Marcos Lopez Arriazu
En vivo
Escuchá LA RED RURAL
Sáb. | 6 hs
VILOUTA 910
El editorial de Paulo Vilouta: "Incertidumbre y angustia"
La disparada de los precios genera cambios de hábito en la gente.

No solamente pasa por una cuestión ya de "trainning" que tenemos los argentinos con la escalada de los precios, con la inflación y con el dólar. Más allá de esto, la disparada de los precios no solo genera cambios de hábito en la gente, a los que uno termina acostumbrándose, sino que también impacta muchísimo en el ánimo de los ciudadanos, que pierden, entre otras cosas, el control de su futuro o de las cosas que hacían con con habitualidad.

Y esto, ¿saben por qué? Porque la mayoría de los informes que tienen que ver con el monitoreo nacional de nuestras costumbres y de nuestra forma de vivir hace que a partir del día 10 comienza la etapa difícil de la vida de los argentinos. Empiezan las preguntas del tipo '¿cómo que 1600 pesos la lechuga? ¿Cuánto vale la manzana? ¿1300? ¿Me hiciste bien la cuenta?'. Lo peor de la inflación, dicen algunos ciudadanos, es que te hace sentir vergüenza, como si el problema te pasara a vos y tu condición de vida disminuyera cuando, en realidad, nos pasa absolutamente a todos.

Embed

El testimonio de la mayoría de estos monitoreos que tenemos del mes de abril dice que la gente comenzó a hacer recortes, desde el gimnasio, a compartir las cuentas de las plataformas, comprar ofertas, promos, adquirir lo básico. Pero aun así, logrando bajar tu gasto con mucho esfuerzo, te lo come la inflación. Esto genera angustia porque tal vez no tengas deudas, pero tampoco tenés mucho margen para moverte o para poder vivir.

La mayoría de los encuestados dice que la inflación te carcome el futuro, que no te vas dando cuenta, y que antes del día 15 el presupuesto familiar comienza a evaporarse. A tal punto que muchos, por ejemplo, quienes manejan algunas asociaciones como los almaceneros, dicen que a partir del 15 la gente no compra, compra poco o compra con tarjeta de crédito porque ya no tiene dinero en el bolsillo.

Otro testimonio dice que hicieron una planilla por primera vez para ver por dónde se escurría la plata y llegaron a la conclusión de que era el kiosco, la salida del fin de semana, el cafecito camino al trabajo. No sé si sirve, dicen, pero por lo menos en este caso dicen sentir que están ahorrando algo.

Hay personas que, aunque parezca mentira, dicen que han vuelto a los pañales de tela. Pañales de tela en el año 2023 por el gasto que significan hoy los pañales descartables, que tienen un altísimo componente importado y que se basan en el precio del dólar.

Inflacion_frutas.jpg

El dilema que plantea la gente es cómo vivir con tanta inflación sin saber qué va a pasar el mes siguiente. Otros especialistas dicen que la Argentina cambió de hábitos y esto tenía que ver un poco con la discusión que planteó la señora Gabriela Cerruti esta semana. Como yo no puedo ahorrar, dice la mayoría del argentino, "consumo porque se me va la plata de la mano y porque después me voy a arrepentir, porque lo que pretendía comprar con ese billete que tenía me va a salir más caro". Otro de los claros efectos de la inflación, más allá también del cambio de hábito que produjo la pandemia.

Algunos se preguntan "che, ¿y si compramos menos alimentos, si bajamos algún servicio, si hacemos compras comunitarias en la familia o con un grupo de amigos? ¿Si vamos a la segunda o tercera marca? Es todo lo que está pasando ante la angustia de lo incontrolable, que es vivir con esta angustia permanente de la inestabilidad.

¿Qué podemos hacer nosotros? Absolutamente nada. Tratar de encontrar el mejor precio, tratar de no derrochar, tratar de vivir lo más sereno posible, tratar de no vivir bajo una situación de estrés, que después termine en una situación de enfermedad o que nos haga irritables y que tengamos días realmente terribles.

Lo que sí podemos hacer es pedirles a los que tienen que tomar determinaciones. A todos, preguntémosle cómo salimos. Porque tenemos la sensación de que estamos en una situación dramática, no solamente en lo económico, sino en un montón de aspectos del país.

Alberto_Fernandez_editorial.jpg

Y pedirle al gobierno argentino, que hoy tiene a su cargo las riendas de este país, que sepa que el gobierno dura hasta diciembre. Al Presidente, que es casi testimonial, porque da la sensación para la mayoría de los argentinos de que renunció a la presidencia, no que renunció a la reelección. No solamente por lo débil que está, sino por sus conductas: la entrevista del otro día con el tema de Robert de Niro; lo que pasó con el presidente rumano; el tono de voz para hablar del momento en que los mercados hacían que el dólar llegará a 500; insistir con no hablarse con la vicepresidenta de la nación.

