja2VyL3RyYWNrZXItMS40Lm1pbi5qcyc7CnRyYS5vbmxvYWQgPSB0cmEub25yZWFkeXN0YXRlY2hhbmdlID0gZnVuY3Rpb24oKSB7CnZhciBycyA9IHRoaXMucmVhZHlTdGF0ZTsKaWYgKHJzICYmIHJzICE9ICdjb21wbGV0ZScgJiYgcnMgIT0gJ2xvYWRlZCcpIHJldHVybjsKdHJ5IHsKdHJhY2tlcl9ldmVudCh0cmFja2luZ0V2ZW50KTsKfSBjYXRjaCAoZSkgewpjb25zb2xlLmxvZygidHJhY2tlciBlcnJvciAiICsgZSk7Cn0KfTsKKGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKCdoZWFkJylbMF18fGRvY3VtZW50LmdldEVsZW1lbnRzQnlUYWdOYW1lKCdib2R5JylbMF0pLmFwcGVuZENoaWxkKHRyYSk7Cn0pKCk7Cgo=
Equipo Un Buen Momento
En vivo
UN BUEN MOMENTO
Con Equipo Un Buen Momento