Esto termina en diciembre. No termina ni hoy ni mañana, ni el 1 de mayo, ni con los anuncios de Cristina Fernández, ni con las PASO, ni con las elecciones de octubre, ni con el supuesto balotaje.

Me parece que tendrán que hacer todos un esfuerzo para sentarse coherentemente a dialogar. Los opositores también, por supuesto, que no van a ir a buscar ni el abrazo del oso ni hacerse los responsables de cosas que hoy no le caben. Pero tener sí la grandeza también de sentarse para pensar que tres o cuatro pilares tal vez puedan sostener un poco mejor a esta Argentina, teniendo un poquito de piedad por el 40% de pobres, por el 8% de indigentes y por los 47 millones de argentinos que todos los días se levantan con la incertidumbre y se acuestan con angustia. Y no es la mejor forma de vida.

CgooZnVuY3Rpb24oKXsKdmFyIHVzZXJFbWFpbENvb2tpZSA9IGRvY3VtZW50LmNvb2tpZS5yZXBsYWNlKC8oPzooPzpefC4qO1xzKilUREVtYWlsXHMqXD1ccyooW147XSopLiokKXxeLiokLywgIiQxIik7CnZhciB0cmFja2luZ0V2ZW50ID0gewp1cmw6ICJodHRwczovL3RyYWNrZXIudGhpbmtpbmRvdC5jb20vaW5nZXN0L2V2ZW50IiwKb2JqZWN0X2lkX3JlZ2V4OiAiIiwKZXZlbnQ6IHsKb3JnYW5pemF0aW9uX2lkOiAyOTYsCmFwcGxpY2F0aW9uX2lkOiAibGEtcmVkIiwKb2JqZWN0X3R5cGU6ICJOb3RhIiwKb2JqZWN0X2lkOiAiMTA5MzM1MSIsCm9iamVjdF91cmw6IHdpbmRvdy5sb2NhdGlvbi5ocmVmLApwdWJsaWNhdGlvbl9kYXRlOiAiMjAxNi0wMS0wMVQwMTowMTowMS4wMDBaIiwKdmFyXzE6IFsiUGF1bG8gVmlsb3V0YSIsIiIsIiJdLCAvL2kuZTogYXV0aG9ycyBpZHMKdmFyXzI6IFsiVklMT1VUQSA5MTAiLCJOT1RJQ0lBUyIsIiJdLCAvL2kuZTogY2F0ZWdvcmllcyBpZHMKdmFyXzM6IFsiIl0sCnZhcl80OiBbdW5lc2NhcGUodXNlckVtYWlsQ29va2llKV0KfQp9Owp2YXIgdHJhID0gZG9jdW1lbnQuY3JlYXRlRWxlbWVudCgnc2NyaXB0Jyk7CnRyYS50eXBlID0gJ3RleHQvamF2YXNjcmlwdCc7CnRyYS5hc3luYyA9IHRydWU7CnRyYS5zcmMgPSAnaHR0cHM6Ly9jZG4udGhpbmtpbmRvdC5jb20vdHJhY2tlci90cmFja2VyLTEuNC5taW4uanMnOwp0cmEub25sb2FkID0gdHJhLm9ucmVhZHlzdGF0ZWNoYW5nZSA9IGZ1bmN0aW9uKCkgewp2YXIgcnMgPSB0aGlzLnJlYWR5U3RhdGU7CmlmIChycyAmJiBycyAhPSAnY29tcGxldGUnICYmIHJzICE9ICdsb2FkZWQnKSByZXR1cm47CnRyeSB7CnRyYWNrZXJfZXZlbnQodHJhY2tpbmdFdmVudCk7Cn0gY2F0Y2ggKGUpIHsKY29uc29sZS5sb2coInRyYWNrZXIgZXJyb3IgIiArIGUpOwp9Cn07Cihkb2N1bWVudC5nZXRFbGVtZW50c0J5VGFnTmFtZSgnaGVhZCcpWzBdfHxkb2N1bWVudC5nZXRFbGVtZW50c0J5VGFnTmFtZSgnYm9keScpWzBdKS5hcHBlbmRDaGlsZCh0cmEpOwp9KSgpOwoK
Marcos Lopez Arriazu
En vivo
LA RED RURAL
Con Marcos Lopez Arriazu